BUFÉ. Otoño, de Felipe Fuentealba R.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 11.30.54

Ediciones Balmaceda Artejoven (BAJ). 2015

Leo la crítica de Patricia Espinosa a Otoño -libro de cuentos- de Felipe Fuentealba. Se trata del volumen que inaugura la colección “Narrativas Emergentes” de Ediciones Balmaceda Arte Joven, aparecido en Santiago de Chile, 2015, en una edición a cargo de Rodrigo Hidalgo. Patricia, siempre me ha parecido una buena lectora, y generalmente he estado de acuerdo con sus críticas. Andando el tiempo, me ha sorprendido más de una vez. Un par de veces, ha encontrado excelente libros que para mí son francamente un desastre, y también, encontrando desastrosos, libros que para mí son buenos. ¿Podremos con esto avalar el tópico “todo es según el color del cristal con que se mira”? No. Sin abundar ni ver bajo el agua, diría que Espinoza, en su labor crítica, pierde el rumbo cuando valora en base a factores extraliterarios, tal como lo fue en el caso de su apreciación de Piel de Gallina – de Claudio Maldonado, Inubicalistas, 2013- y de Otoño -de Fuentealba. En el caso de Maldonado, cuya novela me pareció sorprendente, no logra situar el contenido del libro en su tradición. Piel de gallina se inscribe en la línea satírica, angurrienta – en el sentido original de Juan Godoy, como la marcha de lo vernáculo hacia lo cósmico–, “criollista y funcionaria” de la literatura chilena, de la cual libros como los de Enrique Araya (El caracol y la diosa, La Luna era mi tierra, etcétera) y de Andrés Gallardo (Cátedras paralelas, La nueva provincia) son un ejemplo. Piel de gallina no desentona en esa especial sensibilidad literaria, cuyas producciones siempre han corrido el riesgo de ser mal juzgadas –especialmente en Chile– como meros “juguetes” o “literatura menor”. Pero también, el asunto, puede ser un asunto de “temas”. Ya que Piel de Gallina esboza evidentemente un tema menor: la tragedia de un pobre fantasma, dedicado a enseñarle a los pollos el arte del buen morir. Respecto a Otoño, también se presenta esta misma objeción. Aunque no se hable directamente de esto, al parecer le molesta que el libro presente “una galería ensombrecida de personajes expuestos a pruebas que siempre lograrán sortear, para al final ver la luz”. Y agrega “la enseñanza fatalmente se traga a la anécdota”. Me pregunto, ¿qué libro leyó? Este privilegio crítico por una “línea catastrofista”, de “realismo sucio”, de “historias sombrías sin redención” (la historia que, según Patricia, “justifica” el libro: “Una fotografía”, no tiene ningún mérito literario que la distinga del resto de la escritura del mismo, salvo esta característica temática) hoy presente en la narrativa chilena, es más bien un asunto de mala conciencia social, antes que resultado de una buena lectura. Es un asunto ideológico, tal como en su tiempo lo fue la visión de América construida a partir del Boom. “Otoño”, es un libro de desolación amable, que en sus mejores partes se acerca al optimismo melancólico de Raymond Carver -que es melancólicamente optimista, al igual que J. D. Salinger- diseñando un discurso no ajeno a esta reverberancia escritural. A la luz de la mirada crítica aquí empleada, -en relación a otro cuento de Fuentealba, donde ejercita acaso una alegoría- un cuento como “El Árbol” de María Luisa Bombal, sería un fracaso como artificio literario, por dar un ejemplo. Finalmente: Felipe Fuentealba nos trae una escritura fresca, aireadora, de una precisión narrativa que sigue su curso observando en todo momento los finos detalles que alimentan la historia, sin ahogar las posibilidades de su diversidad.

Relacionado:  Diseñador de videojuegos Hideo Kojima está interesado en incursionar en otra área artística
Relacionado:  Diseñador de videojuegos Hideo Kojima está interesado en incursionar en otra área artística

 

Por Alexis Figueroa
BUFÉ / Magazine de Cultura, Concepción

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa.

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

4,274,923FansMe gusta
267,687SeguidoresSeguir
329,761SeguidoresSeguir
16,800SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos