Argentina al borde de una nueva crisis financiera

Las autoridades argentinas están luchando contra una nueva crisis monetaria, a pesar de las decisiones del banco Central de Argentina para contener la devaluación del peso respecto al dólar, observa Arina Koroliova, columnista del diario Expert Online.

Desde comienzos del 2018, Argentina ha sufrido una importante devaluación del peso. El 3 de mayo, el Banco Central Argentino volvió a elevar su tasa de interés, lo que provocó una abrupta caída de la cotización del peso hasta llegar hoy a 23,30 por dólar, según refirió una nota de Sputnik.

El Banco Central de Argentina intenta contener la caída de la moneda nacional, gastando reservas y elevando la tasa, explica Koroliova. En el periodo de marzo a abril, de las reservas se gastaron más de 7.000 millones de dólares, es decir, más del 10%. Desde el 27 de abril, los tipos de interés han subido del 27,25% al 33,25%.

Una de las razones de ello es la alta tasa de inflación característica de los países de América Latina, señala la autora. Según el Instituto Nacional de Estadística y censos de la República Argentina, la tasa de inflación actual en este país es del 25,4%. La caída de las cotizaciones del peso hace esperar un mayor incremento de precios.

Al evaluar la situación histórica en Argentina desde el comienzo de la década del 2000, se observa que, de hecho, la crisis económica nunca ha terminado, sino que ha tenido etapas de debilitamiento y crecimiento, explica Maxim Jaritónov, director general de la empresa de inversiones Jaritonov Capital, citado por la periodista.

En 2001, en Argentina se produjo el mayor ‘default’ del mundo. El país anunció su incapacidad de pagar deuda externa por un monto de 95.000 millones de dólares. Las autoridades decidieron reestructurar la deuda a largo plazo. Así, los viejos valores de deuda se canjearon con un descuento y con vencimiento en el año 2033.

Sin embargo, no todos los acreedores del país hicieron concesiones. Los tenedores del 7,6% de la deuda compraron valores en mercados extranjeros para obtener ganancias rápidas, y comenzaron a presentar demandas contra Argentina en tribunales internacionales para que pagara sus deudas.

Bajo esta presión, el país se acercó al segundo ‘default’ y otras crisis sistémicas, de las cuales no ha salido hoy. Un crecimiento económico bajo, una inflación alta, así como la política de austeridad, introducida por el presidente Mauricio Macri en 2015, no permiten a Argentina dar un paso hacia adelante, opina la autora.

4,206,821FansMe gusta
129,846SeguidoresSeguir
289,415SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano