¿Puede el COVID-19 generar una epidemia de daño cerebral?