es Spanish

Grupo de Lima no logra consenso para intervención militar en Venezuela

Luego de haber fracasado en su intento de provocar un caos en la frontera venezolana, utilizando como excusa una supuesta «ayuda  humanitaria», para justificar una invasión extranjera, el autodenominado Grupo de Lima, reunido en Colombia, no logró consenso en cuanto a la posibilidad de agredir militarmente a este país sudamericano.

El bloque de naciones, encabezado por el Gobierno de Estados Unidos, dejó en evidencia su intención de apropiarse de los recursos petroleros de Venezuela, al acordar “congelar de inmediato los activos de PDVSA en sus países y transferirlos al Gobierno de Juan Guaidó”, quien el pasado 23 de enero se autoproclamó presidente «interino» de la nación.

Los integrantes del Grupo de Lima emitieron un comunicado en el que la mayoría rechaza la intervención militar armada en Venezuela. Sin embargo, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, reiteró que para el Gobierno de su país “todas las opciones siguen sobre la mesa”.

Durante la décimo primera reunión del bloque, los Gobiernos «incluyeron» a Venezuela en este grupo por intermedio de Guaidó, quien actualmente es prófugo de la justicia venezolana al violar una prohibición de salida del país.

Asimismo, decidieron arreciar la presión política, diplomática y financiera contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien fue juramentado por el Tribunal Supremo de Justicia el pasado 10 de enero, luego de imponerse en las elecciones del 20 mayo de 2018, en las que participó un sector de la oposición.

Estados Unidos, a través de Pence, durante su intervención demostró que lidera las acciones contra Caracas, al ordenar a los integrantes del Grupo de Lima «congelar de inmediato los activos de PDVSA; transferir la propiedad de esos activos al inexistente gobierno de Guaidó; restringir la entrega de visas para el círculo cercano de Maduro y votar para reconocer al representante de Guaidó ante el Banco Interamericano de Desarrollo» .

Pence, una vez mas, intentó propiciar un golpe de Estado en Venezuela llamando a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que acepten “la generosa oferta de amnistía del presidente Guaidó” o por el contrario atenerse a las consecuencias de ser declarados perseguidos por parte del Gobierno norteamericano.

Por su parte, Guaidó, aunque no hizo referencia a la intervención armada contra Venezuela, solicitó a los Gobiernos de la región actuar “con fuerza y firmeza” contra su país, según Crónica Uno.

También reconoció el fracaso de las acciones del fin de semana para lograr una escalada de violencia en Venezuela, pero amenazó al Gobierno con mayor presión y cerco diplomático. “Es el momento de actuar y seguir construyendo esas capacidades con todos los escenarios internacionales posibles, con toda la fuerza para que cese esa situación dramática en nuestro país”, dijo Guaidó.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, centró su discurso en la importancia del accionar coordinado y consensuado de la región y generar presión contra Maduro, además de rechazar cualquier opción que implique el uso de la fuerza militar, resumió Crónica Uno.

Exhortó al Grupo de Lima para que emita un llamado a las fuerzas armadas de Venezuela para que brinden su lealtad a la AN y a Guaidó e instó a la Organización de los Estados Americanos (OEA) a activar sanciones por lo ocurrido el fin de semana y al Banco Interamericano de Desarrollo para que contribuya a articular el plan de recuperación de Venezuela.

En la cita participaron también los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Panamá, Juan Carlos Varela; el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, y el vicecanciller de Perú, Hugo de Zela, entre otros, reseño Crónica Uno.

En su intervención, Jimmy Morales, admitió el fracaso del grupo en organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas y cuestionó que la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, no avale la política injerencista de Estados Unidos y sus aliados en la región contra la democracia venezolana.

“Lamentamos que la ONU y la alta comisionada para los Derechos Humanos no estén procediendo de acuerdo con su mandato ante esta situación. Su informe no evidencia voluntad y espíritu democrático para arribar a una solución”, señaló Morales.

Por su parte, Hamilton Mourao, representante de Jair Bolsonaro, actualmente cuestionado por casos de corrupción,  denunció que «Venezuela representa un peligro para la democracia y seguridad en la región».

“Para nosotros, la opción militar nunca fue una opción, por lo tanto continuaremos con la presión diplomática y económica para que el régimen de Maduro se vaya y Venezuela pueda volver al seno de las naciones libres”, precisó.

El Grupo injerencista de Lima definirá “acciones adicionales” contra Venezuela

Gobierno de Chile insta al Grupo de Lima a tomar medidas radicales contra Maduro

 

Facebook Comments

4,235,161FansMe gusta
163,713SeguidoresSeguir
290,281SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -