Condenado un exmilitar por robar niños en Argentina y otro funcionario fue absuelto

Ha sido condenado Santiago Riveros a 45 años de prisión por los secuestros y las torturas que sufrieron 11 mujeres embarazadas durante la última dictadura argentina entre 1976 – 1983, durante la ejecución de la Operación Cóndor.
El dictamen fue emitido por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°3 de la Ciudad de Buenos Aires.  En el juicio conocido como Hospital Militar II, también estaba siendo acusado por los delitos de lesa humanidad Raúl Martín, quien fue absuelto de los cargos.
Riveros en el momento de cometer los crímenes ocupaba el cargo de Comandante de Institutos Militares y tenía bajo su mando la represión en la Zona de Defensa IV. El juzgado lo encontró culpable de la apropiación de bebés y de privación ilegal de la libertad de:
  • Beatriz Recchia de García y su hija Bárbara García Recchia;
  • Marcela Esther Molfino de Amarilla y su hijo Guillermo Amarilla Molfino;
  • María Teresa Trotta y su hija Milagros Castelli Trotta;
  • Rosa Luján Taranto de Altamiranda y su hija María Belén Altamiranda Taranto;
  • Ana María Lanzillotto y su hijo Maximiliano Menna Lanzillotto;
  • Celina Amalia Galeano y su hija;

    El rostro del genocida sin remordimiento
  • Paula Elena Ogando y su hija;
  • María Cristina Cournour de Grandi, María Eva Duarte de Aranda, Mónica Susana Masri y Valeria Beláustegui Herrera y sus correspondientes hijos e hijas.

Los jueces Javier Feliciano Ríos (presidente del tribunal), Andrés Fabián Basso y Adriana Palliotti determinaron dejar en libertad a Raúl Martín que ya había sido declarado inocente en un juicio anterior; cuya decisión fue tomada a pesar de que la querella de Abuelas de Plaza de Mayo había solicitado 30 años de prisión para quien fuera el médico del Hospital Militar de Campo de Mayo, donde funcionaba un centro clandestino de detención.

No ha cesado la búsqueda

Las Abuelas de Plaza de Mayo desde hace más de cuatro décadas buscan a los niños y niñas que fueron separados de sus padres y a los que se les cambió la identidad. Según el registro que lleva está organización hasta los momentos han sido recuperados 128.

Entre ellos están algunas de las víctimas de este juicio como el nieto 121, Maximiliano Menna Lanzillotto o la nieta 88, María Belén Altamiranda Taranto. Se estima que cientos de personas desconocen su identidad y un número similar de abuelas esperan reencontrarse con sus nietos.

4,202,681FansMe gusta
128,502SeguidoresSeguir
289,450SeguidoresSeguir
16,407SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano