El Malecón se transformó en una galería interactiva

Más de 300 creadores de 52 naciones participan en la XIII Bienal de La Habana

El encuentro artístico se realiza bajo el lema “la construcción de lo posible”

 

Durante un mes, del 12 de abril al 12 de mayo, la capital cubana y otras cuatro ciudades: Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos y Camagüey,  son escenario de la XIII Bienal de La Habana, el más importante punto de encuentro de las artes plásticas en Cuba.

Más de 300 artistas contemporáneos de 52 países tomaron museos, galerías y espacios al aire libre de la ciudad, y muchas más exhibiciones laterales, informó la agencia Reuters.

“Convirtieron mi casa en una obra de arte”, dijo Silvia Pérez, sonriendo ante los papeles que brotan de la columnata de su casa, una pieza del artista cubano Elio Jesús Fonseca. “El artista dijo que significaba paz”, agregó.

El gobierno de Cuba, que ha promovido en gran medida las artes desde la Revolución de 1959, creó la Bienal de La Habana en 1984 para promover artistas del mundo. Foto Web.

Propios y visitantes pueden disfrutar la transformación del emblemático Malecón en una galería interactiva al aire libre, lo que ha trasmutado la amplia avenida de seis carriles bordeada por el mar en uno de los lugares más populares del evento artístico.

A lo largo de la acera, este año hay suaves rocas encerradas en losas volcánicas por el artista mexicano José Dávila, mientras que una instalación de luces en remolino de la artista peruana Grimanesa Amoros sobresale de un edificio.

El gobierno de Cuba, que ha promovido en gran medida las artes desde la Revolución de 1959, creó la Bienal de La Habana en 1984 para promover artistas del mundo en desarrollo, especialmente los cubanos.

La construcción de lo posible

En esta edición, 80 cubanos expondrán su trabajo, incluida una actuación de Manuel Mendive, considerado el artista vivo más importante de la isla caribeña. También incluye un gran contingente de artistas europeos y estadounidenses, entre ellos los cubanoamericanos Enrique Martínez Celaya y Emilio Pérez.

El director de la Bienal, Jorge Alfonso, dijo que había sido un desafío organizar el evento dada la difícil situación económica de Cuba (las autoridades lo pospusieron medio año), pero el que haya tenido éxito subrayó la importancia que Cuba le da a la cultura.

“Ni siquiera en los momentos más difíciles hemos renunciado a organizar uno de estos eventos”, dijo a Reuters.

La Habana convertida en una galería de arte al aire libre. Foto Web.

“El eslogan de la edición de este año, ‘la construcción de lo posible’, está relacionado con nuestro ideal de que un mundo mejor es posible”, enfatizó.

De las muestras resaltan los coloridos tapices del maliense Abdoulayé Konaté -que recibirá el título de Doctor Honoris Causa en la Universidad de las Artes (ISA) de Cuba, su alma mater-, los videoartes de la peruana Maya Watanabe, las telas blancas de la cubana Tamara Campo y el tejido de Alexia Miranda, de El Salvador, reseñó la agencia EFE.

Miranda colgó sus «medusas» en el patio interior del Centro Lam, utilizado como espacio de interacción para todo el que quiera tejer los «tentáculos» hechos con gasa médica, escogida por la artista en alegoría a los «altos niveles de violencia que sufre El Salvador».

«Utilizo la gasa como metáfora porque es lo que usas para los raspones, los golpes. Veo el tejido como un espacio de sanación, de encuentro. Me interesa la interacción, el intercambio de energía que se da entre la personas en ese momento en que solo vives el presente», señaló a EFE.

La salvadoreña trabajó en la instalación con universitarios habaneros, ancianos, colaboradores del Centro Lam y turistas, como la andaluza Amparo, quien caminando por el Centro Histórico habanero descubrió el proyecto y se unió para tejer «como lo haría con su grupo de amigas» en su natal Granada.

El eslogan de la edición de este año, ‘la construcción de lo posible’, está relacionado con el ideal de que un mundo mejor es posible. Foto Web.

Ignacio, otro visitante español, se maravilló de que «cuánto y cuán rápido ha cambiado la ciudad», que luce esculturas y grafittis a lo largo del emblemático Malecón, y en varios parques de la zona residencial de Vedado.

Muy cerca del Centro Lam, la galería Factoría Habana también inauguró la exhibición «Intersecciones», una de las propuestas más interesantes de esta edición de La Bienal por lo diverso de los artistas reunidos y el diálogo entre sus obras, propiciado por la comisaria Concha Fontenla.

Más noticias de interés:

 

La nueva Constitución cubana reconoce la propiedad privada

Renuncian más de 1.000 médicos brasileños que sustituyeron a cubanos

4,204,360FansMe gusta
128,918SeguidoresSeguir
289,446SeguidoresSeguir
16,409SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano