es Spanish

Guerra psicológica: la campaña que busca facilitar la invasión a Venezuela

La lluvia de noticias sobre la reciente movilización de tropas estadounidenses y las amenazas de Donald Trump contra el Gobierno y el ejército venezolano,  son parte de una campaña de guerra psicológica, que busca crear un clima de desestabilización que permita vender la percepción de que  la nación caribeña está en sumergida en una crisis de ingobernabilidad y requiere de una intervención internacional.

Los medios de todo el mundo reseñaron que los Estados Unidos se está preparando militarmente en el Océano Atlántico, con el despliegue de un grupo de ataque de portaaviones en las costas de la península de la Florida.

El portaaviones USS Abraham Lincoln, un crucero misilístico y cuatro destructores fueron posicionados en el mar, como parte de los ejercicios conocidos como Comptuex, que están destinados a alistar a la formación para posible despliegue militar.

Resultado de imagen para Comptuex EE UU

Estos ejercicios se están realizando en medios de las declaraciones del presidente norteamericano, quien no descarta la llegada de tropas a Venezuela, desde Colombia, con el fin de derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

El objetivo de esta matriz mediática es tratar de quebrar a moral del pueblo venezolano y en especial la de Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que está comprometidas con la defensa de la soberanía nacional,  que es un bastión de poder y estabilidad y  representa el principal obstáculo de Washington para perpetrar su invasión a la nación caribeña.

Operación psicológica

Para nadie es un secreto que Venezuela es víctima de una operación de asedio, bloqueo y hostigamiento desde hace años, que se ha ido intensificando en la medida que fracasan los planes de Estados Unidos.

La Casa Blanca ha utilizado diversas herramientas políticas, económicas, financieras, psicológicas,  tal y como ha sido su modus operandi en  países como Siria, Ucrania, Irak, Libia y la antigua Yugoslavia, para desmembrar estos Estados y facilitar su intervención.

A la par del despliegue de la campaña de guerra psicológica,  que se aceleró desde el fallecimiento del ex presidente Hugo Chávez (1999-2013)  y la llegada de Maduro al poder, también se  incrementó  la conciencia y fortaleza del pueblo venezolano.

Por tal motivo, la escalada de agresiones se hizo mayor, hasta llegar al punto en el que el gobierno norteamericano, se valió de una ficha, el diputado opositor en desacato, Juan Guaidó, para que se autoproclamara “presidente interino” de Venezuela, usurpara funciones y sirviera a sus planes injerencistas.

Este golpe de Estado en desarrollo requiere de operaciones psicológicas más fuertes para dividir, persuadir y disuadir, tanto a la sociedad y al ejército del país suramericano.

“Las operaciones psicológicas son acciones, actividades y programas debidamente planificadas destinadas a influir y condicionar la estructura psíquica de los grupos humanos con el fin de obtener conductas, sentimientos y opiniones consecuentes con los objetivos psicológicos propuestos por la fuerza que los aplica”, explica un artículo publicad en el portal Misión Verdad.

En el aspecto ofensivo las tácticas de Washington están dirigidas a intentar destruir la voluntad de lucha del pueblo y las Fuerzas Armadas y ganar simpatía en los seguidores de la oposición.

Resultado de imagen para operación psicológica

Nueva fase

La guerra psicológica contra Venezuela entró en una fase más agresiva desde el pasado 10 de enero, cuando el presidente Nicolás Maduro se juramentó  para ejercer su mandato durante el periodo 2019-2025 tras ser resultar vencedor en los comicios de mayo de 2018 por el 67,7% de los votos.

Estados Unidos, países latinoamericanos gobernados por la derecha y naciones de la Unión Europea, decidieron tildar de ilegítimo su mandato para posteriormente reconocer al autoproclamado , Juan Guaidó.

Desde entonces ha sido evidente un despliegue mediático para tratar de debilitar a Maduro, exaltar a Guaidó y mostrar a Estados Unidos como el policía bueno de la historia.

“La tormenta se acerca. Los militares venezolanos ante la última oportunidad de dejar a Maduro” (Nuevo Herald); “Los líderes europeos se alían para reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela” (El País); “Ayuda humanitaria y ultimátum europeo: Guaidó pone a Maduro contra la pared” (AFP) ; “Trump: Maduro quiso reunirse conmigo; le dije ‘no’, la opción militar sigue sobre la mesa” (EFE); Juan Guaidó: “Nadie está dispuesto a inmolarse con Maduro” (Euronews) y “Desertores del ejército venezolano en el exterior le piden a Trump armas y ayuda militar”· (CNN), son parte de los titulares que las grandes corporaciones mediáticas han publicado en el último mes y medio.

También  se han difundido fotosvideos a través de las redes sociales para crear falsas informaciones (fake news) con la intención de crear alarma, zozobra y descontento.

Al respecto, la primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tania Díaz, denunció recientemente que la campaña de desinformación está basada en la transmisión de mensajes que generan sensibilidad especial, como imágenes de niños y ancianos -de archivo o sobre sucesos en otros países-, para intentar transmitir un reflejo distorsionado de la realidad venezolana.

“Buscan intoxicar a la población con esas noticias y generar odio para crear una ola de violencia en el país”, explicó.

 

El quizá, tal vez de Trump

Un punto clave  dentro de esta operación psicológica ha sido la postura del presidente estadounidense Donald Trump, en torno a la posibilidad de decretar la invasión militar a Venezuela, ya que aunque no ha querido reconocer que es su verdadero objetivo,  en repetidas oportunidades ha dejado esa puerta  abierta al decir que “es una opción que está sobre la mesa”.

Trump, quien es conocido por lo impulsivo y agresivo de su discurso, se ha valido de voceros como el secretario de Estado,Mike Pompeo; el asesor de seguridad nacional, John Bolton; el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams y el senador republicano, Marco Rubio, para desbordar todo tipo de amenazas contra el presidente Nicolás Maduro y el ejército bolivariano.

Como parte del estas prácticas amedrentadoras, Bolton  expuso “accidentalmente” ante las cámaras su libreta de notas en las que se pudo leer la frase :”5 000 tropas a Colombia”, con el fin dejar clara la amenaza del ingreso de tropas a Venezuela desde la nación vecina.

El ensayo

John Bolton anunció que entre el 2  y el 3 de febrero entraría a Venezuela desde territorio colombiano un cargamento de supuesta ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos, lo que de inmediato encendió alarmas sobre un posible enfrentamiento en la frontera colombo venezolana,  que suponía un desenlace, tipo Libia o Siria.

Posteriormente, el presidente de Colombia, Iván Duque, amenazó que le quedaban pocas horas a Nicolás Maduro, un ultimátum que acompañó el autoproclamado Juan Guaidó cuando en una concentración opositora afirmó que no temía a una guerra civil.

Para condimentar la campaña,  se difundieron mensajes en las redes sociales mensajes en los  que se describía por dónde entraría la fuerza multilateral integrada por Brasil, Colombia, detrás Estados Unidos, así como vídeos de supuestas  movilizaciones de tanquetas por la Guajira colombiana y unas fotos de caravana de vehículos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) circulando por Cúcuta y que fueron tomadas del portal web de esta institución y que habían sido tomadas en Siria.

Montaje humanitario

A pesar que esta operación fue una farsa, sirvió como  un ensayo  y  como un medio para ir aumentando la presión y el clima de zozobra en Venezuela.

Para este sábado 23 de febrero la mesa está servida para un nuevo montaje de la guerra psicológica, el autoproclamado ” Juan Guaidó, anunció que ese día ingresará a Venezuela la supuesta “ayuda humanitaria” estadounidense, a través de una logística coordinada por Marco Rubio, para invadir a la nación caribeña.

El propósito de esta jornada es provocar un enfrentamiento en la frontera colombo venezolana, entre los efectivos militares neogranadinos  y los llamados “voluntarios”  opositores que intentarán a toda costa ingresar de forma ilegal la supuesta ayuda,  con los  integrantes de las Fuerzas Armadas  y la Guardia Nacional de Venezuela  que defenderán la soberanía de su patria.

No obstante, Washington pretende debilitar la fuerza militar de los militares venezolanos para que abandonen sus ideales y sucumban a la presión, dejando el camino libre para la invasión.

El propio Donald Trump los amenazó con la ruina y perdición si se mantienen al lado de Nicolás Maduro.

“Si escogen este camino, van a tener oportunidades (…) Pero si escogen el segundo camino y continúan respaldando a Maduro, no van a encontrar puerto seguro, no van a encontrar soluciones fáciles y no van a encontrar salidas(…) Lo van a perder todo”, dijo el lunes durante  un evento organizado por la Universidad Internacional de la Florida, en Miami.

Sin embargo, esta nueva campaña de terrorismo psicológico  parece estar condenada al fracaso, ya que los integrantes de Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela rechazaron las amenazas del mandatario norteamericano y reafirmó “obediencia, subordinación y lealtad” al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En un comunicado difundido este martes,  aseguraron que “jamás aceptará órdenes de ninguna potencia extranjera ni de autoridad alguna que no provenga de la decisión soberana del pueblo”.

Asimismo, afirmaron que las “amenazas, el chantaje y la coerción no fragmentará nuestra dignidad y fortaleza moral, pues no somos mercenarios que se venden al mejor postor, somos hijos de de Bolívar, los hijos de Zamora y los hijos de Chávez, fieles a sus principios de libertad, soberanía e independencia”.

Te interesa leer:

Las claves del montaje humanitario orquestado para invadir Venezuela

Venezuela cierra fronteras aérea y marítima con Aruba, Bonaire y Curazao

Facebook Comments

4,250,335FansMe gusta
172,890SeguidoresSeguir
291,929SeguidoresSeguir
16,519SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -