lunes, octubre 14, 2019

El agua es más cara para los pobres del mundo

El crecimiento demográfico, la urbanización, la industrialización, el aumento de la producción y el consumo, han generado una demanda de agua potable cada vez mayor. Para los expertos, a partir del año 2030 la humanidad se enfrentará a un déficit mundial del 40% de agua dulce en un escenario de calentamiento global y de guerras en que todo sigue igual, mientras algunos gobiernos se hacen la vista gorda y dejan a un lado a los más necesitados.

Se estima que las poblaciones urbanas en todo el mundo crezcan el doble de tamaño que la población rural, razón por la que las ciudades en desarrollo tendrán 160% más habitantes a lo largo de este periodo. A diferencia, de las poblaciones rurales crecerán únicamente 10% y esto se debe a que cuentan con pocos recursos para financiar una infraestructura que permita el consumo del agua potable.

El Informe de las Naciones Unidas sobre los recursos hídricos en el mundo 2015, cita algunos ejemplos en la región donde se ha agudizado el acceso al agua potable, tal es el caso de Lima, Perú para esa fecha, una familia pobre pagaba a un repartidor US$3 por metro cúbico de agua, más de 20 veces el precio que una familia de clase media paga por recibir el vital líquido en su propia casa.

Es una realidad que las familias pobres utilizan únicamente una sexta parte del consumo de una familia de clase media, pero su cuenta mensual es el triple de lo que paga una familia conectada al sistema urbano peruano. A esta realidad no escapan otras naciones.

En Abidjan, Costa de Marfil, el precio del agua para la gente de pocos recursos es 5 veces más cara que para quienes están conectados al sistema público; en Cali, Colombia y en Túnez, Tunicia el agua llega a ser 10 veces más cara; en Nairobi y Lagos es 11 veces más cara; en Lima 17 veces; en Guayaquil, Ecuador, 20 veces; en Dhaka, Bangladesh, 25 veces; y en el Cairo, 40 veces más. En Venezuela, el pago del servicio es casi gratuito así como la electricidad, el gas, la telefonía, el internet y otros.

Según la Comisión Mundial del Agua para el siglo XXI, precisó que en el año 2010 el costo proporcionar de acceso generalizado al agua potable fue elevado, entre $31 y $35 mil millones de dólares anuales y sostienen estos investigadores que es poco probable que los gobiernos de países en desarrollo tengan los recursos para invertir en una infraestructura de este tipo, incluso contando con “ayuda internacional”.

Sin embargo, en el planeta existe agua suficiente para satisfacer las necesidades crecientes del mundo, pero si no se cambia el modo en que se usa, se maneja y se comparte el recurso, podría generarse una crisis difícil de frenar, puesto que esta se deriva de una mala gobernanza, más que del agua disponible.

Además, el documento de recursos hídricos del 2015, también plantea que las demandas en competencia entre sí aumentan el riesgo de conflictos localizados y conllevarán decisiones cada vez más difíciles en lo que respecta a la asignación de los recursos y a limitar la expansión de sectores cruciales para el desarrollo sostenible. Agrega, que el nexo agua-alimentos-energía saca a la palestra la voluntad política a las decisiones que ayuden a gestionar cada sector, tanto por separado como conjuntamente y esto implica hacer concesiones.

Otros datos importantes y que se mantienen latente porque incrementa la carencia del recurso, es que de las 263 cuencas transfronterizas del mundo, 158 carecen de cualquier tipo de marco de gestión cooperativa y de las 105 cuencas hidrográficas con instituciones hídricas, aproximadamente las dos terceras partes incluyen a tres o más estados ribereños. No obstante, menos del 20% de los acuerdos que las acompañan son multilaterales (UNEP, 2002).

El cambio climático exacerbará los riesgos asociados con variaciones en la distribución y disponibilidad de los recursos hídricos, así mismo al problema contribuye la calidad del agua que se vende en ciudades del mundo en desarrollo, quienes se dedican a satisfacer esta necesidad de servicios formales satisfactorios desmejoran la calidad de vida de los pobladores, ya que la entrega se realiza en camiones repartidores que obtienen el agua de ríos contaminados y de otras fuentes desconocidas, sin ningún control sanitario.

¿Qué entorpece el acceso al agua?

  • Las aguas subterráneas abastecen de agua potable cerca del 50% de la población mundial y representan el 43% de toda el agua utilizada para el riego, informó la FAO 2010.
  • A nivel mundial, 2.500 millones de personas dependen exclusivamente de los recursos de aguas subterráneas para satisfacer sus necesidades básicas diarias de agua, señaló la UNESCO en 2012.
  • Se estima que el 20% de los acuíferos mundiales están siendo sobreexplotados (Gleeson et al., 2012), lo que va a tener graves consecuencias, como el hundimiento del suelo y la intrusión de agua salada.
  • Las pérdidas económicas debidas a los peligros relacionados con el agua han aumentado considerablemente en la última década. Las inundaciones, sequías y tormentas desde 1992, han afectado a 4.200 millones de personas y han ocasionado 1,3 billones de dólares estadounidenses de daños (el 63% de todos los daños).
  • La disponibilidad de agua se enfrenta a la falta de conciencia para su preservación, que derivan en aguas contaminadas y se espera que la eutrofización de las aguas superficiales y las zonas costeras aumente en casi todas partes hasta 2030.
  • Científicos advierten que a nivel mundial, el número de lagos con floraciones de algas nocivas aumentará un 20% por lo menos hasta 2050.
  • A nivel regional, se informa de que el límite global de sostenibilidad ecológica de agua disponible para su extracción ha sido superado por una tercera parte aproximadamente de la población y aumentará hasta aproximadamente la mitad hacia el año 2030.
  • En la mayoría de países, la financiación de las infraestructuras hídricas procede de los gobiernos, aunque muchos países en vías de desarrollo dependen todavía de las ayudas externas para financiar la gestión de los recursos hídricos y los servicios públicos.
  • Desafíos como las crisis económicas, la escasez de alimentos y el cambio climático amenazan con socavar el progreso económico y social de los últimos años.

Seguir leyendo…

Alerta mundial por falta de agua

Superintendencia formula cargos contra Aguas Antofagasta por “reiteradas fallas” en tratamiento de aguas servidas

Comentarios

Ayúdanos a mantener nuestro equipo

4,253,718FansMe gusta
182,601SeguidoresSeguir
294,018SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos