«Las Locas»: Artista plástica lleva a España experiencia colectiva de mujeres venezolanas

Inició una campaña en la plataforma de crowdfunding  (financiamiento de masas), en la que toda persona que lo desee puede aportar algo de dinero o difundir el proyecto para recaudar fondos

 

La artista plástica uruguaya con muchos años de residencia en Venezuela, Mariana Sellanes, llevará a España la muestra colectiva «Las Locas: Nuestra historia emocional nos cobija», una obra colectiva de mujeres que expresan su emocionalidad y testifican su vivencia a través de la hechura de una gran cobija.

«Las Locas hace referencia al nombre que las abuelas del campo larense de Venezuela daban a las cobijas de retazos», aseveró Sellanes, que comenzó esta obra y luego la abrió a otras mujeres del país suramericano, y que ahora lleva a ciudades de España, como es el caso de Madrid, Sevilla y el País Vasco.

La artista plástica uruguaya Mariana Sellanes, con muchos años de residencia en Venezuela, lleva a España la muestra colectiva «Las Locas: Nuestra historia emocional nos cobija«. Foto Web.

Dijo que se trata de «un proceso de mujeres que comparten experiencias y se van sumando a la obra, haciendo alianzas con nuestra historia  emocional, iluminando nuestra experiencia», agregó la artista plástica, reconocida en Barquisimeto, en el centro-occidente de Venezuela, por ilustrar de hermosos y coloridos murales de esa ciudad, situada a 365 kilómetros de Caracas.

Sellanes enfatizó que «Las Locas: Nuestra historia emocional nos cobija» es «una experiencia de sanación a través del trabajo creador de una obra colectiva en permanente crecimiento, que va nutriéndose de las historias de mujeres».

Superar la sociedad patriarcal

Sellanes, que nació en San José de Mayo, Uruguay, en 1965, y vive en Barquisimeto, Venezuela, desde 1978, explicó que «el tejido y la costura son labores íntimas y domésticas relegadas a las mujeres por ser consideradas meramente decorativas e inofensivas ante la sociedad patriarcal».

Señaló que es una actividad comúnmente percibida como artesanía, o, en el mejor de los casos, como arte popular. «En nuestros costureros, tejer y coser continúa siendo un acto íntimo», resaltó.

Aunque la capacidad de sentir dolor o alegría son tan contundentes como la capacidad de sentir hambre, «si no se pueden traducir nuestras vivencias a través del lenguaje, entonces no se puede pensar en ellas, no se puede hablar de ellas y no se puede compartir la experiencia con otras y otros», dijo Sellanes.

«Las Locas: Nuestra historia emocional nos cobija» se expuso en la Alianza Francesa y la Galería La Otra Banda de Mérida, ciudad de Los Andes venezolana, en el 2018, y posteriormente en el Ateneo de Cabudare del estado Lara. Foto Web.

Indicó que en Venezuela han participado en esta experiencia creadora 27 mujeres de diversos oficios. «Esta obra la comencé a hacer sola y luego decidí abrirla a otras mujeres porque sentí que era, y luego lo comprobé, una gran vía de sanación».

«Las Locas: Nuestra historia emocional nos cobija» se expuso en la Alianza Francesa y la Galería La Otra Banda de Mérida, ciudad de Los Andes venezolanos, en el 2018, y posteriormente en el Ateneo de Cabudare del estado Lara.

En este momento Sellanes se encuentra en Alemania y viajará a España, para compartir la experiencia venezolana con mujeres del país europeo, quienes también expresarán sus historias emocionales.

La artista plástica uruguaya-venezolana inició una campaña en la plataforma de crowdfunding  (financiamiento de masas), en la que toda persona que lo desee puede aportar algo de dinero o difundir el proyecto para recaudar fondos. La página es:

Sé parte parte de esta obra, sé parte de Las Locas…

Posted by Las Locas Obra-Cobija on Sunday, April 21, 2019

 

Otras notas de interés:

Día del Libro y del Idioma recuerda a tres grandes de la literatura mundial

Con un millón de bloques de lego artista chino recuerda a los 43 estudiantes de Ayotzinapa

 

4,206,545FansMe gusta
129,789SeguidoresSeguir
289,427SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano