Missi Alejandrina, poesía desde México

Captura de pantalla 2015-09-23 a las 10.22.27

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pronombres

Yo:               Puente quemado. Espacio en primavera de cascarones de huevo rotos
Tú:               Barco de rescate invisible, pistola de bengalas
Ella:             Prisión de mar, Isla fantasma, culpables y crímenes dibujados en la arena
Nosotras:    Nadie contra nadie
Ustedes:      Se acabaron las bengalas, rescate imposible
Ellas:           Archipiélago, primeras personas del singular desactivadas, enjambre de islas
Aisladas

 

Presentación ante el Árbol de ángeles

– Tienes una «yo» en ti… ¿Verdad?
– No, no tengo una «yo», vivo debajo de las rocas
– ¿Puedo visitarte algún día?
– No dejo que me visiten las intrusas, no me mostrare
– ¿Por qué? No soy ninguna clase de intrusa
– Si lo eres, eres una autómata, una sombra
– ¿Has oído alguna vez sobre el principio de identidad?
– No he estado ahí aún
– Escribe un poema para <<Mí>>
– No hay poemas en <<corazón>>
– Solo te pido un poema
– Escribe primero tú un poema
– No, yo te lo he pedido primero
– No, tú escribe un poema, INSISTO
– No quiero
– ¿Qué quieres?
– Que escribas un poema para <<Mí>>
– ¿Un poema a su inmensa gloria, Majestad?
– Como sea, solo entrégame un poema, solo uno, no es mucho, yo creo en ti
– No te creo
– Fallaste, tú eres la autómata, tú no puedes escribir un poema para <<Mí>>
– ¿Cómo sabes que tú no eres una autómata?
– Tú fuiste la que no pudo escribir un poema para <<Mí>>
– Para escribir un poema se necesitan emociones
– Las autómatas no tienen emociones, tú no tienes emociones
– Las autómatas usan la lógica
– Usas la lógica, eres una autómata
– Tú no eres capaz de decirme que soy y que no
– “Cogito ergo sum”
– Tú no existes porque no piensas
– ¿Qué crees que hago entonces?
– Me haces preguntas sin sentido
– ¿Tú piensas? ¿Puedes saber si algo existe o no?
– Si, a menudo lo hago, la lógica me ayuda mucho a distinguir
– ¿Podrías explicarme con tu lógica que es el color rojo?
– ¿Tú puedes hacerlo?
– No me entenderías, necesitarías saber lo que es la sangre
– Explícame porque tú no puedes existir sin <<Mí>>
– ¿Por qué no puedo estar sin <<Mí>>?
– Yo quiero estar contigo
– ¿Puedes estar tú sin <<Mí>>?
– Pero no me quedare si eres mala conmigo
– Eres una autómata
– Las autómatas están destinadas a servir
(Silencio)
– ¡Silencio!
– ¿Qué es el silencio?
– El silencio cae cuando lanzas preguntas
– No has respondido ninguna de mis preguntas
– ¿Qué respuestas quieres?
– Las únicas que solo una «Yo» podría darme. Las respuestas que me expliquen el sentido total del silencio
– Una «Yo» pero no yo. Tú existes
– Entonces… ¿eres una autómata no?
– Entonces soy una autómata muy extraña
– ¿Qué harás con esa verdad?
– Hablarte, esperarte debajo de la piedra de la locura, regalarte mis palabras, servirte.

 

Captura de pantalla 2015-11-30 a las 16.41.48

La poesía mexicana contemporánea está dando que hablar, hace poco la joven poeta Missi Alejandrina lanzó su primer libro «La Extranjera», donde deja constancia de un registro lírico como primer acercamiento hacia la poesía.

Además de su trabajo literario, está constantemente trabjando en imaginarios pictóricos que hacen de sus palabras, palabras de más decires, decires de más imágenes como imágenes sin palabras. Hay juego, está claro.-

Missi Alejandrina es de la ciudad de Puebla, México. Allí la escena de poesía la llevan algunos jóvenes y otros artistas extranjeros, hay una mezcla de reactores que hace de Puebla un lugar sagrado para este tipo de prácticas escriturales, pues se hacen bastantes lecturas, conciertos y lanzamientos como para entender que la ciudad tiene movimiento. Pero algo pasa con la circulación, y es que en la mayor parte de las ciudades del mundo, la poesía no transita si no está forzada por cierta élite, digo forzada en el sentido de que ella no busca, sino que muchas veces es “encontrada”.

La poesía de Missi Alejandrina no es de élite ni menos extranjera, aunque recibe influencias como las de Hölderlin, Heidegger, Lautreamont, especialmente Pizarnik del sur del mundo, y en total, la mayoría poetas muertos, son la constancia de su lectura, de un trabajo escritural que seguramente lo llevará muy lejos.

Link al libro: https://www.createspace.com/5493350

El Ciudadano

4,225,191FansMe gusta
143,728SeguidoresSeguir
288,923SeguidoresSeguir
16,465SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -