es Spanish

Carta al Presidente con propuesta para rescatar a los 15 mil niños del Sename

Hoy, lunes 9 de septiembre, a las 19 horas, desde la calle Huérfanos 587, organizaciones ciudadanas lideradas por la Corporación Sofini “Nuestros Hijos”, realizarán una marcha al palacio de gobierno a objeto de entregarle al Presidente de la República una propuesta para rescatar a los 15 mil niños que hasta hoy sufren graves violaciones a los DD.HH en hogares del Sename.

A continuación, la marcha se dirigirá a la Corte Suprema donde los asistentes realizarán una velatón para denunciar cómo ayer y hoy, la Corte Suprema es cómplice por acción y omisión de graves violaciones a los DD.HH. Ayer eran adultos, hoy son niños.

***

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE CHILE

Señor

Sebastián Piñera Echeñique

Presidente de la República de Chile

Sr. Presidente, el país se apresta a conmemorar un nuevo aniversario de un evento que marcó el inicio de un período de nuestra historia en el que se violaron sistemáticamente los Derechos Humanos de miles de compatriotas sin que, como usted bien lo ha destacado, los Jueces y Magistrados de la República hayan actuado de manera oportuna y diligente para impedir o, al menos, haber hecho más difícil la consumación de estos alevosos crímenes.

Hoy, 40 años después, nos encontramos en un escenario aún peor ya que ahora las víctimas no son adultos opositores políticos sino miles de niños y niñas, y los perpetradores directos de tales abusos resultan ser los propios Jueces de la República tal y como lo ha hecho presente el informe recientemente emitido por la Relatora para Asuntos de la Infancia de Corte Interamericana de Derechos Humanos que califica la situación de la Infancia Vulnerable en Chile como una de las más precarias de toda Latino-América, justamente, a causa del actuar negligente y arbitrario de los Juzgados de Familia, los cuales, hasta ahora, han contado con el apoyo y protección de un Magistrado de la Corte Suprema, el Sr. Héctor Carreño, a quien sindicamos como el principal responsable de esta verdadera vergüenza nacional.

En nombre de la Corporación de Ciudadanos y Profesionales de la Salud Mental Infanto-Juvenil que presido (Corporación Sofini, “Nuestros Hijos”), le hacemos llegar una propuesta que busca asegurar el cuidado y protección de 15 mil niños y niñas que, de acuerdo a los resultados de la investigación realizada por la Comisión que presidió la Magistrado Mónica Jeldres, se encuentran en grave riesgo para su integridad física y psicológica en los hogares y residencias que dependen del Servicio Nacional de Menores (Sename), ya que, como es de público conocimiento, se identifican en este informe gravísimas falencias en el cuidado y protección que deberían estar recibiendo estos niños y niñas. Estas falencias incluyen: internaciones por tiempos que van más allá de los plazos que la más mínima consideración a su situación de vulnerabilidad y las propias Leyes de la República prescriben, ausencia de planes de rehabilitación y reinserción familiar que incorporen un diagnóstico integral de las vulnerabilidades psicológicas, sociales y médicas que los llevaron a ser internados, así como de intervenciones especializadas que permitan revertir estas condicionantes. Tampoco se establecen estrategias alternativas que garanticen el acceso a cuidados adecuados por parte de sus familias extensas o familias de acogida mientras se identifican y preparan familias adoptivas en aquellos casos en los cuales las familias nucleares resultan imposibles de rescatar.

Como resultado de estas falencias, la mayoría de los niños y niñas ingresados por orden de los juzgados de familia a Sename permanecen en promedio cinco o más años abandonados a su suerte, lejos de sus familias nucleares o extensas, sin que en muchos casos haya una clara justificación para la desvinculación forzada de sus familias de origen por tiempos que exceden los plazos que nuestra legislación y la más mínima consideración a su condición de niños vulnerados y vulnerables aconseja. Más aún, tanto el informe de la Comisión Jeldres como los resultados de una encuesta realizada por las propias autoridades del Sename hace dos años atrás han revelado que muchos de estos niños y niñas están siendo víctimas de situaciones de abuso sexual, maltrato psicológico, desvinculación del sistema escolar e, incluso, situaciones de explotación sexual y exposición a fármacos indicados sin prescripción ni cuidados médicos adecuados.

La gravedad de estas denuncias ha significado que la Fiscalía Nacional haya designado un fiscal especial para investigar las denuncias de doce casos de abuso sexual al interior de hogares del Sename y la Cámara de Diputados haya conformado recientemente una Comisión Investigadora que cuenta con un plazo de 180 días para esclarecer las responsabilidades de autoridades tanto del Sename y Unicef Chile como del propio Magistrado Héctor Carreño en la negativa a entregar oportunamente estos antecedentes al Ministerio Público.

Dado la gravedad de los hechos arriba enunciados y a fin de asegurar el resguardo más inmediato de la integridad de estos 15 mil niños, proponemos la implementación de las siguientes medidas:

1) Intervención inmediata del Servicio Nacional de Menores por parte de una Comisión Interministerial del más alto nivel técnico y profesional que incluya a representantes del Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, Ministerio de Desarrollo Social y Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas. Esta comisión debiera nombrar un Director Interino de Sename y una nueva Directora de la Unidad de Protección de Derechos, así como nuevos Directores Regionales en todas las regiones donde se han identificados negligencias graves en el cuidado y protección de niños y niñas entregados al cuidado del Sename.

2) Conformación de una fuerza de trabajo multiprofesional que, dependiendo directamente de la Comisión Interministerial, permita acceder a cada uno de estos 15 mil niños (estamos conscientes de las discrepancias entre las autoridades de Sename y los datos aportados en el Informe Jeldres en cuanto al número exacto de niños y niñas que estarían en esta situación, pero en vista justamente de estas discrepancias preferimos confiar en los números aportados por la Magistrado Jeldres hasta que no dispongamos de estadísticas más confiables).

3) La situación legal, social, psicológica y médica de cada uno de estos niños y niñas, así como la de sus familias de origen y/o extensas debiera ser evaluada y conocida en un plazo no superior a dos meses a fin de que al tercer mes se puedan elaborar planes de tratamiento y reinserción familiar acordes con la realidad particular de cada uno de los 15 mil niños/niñas y sus familias nucleares y/o extensas.

4) El plan de reinserción individual debiera ser comenzado a implementar a más tardar al cuarto mes de iniciado el trabajo de esta fuerza multiprofesional de manera que en un plazo no superior a los tres años cada uno de estos niños y niñas deberá estar bajo el cuidado de sus familias de origen y/o extensas, lo que supone haber intervenido y tratado integralmente a estas familias cuando esto resulte posible, o, alternativamente, identificado familias de acogida y/o adoptivas cuando se haya determinado que la familia de origen y/o extensa resulta imposible de habilitar o rehabilitar de acuerdo al juicio de los equipos multi-profesionales trabajando en terreno.

Para implementar estas acciones se requerirá de equipos profesionales con experiencia y adecuada supervisión técnica, lo que significa reclutar a alrededor de 750 asistentes sociales, 750 psicólogos, 325 psiquiatras/neurólogos, más un número a precisar de abogados y educadores. Con este contingente de profesionales y técnicos se podrá atender un promedio de 20 niños y niñas y sus familias por cada dupla de psicólogo y asistente social, y a un promedio de 40 niños/niñas y sus familias por cada neurólogo/psiquiatra, lo cual significa una inversión aproximada de 200 millones de dólares por año, en una plan de evaluación diagnóstica, diseño de un plan de rescate y seguimiento de los casos que debiera extenderse por al menos tres años. Esta propuesta significa en la práctica triplicar la subvención que el Estado de Chile asigna a cada niño institucionalizado en el Sename y contrasta dramáticamente con el plan de intervención que ha anunciado recientemente la Ministra de Justicia, según el cual, sería posible realizar esta tarea con una dotación de apenas 38 psicólogos y asistentes sociales, lo que no incluye ni diagnóstico ni tratamiento psiquiátrico de los niños y sus familias, lo cual resulta incomprensible si se considera que de acuerdo a estadísticas tanto nacionales como internacionales al menos el 70% de los niños/niñas y sus familias padecen de graves problemas de salud mental, sea como causa o como consecuencia de su institucionalización prolongada en ambientes hostiles y privados de apoyo familiar.

Sr. Presidente, sabemos que el llamado a destinar 600 millones de dólares en un plan de rescate para 15 mil niños que hasta el día de hoy permanecen secuestrados por el Estado de Chile en las brutalmente precarias condiciones antes descritas le podría sonar una cifra inabordable a muchos de sus asesores. Sin embargo, usted le mostró una vez al país que cuando se trata de salvar vidas de chilenos no se escatiman gastos.

Hace unas pocas semanas atrás dos niños perdieron la vida en Hogares del Sename; un niño de 13 años que en Concepción murió arrollado por una camioneta a la una de la mañana en circunstancias de que debiera haber estado seguro y protegido bajo el cuidado de personal de Sename. Otro niño con parálisis cerebral que llevaba pocas semanas internado en un hogar de la Región Metropolitana bajo administración directa de Sename falleció en confusas circunstancias según denunció su propia madre en una canal de televisión. La semana recién pasada se han hecho públicas las investigaciones de una Jueza de Familia de Concepción, la Jueza Farfarello, que apuntan a la existencia de graves vulneraciones de los Derechos de niños y niñas que incluyen verdaderas torturas a pre-escolares institucionalizados en una residencia también bajo administración directa de Sename.

Los hechos descritos echan por tierra la tesis sostenida por el Director del Sename, según la cual los atropellos a los Derechos Humanos de los niños y niñas en y por Sename estarían circunscritos a residencias licitadas a privados.

Sr. Presidente, alrededor de 600 millones de dólares es lo que se iba a invertir en la construcción del puente sobre el Canal de Chacao. Lo invitamos a invertir ese dinero en otro puente, uno que saque a 15 mil niños del infierno a donde los llevaron las negligencias del Poder Judicial, las malas prácticas de las autoridades del Sename y la desidia de un país al cual, hasta ahora, no parece importarle mucho el destino e integridad física y emocional de miles de niños y niñas chilenas cuyo único delito es haber nacido pobres.

Esperando su pronta acogida a esta propuesta, le saluda atentamente,

Rodrigo Paz Henríquez

Presidente de Corporación Sofini (“Nuestros Hijos”)

Convocan a marchas para rescatar a 15 mil niños del Sename

Facebook Comments

4,251,235FansMe gusta
174,718SeguidoresSeguir
292,344SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -