Alemanes presentan un taxi volador eléctrico que podría comenzar a circular en 5 años

Un nuevo «taxi volador» ha sido presentado por la nueva empresa alemana Lilium. Dentro de seis años, la nave de despegue vertical podría ser la base para un servicio aéreo a pedido, dicen los autores del proyecto.

El modelo de avión que han presentado tiene cinco asientos y un motor eléctrico y puede viajar hasta 300 km por hora. Aunque una versión más pequeña había volado en 2017, los directores de Lilium dicen que el prototipo a gran escala que voló a principios de este mes en Munich, era el «gran paso» que estaban esperando.

La firma, que ha atraído inversiones de más de 100 millones de euros desde que se fundó 2015, se ha fijado el objetivo de ofrecer taxis aéreos basados ​​en aplicaciones estilo Uber, que serían implementados en varias ciudades para 2025.

El último modelo, con espacio para un piloto y cuatro pasajeros, será la plantilla para el modelo de producción en masa. Con una economía de escala suficiente, Lilium cree que las tarifas serían de alrededor de 70 dólares por persona para pasar de una ciudad a otra, por ejemplo, del aeropuerto JFK a Manhattan.

Daniel Wiegand, cofundador y director ejecutivo de Lilium, dijo que están dando otro gran paso para hacer que la movilidad aérea urbana llegue a ser una realidad. «El Lilium Jet en sí mismo es hermoso y nos emocionó verlo volar por primera vez», dijo Wiegand.

Según Lilium, más allá de los 36 motores eléctricos a reacción, necesarios para el despegue y el aterrizaje vertical, el diseño del jet es relativamente simple, lo que lo hace más seguro y asequible que otros aviones. Una vez en el aire, la potencia necesaria en un crucero es poco más que la de un automóvil eléctrico, mientras que su ala fija ofrece un alcance más amplio que el de naves tipo drones, que consumen mucha más energía en el aire.

El equipo de la startup Lilium.

Lilium está buscando la certificación para su nuevo taxi-avión a través de rigurosas pruebas de vuelo y, en este proceso, el próximo paso importante es asegurarse de que el vehículo se mueva regular y suavemente del vuelo vertical al horizontal.

Lilium ha expresado abiertamente su ambicioso objetivo: «un mundo donde cualquiera pueda volar a donde quiera, cuando quiera», dijo Wiegand, agregando que la empresa estaba tratando de satisfacer las demandas de la sociedad de viajes aéreos urbanos tranquilos y verdes.

Remo Gerber, director comercial de la start up, dijo que, en su prueba de vuelo, el jet había producido aproximadamente el 20% del ruido de un helicóptero: «Se puede utilizar en las ciudades donde vive gente, es totalmente eléctrico… Esto es muy diferente», expresó.

Para Gerber, un servicio de vuelo a pedido y basado en aplicaciones no significaría «aterrizar en todos los jardines… funcionaría con regulaciones en todo el mundo, integrándose con los sistemas de transporte público. Estamos ante una forma respetuosa de pensar cómo viven las personas y cómo creamos corredores. No solo cómo llenamos los cielos con estas cosas», declaró.

Por ejemplo, para las personas en la Gran Bretaña rural, dijo, cualquier interrupción se compararía favorablemente con la construcción de un tren bala como el HS2. Es decir, no es necesario invadir el campo, sino que sólo se necesita una pequeña plataforma de despegue para conectarse con todo el país. «Compare eso con la construcción de carreteras o la construcción de líneas de trenes; es una fracción del costo», dice Gerber.

La empresa financiera de inversiones estadounidense Morgan Stanley, analizó el proyecto de Lilium y concluyó que el mercado de los taxis voladores podría valer US$1.5 billones para 2040. Una serie de otras compañías de vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje verticales, están en desarrollo en todo el mundo. El mismo Uber presentó un modelo conceptual muy diferente al Lilium Jet a principios de este año, mientras que Airbus está desarrollando su nave Vahana autónoma.

Fuente: The Guardian

4,207,033FansMe gusta
130,008SeguidoresSeguir
289,409SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano