es Spanish

¿Se repetirá otro drama como el del Open Arms?

Drama político en Italia: ¿Nuevo Gobierno abrirá fronteras a inmigrantes?

El nuevo gobierno del primer ministro Giuseppe Conte tendrá que decidir si mantendrá o no la prohibición a los barcos de las ONG de entrar en las aguas territoriales de su país


El ultraderechista Matteo Salvini ya no forma parte del Gobierno italiano, hecho que podría originar un cambio en la política migratoria de “puertos cerrados” de la nación europea.

Desde el 11 de junio de 2018,  el líder del partido ultraconservador Liga Norte se mantuvo al frente del escenario político italiano como Vice Primer Ministro y Ministro del Interior, y durante 14 meses se empeñó en erradicar la inmigración ilegal para “limpiar Italia”.

Con su lema: “menos llegadas de inmigrantes a Italia y más repatriaciones” trató por todos los medios de impedir la entrada de buques de migrantes a aguas territoriales de Italia.

Durante su gestión, Salvini implementó en Italia una política de “puertos cerrados” a los inmigrantes. Foto: La Vanguardia.

Bajo su gestión, Roma aprobó a finales de 2018 pasado una dura ley contra los migrantes, que incluyó multas de hasta 5.500 euros para quien rescate migrantes, así como la decisión penalizar el ingreso de barcos de rescate en sus aguas territoriales.

La última ley, adoptada en agosto pasaso, días antes que anunciara que quería poner fin a la coalición gubernamental con el Movimiento 5 Estrellas, le otorgaba amplios poderes para prohibir a los navíos con migrantes rescatados el acceso a las aguas territoriales y a los puertos italianos.

Igualmente, la legislación le permitía confiscar embarcaciones de las ONG e imponer multas, de hasta un millón de euros, a sus comandantes.

El tiro por la culata

Los refranes populares: “la ambición rompe el saco” y “el tiro por la culata” pueden aplicarse al revés político que obtuvo Salvini en los últimos días.

El ultraderechista rompió su alianza de gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), liderado por Luigi Di Maio, con la idea de celebrar elecciones anticipadas y así lograr ser elegido como primer ministro.

Adicionalmente, presentó una moción de censura contra el primer ministro Giuseppe Conte.

“Lo único que los une es su odio hacia la Liga Norte”, se quejó Salvini tras conocerse la nueva alianza de sus opositores para formar gobierno. Foto: BBC

Sin embargo, no contó con que el Partido Demócrata (centro) y el populista 5 Estrellas -anteriormente enemigos políticos- llegaran a un acuerdo para formar un gobierno.

Conte renunció a su cargo y se alineó con sus nuevos socios y el pasado jueves tomó juramento como Primer Ministro para un segundo gobierno que podría permanecer en el poder hasta 2023, cuando están programadas las siguientes elecciones generales.

“Durante 14 meses, Salvini fue la figura dominante en la política italiana. Pero tener una parte del poder no era suficiente para él, quería el poder absoluto. Esto lo llevó a extralimitarse (…) Salvini derribó al gobierno la semana pasada con la esperanza de ganar una posible elección anticipada. Pero resulta que el líder de la Liga no contaba con la posibilidad de que sus oponentes se unieran para detenerlo”, explicó el corresponsal de la BBC en Italia, James Reynolds.

Salvini señaló que no cree que la alianza tenga futuro y expresó que “lo único que los une es su odio hacia la Liga Norte”.

Luciana Lamorgese, la nueva ministra del Interior es señalada como la antítesis de Salvini. Foto: La Vanguardia

Nueva Ministra del Interior

Giuseppe Conte comenzó el pasado jueves su segundo mandato consecutivo al frente del Ejecutivo italiano, el número 66 en 73 años de República Italiana, y formó un gabinete de 21 ministros.

De este total, 10 ministros pertenecen al movimiento Cinco Estrellas, nueve del PD, a los que se sumó Roberto Speranza, del grupo de izquierda Libres e Iguales, quien asumió la cartera de Salud; y la técnica, Luciana Lamorgese,  al frente del ministerio del Interior, que antes ocupaba Salvini.

Lamorgese es descrita en los medios de comunicación como la antítesis de Salvini.

Habituados a un ministro del Interior que hacía propaganda de su mano dura contra la inmigración con una avalancha de publicaciones diarias en Twitter, Instagram y sus directos de Facebook, Lamorgese se presenta con un estilo completamente opuesto. Es funcionaria de carrera; experta en cuestiones de seguridad y migraciones; se le considera una figura neutral y no tiene ninguna cuenta en redes sociales, ya que dice que prefiere que hable de ella su propio trabajo.

En los últimos años ha estado a cargo de organizar los centros de recepción de migrantes y refugiados en el norte de Italia. “Es conocida por promover políticas de integración”, reseña el portal El Independiente.

A sus 66 años, Lamorgese es la mayor del equipo de los nuevos ministros y tendrá que revisar las políticas de Salvini y retomar la gestión de los flujos migratorios en Europa.

“A Lamorgese le toca ahora la asignatura más difícil de su carrera. Deberá reformular los duros decretos de seguridad de Salvini que ponían a las ONG en el punto de mira –pero sin fulminarlos, porque también fueron votados por los grillini– y elaborar una nueva ley de inmigración con la Liga y los neofascistas Hermanos de Italia en pie de guerra. Ella intentará desempeñar su visión intermedia entre la apertura total a la inmigración y el cierre de puertos radical de la ultraderecha”, señaló la periodista Anna Buj, corresponsal de La Vanguardia.

El nuevo gobierno de Giuseppe Conte deberá decidir si aplicará una política más humana respecto al tema de la migración. Foto: El Territorio.

¿Qué hará el gobierno con los migrantes?

La inmigración será, junto con la economía, una de las principales preocupaciones del nuevo gobierno de Giuseppe Conte, quien aseguró que retomaría el diálogo sobre este tema con la Unión Europea (UE).

“Tenemos que retomar las negociaciones con la UE para superar el reglamento de Dublín y alcanzar finalmente una gestión europea del problema de la inmigración”, afirmó en Facebook.

Este reglamento establece que el país de llegada tiene que ser el que trata las demandas de asilo, lo que sitúa a Italia en primera línea de los flujos de migrantes procedentes de Libia, en particular.

Asimismo, el programa de su nuevo gobierno, incluye una “fuerte respuesta europea al problema de la gestión de flujos migratorios”. Por ello, algunos medios y analistas se muestran optimistas con un giro en la política migratoria de Italia.

El consejo de ministros impugnó en su primera sesión una ley de la Región Friuli porque contiene algunas disposiciones discriminatorias hacia los extranjeros.

En tanto, en Calabria el exalcalde de Riace Domenico Lucano, quien había sido acusado de favorecer la inmigración ilegal, pudo retornar a su pueblo, después de casi un año de exilio. Ya que un tribunal levantó  la prohibición que tenía de habitar en la localidad.

Sin embargo, algunas voces advierten que el nuevo gobierno de Conte no puede asumir muchos riesgos, ya que las políticas antimigrantes le sumaron muchos votos a Salvini. 

“El nuevo gobierno buscará un diálogo más sostenido con la UE sobre la solución de Dublín, y habrá un tono menos duro con las ONG. Aunque Salvini ha bajado en los sondeos, que le dan ahora 32 % a 33 % de intención de voto (contra los 36 % 38 % de hace un mes), el nuevo gobierno no podrá poner en práctica una acogida de migrantes sin límites que sería políticamente peligrosa”, aseguró Lorenzo Castellani, profesor de la universidad LUISS de Roma.

¿Entrarán o no los barcos?

Los dirigentes del Movimiento 5 Estrellas y los del Partido Demócrata no acaban de ponerse de acuerdo en cuál será la política migratoria del Gobierno italiano.

Un punto en el que chocan es en la decisión de mantener o no la prohibición de entrar en aguas territoriales a los barcos de las ONG.

La alianza entre el M5S y el PD no decide si mantendrá o no la prohibición de entrar en aguas territoriales a los barcos de las ONG. Foto: Web.

Mientras que los representantes del M5S han expresado sus dudas de revocar la medida impuesta por Salvino, los del PD exigen que se permita el desembarco de los inmigrantes.

“No queremos que se produzcan más estas cosas. No es humano”, indicó en Twitter el secretario general del PD, Nicola Zingaret.

En lo que sí están de acuerdo ambos partidos es en la necesidad de una mayor implicación de la Unión Europea frente a este fenómeno, así como la revisión del Tratado de Dublín, en lo que atañe a la legislación europea destinada a gestionar la acogida de refugiados en la UE.

Pero, ¿qué ocurrirá con el próximo rescate de un barco de una ONG frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa? ¿Se abrirán los puertos? Es la pregunta que se hace la opinión pública.

Mientras tanto, el ultraderechista y ahora férreo opositor Matteo Salvini ya anunció que no se quedará con los brazos cruzados: “Si los puertos se reabren a los migrantes, libraremos la batalla en el Parlamento y, democráticamente, con manifestaciones en las calles”.   

Te interesa leer

Facebook Comments

4,251,339FansMe gusta
174,866SeguidoresSeguir
292,365SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -