es Spanish

¿Podemos vivir sano?

 

Santiago, 22 de Julio del 2013. Entre las 16.00 y 18.00 hrs. un grupo de estudiantes del Magíster en Gestión Cultural de la Universidad de Chile intervino el espacio público del sector “Plaza de Armas” a través de una ocupación del área peatonal basada en la readaptación de la obra “Hambre Corral del hombre”, del artista Félix Maruenda.

El sustento de dicha intervención es el cuestionamiento a los planes y programas gubernamentales, relacionados con la idea de elección, en este caso del vivir sano. Esto porque en verdad no existiría la opción de elección, en el contexto de una estructura socio-económica absolutamente desigual, en la que la mayoría vive con salarios precarios.

¿Podemos vivir sano? se apropia y readapta el slogan de la campaña “Elige vivir sano”, cambiando la aseveración por una pregunta, pero además, ocupando una manzana roja en lugar del corazón y su ramita del logo original; al mismo tiempo se multiplica la manzana 193 veces, metáfora del sueldo mínimo en Chile, cada una atravesada por 3 clavos que operan como pedestal y soporte significante de la obra, a través de una experimentación de forma y contenido que busca sensibilizar al público sobre la imposibilidad de acceder a dicha vida sana.

 

Según los responsables, una propuesta como la promovida desde el gobierno naturaliza el discurso desde la base irreal de la posibilidad de vivir sano, dependiendo supuestamente sólo de una elección individual. Lo que se pretende poner en cuestión es un paso previo, el de entender el problema asociado a la realidad del país, en este caso, a partir de un cuestionamiento del manejo de los recursos alimenticios, de las leyes que los sustentan y de los grupos de poder que los controlan, enlazando desde ahí la crítica a un ámbito mayor, el de las diferencias sociales tan marcadas en Chile, materializadas por ejemplo en el paupérrimo sueldo mínimo y en la mala calidad del empleo, condiciones que actúan como sustrato para los ritmos de vida caóticos propios de una sociedad que premia la competencia y el consumismo, en desmedro de la asociatividad y los lazos de solidaridad e igualdad efectivos entre los ciudadanos, que devienen por supuesto en pésimas condiciones de vida.

 

Y tu vida …. ¿te permite vivir sano?

El Ciudadano

Facebook Comments

Artículo anteriorLo real, lo transitorio
Artículo siguienteEl fin del consenso lulista
4,250,973FansMe gusta
174,353SeguidoresSeguir
292,294SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -