es Spanish

Las más locas artimañas de asesinar a Fidel Castro en medio siglo de complot

Este lunes se cumplen 92 años del natalicio de Fidel Alejandro Castro Ruz y el imperio norteamericano no pudo pararlo con medio siglo de complots, pese a que fraguó varios asesinatos con artimañas maquiavélicas como francotiradores, explosivistas, un traje de buzo con hongos, tabacos con venenos, ataques químicos para que se le cayera la barba y otras tácticas utilizadas para acabar con la vida del dirigente de la Revolución Cubana.

Este mandatario quien falleció a penas hace tres años, paso su vida entera estando en la mira y sobreviviendo a más de 600 intentos fallidos de asesinato de los presidentes de Estados Unidos, según las autoridades de seguridad cubanas.

«Ha habido más intentos de asesinato contra el socialista vivo más famoso del mundo que contra cualquier otra persona«, afirmó el documental británico 638 Ways to Kill Castro, de 2006.
Entre uno de los atentados al estilo película fue cuando impregnaron su traje de baño con botulismo o detonando una bomba mientras Castro daba uno de sus discursos; cuyos intento fallidos fracasaron por si solos.
«Si sobrevivir a los intentos de asesinato fuera una disciplina olímpica, habría ganado el oro«, comentó Castro en vida.
Sin embargo, los medios de comunicación también entraron en el  juego de la muerte y en dos oportunidades afirmaron que el líder de la revolución cubana había fallecido; la primera vez ocurrió cuando presuntamente apareció encabezando un fallido levantamiento y el otro cuando volvió al exilio.

¿Por qué matar a Castro?

Al llegar Fidel Castro al poder, detuvo todas las operaciones comerciales de los casinos, hoteles y burdeles, además mando de vuelta a los mafiosos de Estados Unidos que llegaban a la isla antes de la Revolución para que lo dejasen operar estos espacios.

Pildora de Cianuro

De acuerdo con un cable de la CIA desclasificado en 2017 como parte de una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información, un agente de la CIA tras reunirse con el jefe de la mafia Sam Giancana en Miami en 1960, acordaron que el delincuente ayudaría a Washintong a matar a Castro y no cobraría tarifa, pues este colocaría una potente píldora de cianuro en la comida o bebida de Castro».

Un lote de pastillas fue enviada por la mafia al antiguo hotel Hilton de La Habana, renombrado en la Revolución como Habana Libre, en este recinto servían las mejores malteadas de chocolate que le encantaban al presidente Castro. No obstante, la noche que apareció en el albergue la mafia se quedó con las ganas de verlo morir.

Fracasó el envenenamiento después de fraguarse por un año

«Ordenaron una malteada de chocolate y con las prisas y los nervios de quien se la preparó para ese momento durante un año completo, rompió la cápsula de veneno mientras intentaba tomarla, pues se había atorado en la nevera en la que estaba oculta», escribió Fabián Escalante, un agente de inteligencia cubano retirado que cuidó a Castro durante décadas en su libro Executive Action: 634 Ways to Kill Fidel Castro.

El segundo intento con pastillas

La CIA en su afán de ver muerto a Fidel Castro Ruz, contacta a Marita Lorenz, quien había sido una vieja amante y cree que esta servía para envenenarlo.

La amante espía que quiso asesinar a Fidel Castro

Lorenz había conocido al líder cubano de quien se enamoró antes de la Revolución escribió ella en sus memorias de 1993: Marita: One Woman’s Extraordinary Tale of Love an Espionage from Castro to Kennedy.

Esta mujer fue enviada a la isla con la pastilla de cianuro, pero se dio cuenta que la píldora se disolvió en el frasco de crema donde la había escondido; lo peor no era eso sino que Castro ya sabía todo el plan de asesinato.

Traje de buceo tóxico

Luego de la fallida invasión de Bahía de Cochino en 1961, más de mil cubanos exiliados entrenados por la CIA fueron encarcelados por Castro y para ello, el Gobierno estadounidense envió al fiscal James B. Donovan a negociar la liberación de estos.

Este fiscal duró meses negociando con Castro incluso llevaba a su hijo a los encuentros de trabajo, por la relación que habían entablado de cordialidad, Castro los invitó a pescar en la isla, una de las actividades favoritas del presidente.

El traje tóxico contenía hongos y la bacteria de tuberculosis

Eso permitió que la CIA intentará de nuevo acabar con la vida del líder cubano, pero esta vez fue con un traje de buceo tóxico que contenía hongos y la bacteria de la tuberculosis; según documento de la CIA parcialmente desclasificado en 2015.

En el texto se indica que Donovan fuese el «proveedor involuntario del traje contaminado», pero este lo rechazó, porque antes le había regalado uno.

Explosivos en Panamá

Para el año 2000, líderes latinoamericanos y europeos habían llegado a Panamá para celebrar la cumbre, para ese entonces Fidel Castro tenía cinco décadas en el poder y durante su discurso sostuvo una foto en su mano de Luis Posada Carriles, un exiliado y antiguo agente de la campaña de sabotaje de la CIA contra el gobierno cubano diciendo: «Ya están en Panamá y ya metieron armas y explosivos».

Ante semejante denuncia todos los asistentes quedaron perplejos creyendo que iban a morir en la cumbre; seguidamente el mandatario aseguró que el plan era hacer estallar una bomba durante su discurso en una universidad panameña.

Luis Posada Carriles vivía en Florida y murió sin ser castigado por los crímenes de lesa humanidad

La policía local arrestó a Posada y otros tres exiliados cubanos que estaban en el país. Fueron acusados de poner en peligro la seguridad pública, pero lo soltaron por órdenes de los Estados Unidos y no por las controversias que reseñan algunos medios locales.

Sin embargo, Castro continuó acusando a Posada Carriles como el autor del derribo en 1976 de un vuelo de Cubana de Aviación y de los atentados con bomba contra hoteles de La Habana en 1997.

Triunfó como dirigente y llegó a la muerte como todo mortal

Aunque muchas amenazas tuvieron rondando al líder de la revolución cubana, hoy podemos contar que ni una bomba, ni ninguna pastilla de veneno logró apartarlo del poder y de garantizar la continuidad de la Revolución Cubana; solo su estado de salud en 2006 lo alejó de la vida pública, peor no de la política.

El gigante de la Revolución Cubana que se mantuvo en pie hasta sus últimos suspiros

Después que dejó su habano e iniciar una dieta vegetariana, Castro fue afectado por un mal intestinal; sometido a varias intervenciones quirúrgicas casi pierde la vida. Dos años posterior, cede el poder a su hermano Raúl Castro y desde su descanso hogareño hacía proclamas de temas relevantes para la humanidad.

El líder cubano está en el libro Guinness por haber sufrido centenares de intentos de asesinato que van desde dulces envenenados a cigarros explosivos.

Se suicidó el hijo de Fidel Castro

Facebook Comments

4,235,115FansMe gusta
163,662SeguidoresSeguir
290,277SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -