Cinco presos menos en Guantánamo

Guantánamo

Cinco nuevos presos han sido transferidos de la prisión de Guantánamo en la que llevaban retenidos más de doce años, a pesar de que en el año 2009 fueron declarados aptos para ser liberados. Según informó el Departamento de Defensa, los cinco hombres fueron detenidos en Pakistán por supuesta vinculación con la organización terrorista al Qaeda.

Durante el último mes, la administración estadounidense transifirió a veinte presos de Guantánamo: estos últimos cinco de procedencia yemení enviados a Omán y Estonia, otros seis más que recibió Uruguay, cuatro repatriados a Afganistán y otros cinco que fueron enviados a Kazajistán.

Parece que Obama está actuando a contrarreloj para tratar de cerrar este centro de detención durante los escasos dos años que le quedan de mandato en la Casa Blanca para cumplir aquella promesa que hizo hace más de seis años y que le ayudó en gran parte a ganar las elecciones de 2008. Obama prometió cerrar el centro penitenciario de Guantánamo, donde a menudo se pisotean los derechos humanos de los presos y a donde fueron enviados todas aquellas personas sospechosas de terrorismo para Estados Unidos, motivo suficiente para encarcelarlos durante años sin necesidad de que existieran cargos ni juicios.

Tras los atentados ocurridos el 11 de septiembre, el entonces presidente de EEUU George W. Bush firmó un decreto sobre ‘Detenención, tratamiento y enjuiciamiento de ciertos extranjeros en la guerra contra el terrorismo’. Este decreto permitía detener a cualquier ciudadano no estadounidense del mundo sin necesidad de cargos ni juicios, con la simple justificación de ser ‘sospechoso de terrorismo’.

Guantánamo fue el lugar elegido por el gobierno de los Estados Unidos para enviar a estas personas a las que privaban de su libertad de forma totalmente arbitraria. Este centro de detención llegó a tener cerca de 800 prisioneros de los cuales, la gran mayoria, no tenía cargos impuestos en su contra. A día de hoy, aún sobreviven en Guantánamo 122 detenidos, la mayoría de los cuales son considerados aptos para abandonar la prisión desde hace años.

Anterior al traslado de estos cinco reclusos de Guantánamo que ya habían sido nombrados excarcelables, a principios del pasado mes de diciembre otros seis presos vieron su vida mejorada y cambiada gracias a su translado a Uruguay, país que les dio una grata binvenida. Los seis reclusos pasaron más de diez años en la base militar estadounidense situada en suelo cubano y, a pesar de ser nombrados excarcelables en 2009 y ser considerados poco peligrosos, continuaron entre las paredes del horrible centro penitenciario sin cargos ni juicios hasta hace poco más de un mes.

Aunque EEUU exigió en principio que los ex reclusos no pudieran abandonar Uruguay en dos años, el gobierno de este país declaró que los hombres podrían irse y abandonar el país cuando quisieran. Los seis ex prisioneros, en cambio, parecen vivir contentos en Montevideo, donde algunos ciudadanos identificaron la casa en la que vivían y les donaron ropa, alimentos y distintos objetos para ayudarles en su adaptación.

Este traslado acerca un poco más el cierre del espantoso centro de detención que sirvió a Estados Unidos para llevar a cabo todo tipo de detenciones injustas y arbitrarias y que, a día de hoy, sigue albergando la vida de muchas personas que no tienen cargos en su contra ni han sido sometidas a un juicio justo.

4,200,479FansMe gusta
127,791SeguidoresSeguir
289,501SeguidoresSeguir
16,405SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano