El Vaticano se pronuncia: «vergüenza y dolor» por los abusos sexuales en Pensilvania

El Vaticano expresó «vergüenza y dolor» ante el informe del Gran Jurado de Estados Unidos que detalla décadas de abuso sexual en la Iglesia Católica, especialmente en Pensilvania. Se trata de la primera reacción de la Santa Sede ante los aberrantes relatos.

En la respuesta, el papa Francisco dijo que entiende cómo «estos crímenes pueden sacudir la fe y el espíritu de los creyentes» y se comprometió a «erradicar este trágico horror».

«En cuanto al informe hecho público en Pensilvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos que enfrentan estos horribles crímenes: la vergüenza y el dolor», dijo Greg Burke, director de la Oficina de Prensa del Vaticano. «La Santa Sede trata con gran seriedad el trabajo del Gran Jurado Investigador de Pensilvania y el extenso informe provisorio que ha producido. La Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores«, agregó.

Los aberrantes casos

«Los sacerdotes estaban violando niños y niñas, y los hombres de Dios que fueron responsables de ellos, no solo no hicieron nada, sino que lo ocultaron todo durante décadas«, dice el informe que recoge los relatos de las víctimas.

La mayoría de las acusaciones detalladas en el nuevo informe son «demasiado viejas para ser enjuiciadas», según el Gran Jurado, que determinó que la mayoría había ocurrido antes de 2002.

Ese fue el año en que los obispos católicos de EE. UU. implementaron nuevas pautas en torno al abuso sexual, que incluyeron la remoción del clero acusado de su cargo, casi de inmediato, y la presentación de denuncias a la policía.

«Al no encontrar casi ningún caso después de 2002, las conclusiones del Gran Jurado son consistentes con estudios previos que muestran que las reformas de la Iglesia Católica redujeron drásticamente la incidencia del abuso infantil por parte del clero», continuó la declaración.

Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte

Aún así, el Vaticano dijo que «alienta la reforma continua y la vigilancia en todos los niveles de la Iglesia Católica, para ayudar a garantizar la protección de los menores y los adultos vulnerables de los daños».

«Las víctimas deben saber que el papa está de su parte», continuó la declaración. «Los que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye las vidas de los inocentes».

La horrorosa historia de los sacerdotes que usaron crucifijos para cometer abusos sexuales

4,205,762FansMe gusta
129,486SeguidoresSeguir
289,442SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

EE. UU. busca aplicar condena a Assange por hasta 170 años

Estados Unidos tensó aún más la cuerda con la que pretende asfixiar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, con la presentación de...

Edición Impresa El Ciudadano