La Cuarta Urna

En Chile se le ha perdido el respeto al pueblo, se le ha perdido en cada ciudad donde débiles municipios son cooptados por el cáncer partidista con origen en Santiago y en otros casos provenientes de internacionales que hoy traicionan sus bases morales corrompidas por el gran capital, cayendo en un ejercicio del poder que nada pregunta y todo lo impone desde cúpulas.

Tal borregos nos mantienen teniendo el Municipio y el Ejecutivo amplias facultades para el uso de plebiscito, éste aún parece estar truncado por falta de conocimiento de la autoridad local o por notable abandono de deberes al no consultar al pueblo que le ha elegido ¿Pueblo ahora qué quieren? , por último en señal de cortesía por el apoyo brindado para la población que va a los comicios de elección de representantes.

El avance truncado de la democracia en Chile por una dictadura de 17 años y 20 años de gobierno aliancista-concertacionista de “10 capitalistas” ayudados por el clientelismo de la clase partidista, nos tienen hoy en un estado de indefensión ante el capital transnacional inescrupuloso, al que Ominami junior ha propuesto entregarles otro cinco por ciento de Codelco, sin rectificar a la fecha, con propuestas como que el cobre es chileno y a la refinación, están invitados, pero por ello pagan tributo y en beneficio de los pueblos de Chile por dar un ejemplo. La consulta a la ciudadanía sigue restringida pese a que en el programa de gobierno de Michelle Bachelet se hablaba de gobierno ciudadano, iniciativa ciudadana de Ley y materias referentes a el avanzar a la concreción de un sistema democrático que terminando su período sigue siendo oligárquico, y desigual.

En gobierno “socioslistos” han seguido gobernando el neoliberalismo traído por los chicago boys, Guzmán y la Constitución dictatorial que consagra el saqueo a los pueblos de Chile. Un modelo diseñado por la extrema derecha y bien administrado por la Concertación, que dicho sea de paso engordó a algunos peces vendiendo Matria y dejando al cardumen esclavo de un sistema apoyado por una maquinaria de mass media alienados con una ideología de catacumbas.

En penumbras sin embargo parte de los pueblos una lux percibió, reaccionado al fotón que no estaba en laboratorios de un LHC, si no el uso de la memoria política, en el estudio de las épocas de ágora, donde florecía el talento llenando de luz la vida de la ciudad la búsqueda de la verdad y no se ponían mantos sobre el oscurantismo imperialista de quienes se creyeron los elegidos.

Relacionado:  PDI detiene a Mayor de Carabineros que disparó e hirió a escolares del Liceo 7

La expansión de un timador Occidente, está en manos del “Juicio Final”, dictado por quién, por quienes tengan el coraje suficiente de enfrentar a la gran patraña, aquellos iluminados que iluminan con solidaridad y acciones directas por hacer posible que sean solo los pueblos y nadie más quienes decidan su futuro. Si la noosfera existe, hay un sentimiento común en oportunidades, un halo imparable que casi se puede olfatear, pero lo que resulta más extraño es por qué existe desconexión de la voluntad terrestre, con las determinaciones de la tecnocracia dominante. ¿Ansias de poder de una clase inteligente? ¿Imposición verticalista?

Relacionado:  INDH O’Higgins presentó cuatro querellas por uso de escopetas antidisturbios

El recuperar la democracia y las consultas ciudadanas desde los pueblos y para los pueblos, es nuestro desafío y para ello solo hizo falta un correlacionador del juego en que nos hemos visto envueltos, mirar la vecina Bolivia, la hermana Venezuela, pensar a la técnica no para controlar, sino para satisfacer necesidades populares de participación, aún no resueltas por una transición incompleta de origen golpista que siempre ha temido a la manifestación soberana de una Asamblea Constituyente y Ciudadana.

Un periodista libertario llamado Francisco Luna, en Asamblea lo propuso racionalmente: “que se incluya en la papeleta de diciembre la elección de Presidente y se plebiscite a la vez la necesidad de Nueva Constitución mediante Asamblea Constituyente, aprovechemos bien el papel”, insistió . La duda era qué diría al respecto el Tribunal Constitucional y el Tribunal Calificador de Elecciones, pero si fuese posible, reflexionamos, sería un proceso vinculante que coronaría el Bicentenario si así lo determinase la Presidenta como sello democrático para quien venga, y mejor aún, quien le suceda estaría por voluntad popular encargado de transitar al estado de Asamblea Constituyente, sin por ello perder el orden, en un país que se cree Tercer Mundista y lo ha sido a medias.

Ni diputados, ni senadores, ni Presidentes, Cuarta Urna y Asamblea Constituyente


Por Bruno Sommer

El Ciudadano

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa.

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

4,275,742FansMe gusta
273,257SeguidoresSeguir
333,119SeguidoresSeguir
16,800SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos