Argentinos hacen malabares y cuentan cuidadosamente el dinero para llegar al final del mes

Las políticas económicas de Mauricio Macri como el tarifazo, el recorte al déficit fiscal, la subida de los precios en los alimentos y de la inflación que se ubicó en 27% mantiene a los argentinos haciendo malabares y contando las guitas (nombre coloquial del dinero en porteño) para sobrevivir al debacle económico que empieza a sentirse.
El Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) reveló que el mes pasado el Índice de Precios al Consumidor se incrementó en un 3,7 por ciento alcanzando su nivel más alto en los últimos 25 meses, así lo indica Prensa Latina.
Entre enero y junio la subida de los precios fue de 16 por ciento, superando por un punto porcentual a lo previsto del 15 por ciento, señaló el Indec al tiempo que refirió que los sectores más impactados por el alza son alimentación, transporte, los servicios médicos privados prepagados y los electrodomésticos.

A un medio financiero local, Sandra González, dirigente de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina expresó su preocupación por la subida generalizada de los productos de la canasta básica de alimento y que al parecer no parará.

Sube el dólar y aumentan los productos de la cesta básica. Baja la moneda extranjera y los precios siguen aumentando

«Las mediciones que estamos teniendo en la primera quincena de julio también se están dando con incrementos», comentó González, quien indicó que «en la medida que sigan aumentando, cada punto de inflación representa más pobreza«.

Hace días, el Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (CESyAC), publicó un informe donde reveló que en un año los gastos en alimentos y en servicios básicos para el hogar crecieron más de 39 por ciento.
CESyAC también precisó que en el mes de junio una familia en Buenos aires requirió cerca de 48 mil pesos (alrededor de mil 745 dólares) para poder afrontar los gastos en bienes y servicios del hogar.

Ataque a la economía mediante el dólar

Argentinos manifestaron que cada día la vida se vuelve más costosa a causa del sube y baja del dólar que impacta a la inflación y a todos los rubros y servicios básicos. Por ejemplo, una gaseosa en un restaurante puede costar entre 60 y 80 pesos dependiendo del lugar (casi cuatro dólares al cambio actual).

El dólar se ha convertido en el arma más poderosa para atacar a las economías

Sin embargo, el dólar baja y los precios de los productos siguen incrementándose. Pero, si vuelve a elevarse la moneda extranjera en cuestiones de horas o días, el aumento se repite en los rubros.
Cuentan algunos citadinos que los padres ya no pueden brindar a sus hijos vacaciones en invierno, pese a que el Gobierno organizó algunas opciones recreativas gratuitas como cada año.

Malos augurios

Analista económicos advierten que en este segundo semestre del año, el panorama no va a cambiar y por el contrario podría empeorarse con los tarifazos que iniciaron en 2016 y el recorte del déficit fiscal que impulsa Macri en las provincias para recortar los gastos y personal en el Estado.
Aunado a esto, la devaluación del peso, la presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) por el préstamo a la nación; la preocupación porque el dinero no alcance hasta el fin del mes y el no contar con el acceso a una educación de calidad, así como a los servicios básicos han creado un clima de ebullición entre los argentinos muy peligroso que está a punto de estallar.
4,223,658FansMe gusta
139,806SeguidoresSeguir
289,166SeguidoresSeguir
16,446SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -