es Spanish

Soñaba con ser futbolista pero su padre lo obligó a estudiar ballet clásico

En su barrio natal Los Pinos de La Habana Carlos Acosta soñaba con convertirse en futbolista.

Los planes de su padre eran otros y acabaron con sus ilusiones de niño. Lo obligó a estudiar danza “para que aprendiera disciplina”, cuenta el portal de noticias Isla Local.

Era el menor de 11 hermanos de una familia trabajadora en Cuba.

Acosta cumplió a regañadientes la orden de su padre, pero su rebeldía pronto abrió paso a la expresión de un talento natural para la danza.

A los 13 años comenzó a tomar el ballet en serio y, tras descubrir esta pasión, comenzó a hacer lo que hoy recomienda a otros bailarines jóvenes: soñar en grande y trabajar duro.

La increíble historia de quien es considerado uno de los mejores bailarines cubanos de su generación. Foto Web.

A los 17 años ganó la medalla de oro en el prestigioso Prix de Laussane, en Suiza, que lo lanzó a su carrera internacional y se convirtió en el primer bailarín negro en interpretar papeles para blancos, forjando una leyenda.

La historia personal de Acosta es tan cautivante como sus actuaciones y sus logros.

Hoy exhibe uno de los mayores retos de su carrera: dirigir a partir del 2020 el Birmingham Royal Ballet, prestigiosa compañía británica de ballet clásico.

El actual director de la compañía, David Bintley, anunció  que dejará el puesto al final de la actual temporada, en julio de 2019.

“Es un gran honor y privilegio haber sido nombrado nuevo director del Birmingham Royal Ballet. Soy un gran admirador de su herencia y de lo que David Bintley ha hecho para establecerla como una de las compañías de ballet clásico más importantes del país”, afirmó Acosta al enterarse de su designación.

Carlos Acosta nuevo director del Birmingham Royal Ballet. Foto Web.

“Mi ambición es construir sobre sus tradiciones clásicas, expandir su repertorio y llegar a audiencias nuevas y más diversas. Quiero definir lo que es ser una compañía de ballet clásico líder mundial en el siglo XXI”, agregó el más famoso bailarín que haya tenido Cuba.

Considerado uno de los mejores bailarines de su generación, Acosta,  debutó con 15 años en Cuba y actuó con grandes compañías de todo el mundo antes de convertirse en bailarín principal del Royal Ballet de Londres en 2003.

Ahora, con 45 años, lleva tres retirado de los escenarios y se dedica a su compañía Acosta Danza, fundada en 2015 para potenciar el talento de los jóvenes bailarines cubanos.

Combina este trabajo con la dirección de la academia que abrió hace un año en La Habana, a través de la Carlos Acosta Internacional Dance Foundation, para brindar a bailarines de origen modesto la oportunidad de triunfar en la profesión.

“Este es un gran momento para el Birmingham Royal Ballet. Hemos conseguido que el mejor bailarín de su generación sea nuestro nuevo director”, se congratuló el presidente de la compañía, David Normington.

“Sé que nos traerá su legendario arte, energía y carisma y nos permitirá conectarnos con nuevos públicos”, agregó.

En su barrio natal Los Pinos de La Habana Carlos Acosta soñaba con convertirse en futbolista.  Los planes de su padre eran otros y acabaron con sus ilusiones de niño. Foto Web.

Nacido en La Habana en 1973, Carlos Acosta ha bailado en compañías como el Houston Ballet, el Ballet Nacional de Cuba y el Royal Ballet de Londres, donde fungió como primer bailarín durante más de 15 años.

La vida de Acosta inspiró la historia de la película Yuli, dirigida por la cineasta española Iciar Bollaín y guion de Paul Laverty, informó el portal de noticias Cuba sí.

El filme se basó en Sin mirar atrás (No Way Home), la biografía novelada del artista, que narra la historia de un niño que, contra todos los pronósticos e incluso contra su propia voluntad al inicio, llega a convertirse en uno de los mayores bailarines del mundo.

Según sus creadores esta historia de superación intenta alejarse del típico biopic y explora los límites de la ficción y la realidad.

Acosta siempre ha reconocido el gran impacto que tuvieron en su vida artística y personal sus profesores cubanos, como Ramona de Sáa, antes de desfilar por los grandes escenarios del mundo, bailando con el English National Ballet, el Ballet Nacional de Cuba, Houston Ballet, American Ballet Theatre, Bolshoi Ballet y otras grandes compañías, además del Royal Ballet.

Otras notas de interés:

Libro: Sabina se refugia en sus Garagatos para guardar un hilo de su voz

Excederse con el ejercicio puede producir rabdomiólisis

 

Facebook Comments

4,251,182FansMe gusta
174,580SeguidoresSeguir
292,325SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -