La madre de Jesús Zenteno exige justicia

Caso Hotel Principado de Asturias: Inició juicio contra los jóvenes prisioneros de la revuelta

"Es súper injusto lo que están haciendo con estos jóvenes, el gobierno los quiere hacer ver como unos delincuentes y terroristas, y ellos son estudiantes, lo único que querían era justicia, igualdad ante la sociedad y para todas las personas. Ellos salieron a luchar por eso tenemos que dar la lucha para tratar de liberarlos, porque es injusto que les quieran aplicar de 25 a a 30 años", indicó la madre de Jesús Zenteno.

Durante este viernes inició en Tribunales el Juicio Oral contra los presos de la revuelta Jesús Zenteno (22), Matías Rojas (19) y Benjamin Espinoza (19).

Luego de un tormentoso periodo de investigación y fase de acusación previsional donde los jóvenes estudiantes universitarios y secundarios, fueron denunciados y detenidos irregularmente, por el siniestro al Hotel Principado de Asturias y acusados bajo la Ley de Control de Armas e Incendio, esperan a una resolución a su caso, donde los inculpados y sus familias acusan que están siendo víctimas de un montaje.

El caso contra los jóvenes que ya cumplen más de un año en prisión preventiva en la cárcel de Santiago 1, ha estado lleno de irregularidades.

En primer lugar, según las declaraciones dadas por los familiares, los acusados y por los mismos Carabineros involucrados -quienes habrían trabajado como agentes encubiertos en la manifestación del 12 de noviembre- ingresaron con ellos al Apart Hotel que fue incendiado, información consignada por el medio La Voz de los que Sobran.

Se suma a los antecedentes que, dos días antes del siniestro sin la orden de ningún juez, Jesús y Benjamín fueron perseguidos por Carabineros de civil. A pesar de esto, la Fiscalía pide 25 años de prisión para Zenteno, quien es estudiante de Pedagogía en música. Para Matías, la pena solicitada es de 29 años, mientras que para Benjamin, se pidieron 24 años de presidio.

La cronología de los hechos

Según consigna la periodista Camila Sierra Madrid, en un reportaje publicado en la edición impresa N°245 en noviembre del 2020 por el periódico El Ciudadano, el 12 de noviembre de ese mismo mes, el Hotel Principado fue incendiado y los acusados del siniestro Jesús Zenteno Guiñez (22), Benjamín Espinoza (19) y Matías Rojas (19) fueron detenidos el 14 de noviembre del 2019 luego de asistir a las marchas convocadas en Plaza Dignidad.

Los tres jóvenes fueron seguidos durante dos días por un infiltrado ‘intra-marchas’, pero sin la orden de ningún juez. Según indica Lorenzo Morales, quien es abogado defensor de Matías Rojas al medio La voz de los que sobran:

“El proceder de este equipo sería ilegal, pues la policía en un Estado de derecho y democrático no puede actuar por sí sola, sin la previa orden de un juez, debido al artículo 226 bis del Código Procesal Penal, en el que se establece el uso de agentes encubiertos solo si el Ministerio Público posee la autorización de un juez de garantía para proceder una investigación”.

Lorenzo Morales, Abogado defensor de preso de la revuelta.

Prueba de lo anterior también son las fotografías presentadas por la parte persecutora, donde se muestra en la investigación las actividades de los jóvenes durante la mañana, para continuar con el seguimiento hasta el jueves 14 de noviembre. En una de las imágenes aparece Jesús cruzando una calle con audífonos.

En conjunto a esto, la familia de Matías también denuncia la presencia del teniente Pablo Cabezas, quien habría liderado otro grupo de agentes del OS-9 que se vistió de civil para realizar seguimientos, el cual registró la casa del imputado sin un papel judicializado que autorizara esta invasión al hogar de Rojas.

“Cuando vinieron a registrar mi casa, no tenían ninguna orden. El carabinero me dijo que la orden la tenían en el celular y la tenían que imprimir, y que si se la pedíamos tendrían que entrar rompiendo puertas, y que era mejor que no fuera así, que la hiciéramos a la buena”, recuerda Elsa Marambio, quien añade que ninguno de los carabineros se identificó en ese momento, según consigna La Voz de los que Sobran.

Testimonios del dueño del hotel

En la declaración oficial, Juan Carlos Torre, administrador del hotel e hijo del dueño Lucio Torre, quien vio los destrozos el día del siniestro, expuso en su testimonio un antecedente que se contradice con las declaraciones de uno de los testigos uniformados.

Torre explicó que a las 20 horas un grupo de sujetos dirigidos por un líder se acercaron al hotel, frente a la Hacienda Gaucha y “con un galletero hicieron un forado a la puerta de servicio por donde ingresa al personal (…) ingresó una mayor cantidad de sujetos, tanto a la fuente de soda como al hotel, oportunidad donde subieron al segundo o tercer piso, ingresando a una habitación e iniciaron un incendio, propagándose hasta las habitaciones aledañas”.

Estas declaraciones no concuerdan con lo expuesto por el testigo principal del incidente: David Gaete Beltrán, teniente de la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros, jefe de uno de los equipos “Intra Marchas”, quien en su declaración oficial del caso expone que el incendio comenzó en un piso distinto al descrito por el administrador y otro horario según lo apuntado por Torre.

Según reza la declaración oficial, Gaete relata que a las 19:30 horas del mismo día, siguió a los sujetos quienes hicieron ingresó al Hotel Principado, subió por las escaleras hasta el cuarto o quinto nivel, información que no recuerda bien, ya que el lugar estaba muy oscuro, para luego entrar a una habitación que daba hacia Vicuña Mackenna, en donde dos sujetos lanzaron bombas molotov hacia una muralla, donde también había ropa de cama, provocando un incendio.

Una investigación que no se sustenta

Los abogados defensores de estos jóvenes perseguidos por Carabineros de Chile, han criticado en diversos medios de comunicación que la investigación no se sustenta en pruebas materiales y que solo se mantiene en pie gracias a las declaraciones de los uniformados persecutores.

Sin embargo, un elemento clave de la investigación es el registro del circuito cerrado de televisión del hotel, el cual puede obtenerse a través de un DVR, un master donde se obtienen las imágenes de las cámaras del inmueble.

Según el abogado de Matías Rojas para el medio La Voz de los que Sobran, para obtener este master, se debe poseer algún conocimiento técnico interno para sacarlo o retirarlo, lo que llamaría aún más la atención que precisamente en este caso, algunos encapuchados lo quitaran, cuando se requiere conocer el sistema.

Manifestaciones de apoyo a los jóvenes presos

Al ser el primer día de un juicio que podría acabar en 30 días, los familiares y amigos de los jóvenes presos de la revuelta convocaron a una reunión en protesta al caso que se ha calificado como un montaje, a las afueras del centro de justicia ubicado en Avenida Pedro Montt 1606, cerca del Metro Rondizonni.

Desde las afueras de los tribunales, la madre de Jesús Zenteno exigió justicia y la liberación tanto de su hijo, como de Matías Rojas y Benjamín Espinoza Gatica

«Es súper injusto lo que están haciendo con estos jóvenes, el gobierno los quiere hacer ver como unos delincuentes y terroristas, y ellos son estudiantes, lo único que querían era justicia e igualdad ante la sociedad y para todas las personas. Ellos salieron a luchar por eso tenemos que dar la lucha para tratar de liberarlos, porque es injusto que les quieran aplicar de 25 a a 30 años. Esto no puede ser, es una eternidad, son más años de los que han vivido», expresó visiblemente emocionada.


Comparte 👍

Comenta 💬