Macri toma distancia de Bolsonaro en medio de escándalos de corrupción en ambas familias

Uno es presidente de Argentina desde el 10 de diciembre de 2015; el otro será el presidente de Brasil a partir del 1º de enero de 2019. Se trata del empresario y jefe de Estado argentino, Mauricio Macri; y del ultraderechista brasileño, Jair Bolsonaro.

Será el martes 1º de enero de 2019 cuando Bolsonaro asuma la presidencia de Brasil, el mismo año en que su homólogo argentino buscará la reelección en el Poder Ejecutivo. Eso a pesar que tiene bajísima popularidad entre los votantes, con cifras que vuelven desaconsejables sus pretensiones de mantenerse en la Casa Rosada, sede del Gobierno.

Para ese primer día de 2019, Bolsonaro esperaba la visita de Macri, quien una semana atrás había confirmado su presencia al acto de juramentación del próximo mandatario brasileño, con quien aspira solventar las diferencias en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y concretar los convenios comerciales con la Unión Europea.

La presencia de Macri en Brasilia era inminente hasta la mañana del martes. Pero surgió un imprevisto para el mandatario argentino, un nuevo escándalo de corrupción que involucra a su familia pareciera ser el problema que le ha hecho tomar la decisión de faltar a la toma de posesión de Bolsonaro, aunque la excusa oficial que ha transmitido es que pasará sus vacaciones y fiestas de Año Nuevo junto a su familia en la Patagonia. El presidente argentino se toma vacaciones en los momentos más extravagantes.

Algo similar sucede con la familia Bolsonaro, cuando el hijo del próximo presidente de Brasil, Flavio y su esposa Michelle están siendo investigados por las autoridades de ese país, por estar involucrados en los movimientos bancarios irregulares que realizó el chofer de Flavio, un amigo muy cercano a su padre y excompañero militar.

Macri
Las tensiones en la familia Macri pueden causar problemas con las relaciones con Bolsonaro

Macri se quedará de vacaciones en la Patagonia junto a su familia «celebrando el año nuevo»

En medio de las controversias por corrupción que viven ambas familias presidenciales en Brasil y Argentina, la excusa por parte de Macri para faltar a la asunción de Bolsonaro es que tomará vacaciones de Año Nuevo con su familia.

Al menos esa ha sido la información oficial que han dado «fuentes» de la Casa Rosada a medios de comunicación argentinos como Perfil y Clarín, entre otros medios.

«De esta manera, se postergará el primer encuentro cara a cara entre los mandatarios que, según contó el canciller Jorge Faurie, dialogaron en algunas ocasiones por teléfono sobre las problemáticas del Mercosur y la posibilidad de abrir un acuerdo con la Unión Europea», explica Perfil.

Una semana antes Faurie había dicho: «Para nosotros Brasil es nuestro socio más importante, nuestro vecino regional, esto determina que el Presidente entienda que tiene que estar presente como lo harán otros mandatarios».

Explica el referido diario que la relación entre el argentino y el brasileño «tuvo sus idas y vueltas desde el inicio de la campaña electoral brasileña. En un principio se habló de un apoyo a Fernando Haddad, ex intendente de San Pablo de buena relación con Macri en su etapa como jefe de Gobierno porteño. Pero Cambiemos quiso evitar apostar en público por un candidato y luego quedar en offside, como ocurrió con el apoyo a Hillary Clinton en 2016».

«Después del triunfo parcial en primera vuelta, el ahora presidente electo brasileño envió gestos positivos al argentino, al enviar ‘un abrazo a Macri, que terminó con la Dilma Kirchner’. Pero el ex paracaidista luego comenzó a marcar distancia, acaso como una previa de las negociaciones regionales que deben enfrentar ambos: Bolsonaro eligió a Chile como destino de su primer viaje oficial y luego declinó la invitación de su antecesor en el cargo, Michel Temer, para viajar al G20 en Buenos Aires», cita Perfil.

Macri y Bolsonaro
Macri y Bolsonaro tienen a sus familias investigadas por delitos vinculados a corrupción y sobornos

¿Desaire de Macri a Bolsonaro?

Para el portal argentino El Cronista, la eventual ausencia de Macri en la toma de posesión de Bolsonaro podría debilitar las relaciones entre ambos países e incluso generar una tensión regional que podría impactar negativamente la economía de ambas naciones, al igual que los países que integran el Mercosur.

El mencionado medio explica que recibieron información «por fuentes diplomáticas extranjeras que el Gobierno argentino fue formalmente invitado. Por lo tanto, Macri estaría declinando la invitación en caso de ausentarse».

Entonces, «la ausencia de Macri constituiría una escalada de tensión con el jefe de Estado de la principal economía de la región»; sobre todo cuando «Bolsonaro rechazó participar de la Cumbre de Líderes del G20 y de la reunión de presidentes del Mercosur, por celebrarse el próximo 18 de diciembre en Montevideo».

«La relación con el Brasil de Bolsonaro parece caminar por terrenos sinuosos: tras la consagración en las urnas, el futuro ministro de Hacienda del Brasil, Paulo Guedes, dijo que el Mercosur «no es una prioridad» para la administración de derecha, pero luego moderó sus comentarios. La semana pasada, Faurie se entrevistó en Brasilia con su futuro par, Ernesto Aráujo, para trazar una agenda de trabajo conjunta a futuro», cita El Cronista sobre el escenario diplomático bilateral.

En vista de no generar una tensión diplomática, explica por su parte el diario Clarín citando a «fuentes de la Casa Rosada», el Ejecutivo argentino aún «no sabe quien reemplazará» a Macri, «aunque una de las posibilidades es que sea la vice Gabriela Michetti».

En una entrevista con Clarín, a propósito de las relaciones con Brasil, el canciller Faurie había dicho: “El gobierno de Bolsonaro pretende valorizar mucho la relación con Washington. Y justamente, es lo que ha hecho la Argentina con el presidente Macri que ha establecido un fuerte diálogo con Donald Trump”.

«Lo importante es que la visión que tiene el presidente electo Jair Bolsonaro resulta coincidente con la del presidente Mauricio Macri», añadió Faurie.

Macri
Franco, Mauricio y Gianfranco Macri

 

El escándalo familiar de los Macri que coincide con la «extensión» de las vacaciones del Presidente en la Patagonia

 

El escándalo familiar de los Macri que coincide con la «extensión» de las vacaciones del Presidente en la Patagonia

Este lunes -10 de diciembre de 2018- la justicia argentina citó al padre y al hermano de Macri por presuntos sobornos relacionados con el caso de los cuadernos. Es así como Franco (padre de Mauricio) y Gianfranco (su hermano) deberán aclarar una denuncia por su supuesta vinculación con los cuadernos de la corrupción, en el que han pretendido involucrar a la familia Kirchner, sin ningún saldo positivo hasta la fecha.

«La justicia golpea muy cerca del presidente de Argentina, Mauricio Macri. Un juez federal ha citado este lunes a indagatoria a su padre Franco, patriarca del emporio industrial familiar, y a su hermano Gianfranco en la causa conocida bajo el sobrenombre de los cuadernos de la corrupción», explica el diario El País.

En ese sentido, los Macri deberán aclarar el próximo jueves 13 de diciembre ante el magistrado Claudio Bonadio -el famoso juez de la servilleta- si es cierto que pagaron sobornos para adjudicarse importantes concesiones viales.

«Las sospechan surgieron tras la declaración de un exalto funcionario que detalló como arrepentido una supuesta red de recaudación ilegal montada en el Ministerio de Infraestructura con dinero de empresarios de la obra pública», explica El País.

Al respecto, agrega El País: «Los efectos sísmicos de los cuadernos de la corrupción son ya difíciles de disimular. Redactados con obsesión puntillosa por un antiguo chófer del poder, pusieron en evidencia una presunta red de sobornos orquestada desde el Gobierno kirchnerista y financiada por empresarios. Muchos de ellos se han acogido a la figura del arrepentido, abriendo así la caja de Pandora. El juez Bonadio, a cargo de la investigación, avanzó sobre altos cargos pero también sobre altos ejecutivos de empresas supuestamente implicadas en el caso. Hasta ahora, la figura de mayor peso había sido Paolo Rocca, primer ejecutivo de la multinacional italoargentina del sector siderúrgico Techint, sospechoso de aportar “contribuciones” ilegales para que la Casa Rosada intercediera ante Venezuela por la expropiación, en 2008, de su filial Sidor. Bonadio ha ido ahora más arriba, hasta el círculo más cercano del presidente Macri, que nada tiene que ver con el kirchnerismo».

Franco Macri
Franco Macri, padre del Presidente, al parecer no acudirá a la citación judicial

Pero al parecer ya el padre del Jefe de Estado argentino, de 87 años, hizo saber que no acudirá a la citatoria porque se encuentra con «problemas graves de salud».

«Franco, de 87 años, y Gianfranco Macri fueron dueños de hasta el 23% de Autopistas del Sol, la concesionaria de 120 kilómetros de la ruta panamericana, uno de los principales accesos a Buenos Aires», explica El País.

«En mayo del año pasado, cuando Mauricio Macri ya llevaba dos años y medio en el poder, el poderoso grupo empresarial familiar se desprendió de las acciones de la compañía. Tras el escándalo de los cuadernos de la corrupción, el ex director del Órgano de Control de las Concesiones Viales Claudio Uberti dijo al juez que cada mes recibía dinero de esas y otras empresas (…) En caso de procesamiento, la situación del padre y el hermano de Macri deberá someterse a un largo juicio y a la posibilidad de una condena. Si se llega a ese extremo, el golpe político para el presidente sería mayúsculo», explica el artículo de El País.

Además, cita el referido medio que por el lado de Macri, también figura en la causa —como arrepentido— su primo Ángelo Calcaterra, quien estuvo a cargo de «las obras de soterramiento del tren Sarmiento en Buenos Aires, la mayor inversión de infraestructura en transporte del kirchnerismo, en sociedad con Odebrecht, la constructora brasileña detrás del que está considerado como el mayor caso de corrupción —a través del pago de sobornos— de la historia de América Latina, con potentes ramas en países tan diversos como Perú, Ecuador, México, Colombia, Brasil, Chile y la propia Argentina».

Macri Bolsonaro
La familia Bolsonaro también es investigada por casos vinculados a la corrupción

¿Por qué investigan a los Macri?

Los Macri serán entrevistados sobre el presunto pago de sobornos a ex funcionarios para acceder a contratos en el área de transporte a través de la constructora Iecsa, socia estratégica de Odebrecht en Argentina y que fue propiedad de Franco Macri y sus hijos, entre ellos el actual presidente Mauricio Macri, hasta el 2007, año en que luego por un valor irrisorio, fue vendida a Ángelo Calcaterra, sobrino de Franco y primo de Mauricio, que la mantuvo en su poder hasta el 2017.

Según Carlos Wagner, ex titular de la Cámara de la Construcción, formaba parte del “club de la obra pública” desde el 2004, cuando todavía la empresa era de Franco Macri y sus hijos.

Otros negocios del padre del Presidente, la empresa china CITIC, cobró sobreprecios de un 160% por la venta de vagones chinos para el subte.

Iecsa (junto a otras empresas del holding familiar Socma ) fueron destinatarias de otras licitaciones de obras hidráulicas, represas (como Yaciretá) planes de vivienda (como el Plan Federal de Viviendas), reparación de hospitales y hasta la restauración de la Basílica de Luján.

Hasta el momento, no hay un pronunciamiento oficial por parte del mandatario o sus allegados, en medio de un país que vive en una dura crisis económica y social.

Todo esto se vincula además con los distintos casos sonados de corrupción en los que se ha visto envuelto el Presidente Macri, su familias, amigos y socios, quienes han resultado privilegiados durante su gestión de gobierno.

Te puede interesar:

Familia Bolsonaro, acusaciones de corrupción marcarán la toma de poder en Brasil

La sórdida red corporativa que intenta bloquear las reformas económicas en México

4,223,566FansMe gusta
139,648SeguidoresSeguir
289,171SeguidoresSeguir
16,446SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -
x