es Spanish

Argentinos recurren a clubes de trueque para sobrevivir a medidas de Macri

Los expertos neoliberales esperan que la economía argentina empiece a repuntar en el segundo trimestre de 2019, impulsada por la mejora de las exportaciones.

Estos especialistas basan las proyecciones optimistas en las medidas de emergencia anunciadas el pasado 3 de septiembre por el presidente Mauricio Macri, orientadas a detener un colapso del peso y restaurar la confianza de los inversores, destacó un análisis de la agencia Reuters

El banco central ya había elevado las tasas de interés al 60% y el Ejecutivo anunció un impuesto a las exportaciones, una reducción a la mitad de los ministerios y otras medidas para recortar el gasto público.

El mes siguiente, octubre, Argentina obtuvo 7.000 millones de dólares en fondos adicionales del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Analistas neoliberales creen que la economía argentina repuntará en el segundo trimestre de 2019. Foto Web.

“Esas medidas, combinadas con una política monetaria más estricta para detener la corrida del peso y el austero presupuesto aprobado por el oficialismo y sus aliados en octubre en el Congreso, han ayudado a estabilizar la moneda”, señaló el análisis.

Por ello, los especialistas neoliberales esperan que la economía empiece a experimentar un impulso significativo en el segundo trimestre del año entrante.

Sin embargo, en estos momentos la realidad es dramática. La pobreza medida por el gobierno llegará al 33% para fines de año desde el 27% del primer semestre de 2018, explicó Agustín Salvia, investigador especializado en pobreza de la Universidad Católica de Argentina (UCA). Se considera que una persona vive en la pobreza en Argentina si gana menos de 213 dólares por mes.

El país suramericano cambió recientemente la forma en que mide la pobreza, por lo que el ente oficial de estadística (Indec) considera que no puede realizarse una comparación con cifras anteriores a 2016. Pero el 33% sería la cifra más alta desde ese año y algunos investigadores creen que la mayor en al menos una década.

Cifras oficiales revelan aumento de la pobreza. Foto Web.

Las tasas de interés alcanzaron niveles máximos mundiales, la inflación cerraría el año cerca del 50% y el peso se depreció casi un 50% frente al dólar, lo que pulverizó el poder adquisitivo de los argentinos.

Los consumidores enfrentaron aumentos de dos dígitos en las facturas de electricidad y gas y en el transporte público, debido al recorte de subsidios estatales que implicaba el programa de austeridad de Macri para equilibrar el presupuesto.

La mala cosecha de granos -clave para el país-, las preocupaciones de inversores sobre la capacidad de Macri para tapar los enormes déficits fiscales y comerciales, y las más altas tasas de interés de Estados Unidos (EE. UU.) -que absorbieron el dinero de los mercados emergentes-, bombardearon a la tercera economía de América Latina en 2018.

En Buenos Aires, los comercios con carteles de liquidaciones o persianas metálicas bajas son parte del paisaje. Foto Web.

En el apogeo de la crisis, los argentinos más pobres recurrieron a los clubes de trueque para intercambiar comida y ropa.

Más personas participan en la economía informal, alquilan habitaciones en sus casas en Airbnb o trabajan para la firma Uber para obtener ingresos adicionales.

Como parte del plan oficial para eliminar el déficit fiscal en 2019, la cantidad de trabajadores del sector público, -incluyendo a firmas estatales-, cayó un 4,4% interanual en septiembre de este año a 3.161.300 empleados, la mayoría por despidos, datos de la Secretaría de Trabajo.

La clase media argentina está habituada a la alta inflación y a crisis que se repiten por un recurrente y elevado déficit público y por una escasa industrialización, que vuelve al país excesivamente dependiente de sus exportaciones agropecuarias.

Cifras oficiales revelan aumento de la pobreza y de la protesta. Foto Web.

Al asumir el cargo, Macri cumplió sus promesas de eliminar los controles de capital, reducir los impuestos a la exportación y hacer flotar el peso, lo que agradó a los inversores extranjeros.

También prometió reducir la inflación alta a un solo dígito, pero eso no ha sucedido. Los economistas pronostican que el país terminará 2018 con una inflación de casi el 50%.

Hubo “esta sucesión de tormentas interminables (en 2018) que empezaron con la sequía y con el abandono de los mercados centrales a los emergentes, a donde Argentina pertenece”, dijo Macri en una reunión de funcionarios del Gobierno.

Una de las primeras tormentas en azotar la economía ocurrió en abril, cuando los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años de referencia de Estados Unidos alcanzaron su nivel más alto en cuatro años, golpeando a los mercados emergentes y Argentina fue uno de los más afectados.

Macri ha reconocido que su programa de austeridad es doloroso, pero lo considera necesario para reducir la alta inflación y lograr las inversiones para desarrollar la economía. Foto Web.

Durante un período de tres días, el banco central de Argentina vendió frenéticamente más de 2.000 millones de dólares en valiosas reservas extranjeras, en un vano esfuerzo por detener una fuerte devaluación del peso.

A medida que el peso seguía cayendo, el banco central aumentó las tasas de interés en mayo al 40% y Macri inició conversaciones de emergencia con el Fondo Monetario Internacional. En junio, el FMI anunció un “salvavidas crucial” de 50.000 millones de dólares para Argentina.

Macri ha reconocido que su programa de austeridad es doloroso, pero lo considera necesario para reducir la alta inflación y lograr las inversiones para desarrollar la economía.

Otras notas de interés:

La OTAN premiará a Macri por “su compromiso” con el país y la economía

Nobel de Economía reprobó las políticas de ajuste de Mauricio Macri

Facebook Comments

4,250,832FansMe gusta
174,086SeguidoresSeguir
292,231SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -