20 años sin Gilda: reina y figura de la música tropical latinoamericana

gildaHoy se cumplen 20 años desde la partida de una de las cantantes más trascendentales de la cumbia y la movida tropical latina. Miriam Alejandra Bianchi, más conocida como Gilda, se convirtió en un ícono popular y su legado artístico ha mantenido una inédita vigencia e influencia en el presente de la cumbia.

La joven Miriam Bianchi nació el 11 de septiembre de 1961 en Villa Devoto. Hija de un empleado municipal y de una profesora de piano, Gilda albergó desde muy pequeña su sueño de ser cantante.

Sus sueños sufrieron su primer revés cuando, en la adolescencia, su padre falleció a raíz de un ACV. En este contexto, Miriam debió comenzar a trabajar en un jardín de niños con su madre, para aportar a la economía familiar. Eso provocó que más tarde se especializara como maestra jardinera y comenzara a trabajar en el rubro.

Gilda se casó en marzo de 1984 con Raúl Cagnin y tuvo dos hijos: Mariel y Fabricio. Su historia, sin embargo, sufrió un brusco revés al comenzar a levantar su carrera musical. El sueño y la lucha por consolidarse como una artista provocó el quiebre de su matrimonio, la resistencia de sus padres y los reproches de sus hijos. Sin embargo, al conocer al productor Toti Giménez, éste advirtió el potencial artístico en su figura y la ayudó a grabar «De corazón a corazón», el primer disco que Gilda edita en 1992.

Posteriormente se sumarían otros cinco discos, un lanzamiento al año. En 1995, ya encaminada hacia la cumbre de la movida tropical, Gilda editó «Pasito a Pasito» y «Corazón Valiente», uno de sus discos emblemáticos, cuya portada, además, ha tomado relevancia histórica con el paso de los años.

GILDA, EL ÍCONO FEMENINO DE LA CUMBIA

0018161211La irrupción de Gilda en la escena de la música tropical fue rupturista: su rostro angelical y voz dulce contrastaba profundamente en un mercado que hasta entonces era dominado de forma casi absoluta por hombres.

Las canciones de Gilda, sobre amor, desamor y la misma vida, llegaron a aportarle un nuevo aire femenino a la cumbia argentina y a sentar las bases de un legado artístico admirado de forma transversal. 

Pese a su crecimiento en la industria, Gilda buscaba nuevos horizontes en su carrera. Antes de morir, la artista contemplaba ir a probar suerte a México, pero un lamentable accidente terminó con su vida mientras ella recién comenzaba a brillar. A los 35 años, la artista viajaba junto a su hija, su madre y tres músicos cuando el auto sufrió un abrupto choque en el kilómetro 192 de la ruta nacional 12, camino a Chajarí, Entre Ríos.

En el accidente murió Gilda, su hija Mariel y su madre Tita. Sólo el hijo de la artista, Fabricio, y su productor Toti Giménez lograron sobrevivir. Desde entonces, el lugar se ha convertido en un santuario al que incluso se le atribuyen milagros. Lo cierto es que la muerte de Gilda marcó a cientos de fanáticos que hasta el día de hoy añoran sus canciones y bailes.

Diversos mitos rodean su vida y muerte hasta hoy. Por ejemplo, se dice que en el lugar del accidente se encontró el cassete con la emblemática canción «No es mi despedida», publicada después de su muerte y que señalan que la artista pudo haber intuido lo que ocurriría.

Próximamente, en tanto, se estrenará la película que aborda la vida de la cantante argentina, interpretada por la uruguaya Natalia Oreiro. El trailer ya fue publicado y su estreno, esperando por seguidores de Latinoamérica y el mundo, está contemplado para el próximo 15 de septiembre de 2016.

4,205,762FansMe gusta
129,486SeguidoresSeguir
289,442SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Theresa May podría renunciar en 24 horas, según medios británicos

Este miércoles en la noche renunció la lideresa de la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, por negarse a presentar al...

Edición Impresa El Ciudadano