sábado, octubre 19, 2019

Manuel Rojas: Maravilloso narrador

Manuel Rojas Sepúlveda es una de las cumbres de la narrativa chilena. Su novela “Hijo de ladrón” es todo un clásico. Hombre de una profunda vocación social: en su creación plasmó el drama de la miseria. El próximo mes se cumple un mes más de su nacimiento. Razón más que suficiente para recordar a este baluarte de nuestras letras.

El tipo físico de Manuel Rojas Sepúlveda semejaba al de un boxeador. Hombre de porte y grosor físico imponente. En sus creaciones nos ha dejado ver su talento y sensibilidad que se arraiga en la literatura comprometida con lo social.

El enorme narrador Manuel Rojas era un hombre de ideas anarquistas. Digámoslo así de golpe. Siempre mantuvo esa posición, incluso cuando escribió en “Las Últimas Noticias” y en “Clarín”, aunque tuvo un breve paso por el Partido Socialista, al que abandonó cuando esa colectividad decidió apoyar la candidatura de Carlos Ibáñez del Campo, quien había sido dictador.

En “Clarín” una vez nos recordó a Casimiro Barrios, ácrata, asesinado en las tierras de Arica, donde había sido relegado.

No es de sorprender el anarquismo de Manuel Rojas. En un tiempo hasta Pablo de Rokha lo fue, pero más fieles a ese ideario fueron, aparte de Rojas, Fernando Santiván , José Santos González Vera y varios otros relevantes narradores y poetas: entre estos últimos no hay que olvidar a Carlos Pezoa Véliz y a Domingo Gómez Rojas, asesinado bajo el gobierno de Sanfuentes.

Él mismo Rojas nos cuenta de sus raíces: “Nací en Buenos Aires, Argentina, el 8 de enero de 1896, hijo de Manuel Rojas Córdoba y de Dorotea Sepúlveda González, talquina. El 29 de abril de 1912, después de atravesar a pie la cordillera, llegué, por segunda vez, a Santiago. ¿A qué venía? A trabajar”, escribe en una “Breve biografía”.

Múltiples labores habían sido parte de su infancia, pubertad y juventud pobres, hasta que al fin entra al mundo más cercano a su talento: el periodismo. Incluso, recién creada la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, en 1954, asume la Cátedra de Redacción y Estilo.

Rojas es un autodidacta puro.

Todos sus trabajos y muchas otras experiencias armarán la arquitectura de sus obras numerosas, principalmente la novela y el cuento, aunque incursionó también en la poesía, fue en los primeros dos géneros en que destacó, pero con mayor fuerza lo hizo en la novela.

Relacionado:  Centro de Salud Buenavista, del estudio Asga

“Hijo de ladrón” (1951), novela, es un clásico de la literatura chilena. Un monumento a la realidad dolorosa de un sector social-nacional, escrita con la fuerza e inteligencia del maestro Rojas.

En el relato breve es imposible olvidar “El vaso de leche”: historia de la miseria y soledad de un joven. El texto se incluye en su libro “El delincuente” (1939).

Los libros de Manuel Rojas son numerosos, aparte de los citados “Hijo de ladrón” y “El delincuente”: “Hombres del sur” (cuentos, 1926); “Lanchas en la bahía” (novela, 1932), “Travesía” (cuentos, 1934) “Mejor que el vino” (novela, 1958), “Punta de rieles” (novela, 1960), “Sombras contra el muro” (novela, 1964), “La oscura vida radiante” (novela, 1971).

Relacionado:  En busca de la fotografía perfecta

Ya convertido en gloria de las letras chilenas Manuel Rojas recibe invitaciones a algunos países. Viaja y experimenta nuevas vivencias. También ellas serán parte de su quehacer intelectual, en especial de la crónica, la que había realizado con alto nivel en “Las Últimas Noticias”, diario que fue nido de importantes escritores nacionales.

El próximo mes, el día 8 de enero de 2009, Manuel Rojas habría cumplido 113 años, pero se fue de la vida el domingo 11 de marzo de 1973, el mismo día en que murió otro maestro: Benjamín Subercaseaux.

Ese domingo Chile perdió a dos Premios Nacionales de Literatura.

Pero la palabra “perder” es ilógica. Ambos siguen vivos en la palabra maravillosa e inteligente.

Manuel Rojas obtuvo el Premio en 1957.

Manuel Rojas deberá estar presente el 8 de enero de 2009 en todos los lugares de Chile.

Digamos entonces que el niño nacido en Argentina y crecido y hecho luz y voz en Chile, sigue siendo un pilar altísimo de nuestra literatura.

Por José Martínez

FUENTES:

“Historia personal de la literatura chilena”, Alone. Empresa Editora Zig-Zag. Santiago de Chile, 1954.

“Diccionario de movimientos y grupos literarios chilenos”, Luis Muñoz y Dieter Oelker. Ediciones Universidad de Concepción,1993.

Otras fuentes.

Comentarios

Ayúdanos!

1 COMENTARIO

4,253,626FansMe gusta
189,435SeguidoresSeguir
295,771SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos