En el 2018 se produjo un fenómeno que rompió los records de ascensión

Subir al Everest: ¿Un reto o un negocio?

Escalar esta majestuosa montaña cuesta entre 26 mil y 115 mil euros, aunque existe una tarifa intermedia de 60 mil euros

El “Techo del Mundo”, así se le conoce al reconocido Everest (8.848 metros), montaña que actualmente es el sitio de moda para quienes desean y disfrutan de este deporte. Sin embargo, esto se ha hecho tan popular que se puede esconder un gran negocio en el que el llegar a la cúspide ya no representa un desafío.

En el 2018 se produjo un fenómeno que rompió los records de ascensión, a registrarse un total de 802 personas. Estas lograron conquistar la cima tal y lo consiguieron, con mucha dificultad, Reinhold Messner y a Peter Habeler el 8 de mayo de 1978, quienes desafiaron a la ciencia y a la medicina, por lo cual pasaron a la historia como unos héroes.

En esa ocasión, ambos alpinistas prescindieron del aire embotellado y demostraron que el ser humano podía sobrevivir tirando de pulmones en lo más alto del planeta.

“Son turistas” dice Messner en una nota reseñada por El País, quien ve con sorpresa que sólo el cuatro por ciento de las cuatro mil 833 ascensiones que registra la montaña lo logran sin ayuda de oxígeno en bombona, sino a través de una forma de dopaje “aceptada y recomendada” que no desean que la montaña se convierta en un cementerio.

Es por ello que ven con preocupación cómo su sueño de escalar esta majestuosa montaña se convierte cada vez más en un negocio, alejado del sueño de él y su compañero de tener un Everest limpio, ético, lo cual era una forma de respetar la montaña más elevada.

“Todos los grandes alpinistas de la actualidad siguen la senda dibujada por Messner: dificultad técnica, ligereza, escasez de medios, velocidad, osadía… pero su ejemplo no significa nada en las dos rutas normales que conoce el Everest, una desde su vertiente de Nepal, la otra desde Tíbet”, refleja el diario español.

Desde Nepal se produce el 64 por ciento de los ascensos, mientras que el resto se hace a través de China para llegar al Tíbet, mientras que en el número de muertes realizando la proeza, la cantidad es idéntica en ambos lugares, según datos de Himalayan database.

Como ir a un estadio de fútbol

Sin embrago, para los primeros en conquistar la cima, muchos de los que hacen esta travesía “jamás deberían hacerlo”. Es más, ahora se observan  colas para poder subir esta montaña, por lo que antes parecía un sueño inalcanzable y bastante difícil de conseguir, ahora es comparado con la asistencia a un estadio de fútbol.

“China, cuya vertiente es más austera que la de Nepal, quiere que su ruta sea igual de popular, busca clientes y la creciente demanda se los concede, lo que se traduce en una guerra de precios al alza”, resalta el rotativo.

Escalar el Everest cuesta entre 26 mil y 115 mil euros, aunque existe una tarifa intermedia de 60 mil euros. ¿En qué varían? En que las tarifas más bajas están manejadas por agencias en Nepal, mientras que las más altas pertenecen a empresarios extranjeros que llegan a emplear varios guías para una sola persona.

El costo de los implementos también es un negocio. El oxígeno embotellado cuesta cinco mil 300 euros (unas 20 botellas), que es la medida perfecta para no congelarse, dormir bien y no comprometer ni la ida ni la vuelta en la montaña.

Esto dista mucho de la aventura de 1978, donde los dos soñadores sufrieron cansancio extremo, alucinaciones, pérdida del aliento en varios tramos del camino; que sólo estaban motivados por llegar a la cima, a pesar de todos los pronósticos.  “Fue mi alma quien me condujo hasta la cima”, escribiría Messner.

2019 sigue recibiendo visitantes

Vale resaltar que el primer ascenso oficial del monte Everest lo llevaron a cabo el neozelandés Edmund Hillary y el nepalés Tenzing Norgay, quienes conquistaron la cima el 29 de mayo de 1953.

Sin embargo, para esta temporada, un total de 378 escaladores pertenecientes a 41 equipos de expedición recibieron permiso para escalar el monte Everest en primavera, que es la estación del año donde es más atractivo realizar este desafio.

De ellos, 13 son nepalíes, reseña la agencia cubana Prensa Latina, por lo que el número de escaladores es superior a la del año pasado.

Pero no sólo el Everest recibirá visitantes este año, las montañas aledañas como los montes: Lhotse (8516 m), Makalu (8485 m), Annapurna (8091 m), Nuptse (7861 m), Ama Dablam (6812 m) y Saribung (6328 m) también son parte del atractivo.

En total serán 842 escaladores pertenecientes a 106 equipos de expedición que visitarán unos 30 picos en el continente asiático.

Si deseas conocer más información, te invitamos a leer:

4,202,872FansMe gusta
128,532SeguidoresSeguir
289,448SeguidoresSeguir
16,407SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano