«Seed», el proyecto que busca alimentar a la primera colonia humana en Marte

marte1

Crear vida en el planeta Marte es el desafío que un equipo de jóvenes científicos, la mayoría portugueses, enfrenta durante los próximos años, al ser responsables de enviar semillas al inhóspito planeta rojo.

El equipo «Seed», cuya base de operaciones se encuentra en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Oporto, ganó un concurso de proyectos para experimentos en Marte organizado por Mars One, fundación privada que ambiciona construir una colonia en este planeta y ocuparla a partir de 2025.

Elegido entre otros 35 proyectos a través de una votación por internet, está previsto que esta investigación lleve semillas a Marte en 2018 a bordo de la primera gran misión de la entidad privada.

Los integrantes de Seed se adelantarían de este modo al menos dos años al proyecto de la Nasa con el mismo propósito de llevar vegetales a Marte, «Mars plant experiment».

La mayoría de ellos estudian biotecnología molecular o ingeniería biomédica en Oporto, aunque también participan en el proyecto un español y un holandés.

Miguel Ferreira, uno de estos jóvenes ingenieros portugueses, afirma que las plantas pueden ser imprescindibles para los «sistemas de soporte vital» si se quiere pensar en llevar humanos a Marte.

La propuesta del equipo portugués consiste en lograr que se cultiven plantas para explorar «la única solución para la ausencia de alimentos frescos» en otro planeta, debido a la duración del viaje, unos diez meses, período en el que muchos alimentos caducan.

Los vegetales en Marte también ayudarían a la supervivencia de humanos allí gracias a su producción de oxígeno. «La dificultad será que el nivel de gravedad allí es más bajo que en la Tierra», comenta Ferreira.

La planta utilizada en el experimento será la «Arabidopsis thaliana», de la misma familia que la mostaza, ya utilizada en experimentos de la Estación Espacial Internacional gracias a su rápido crecimiento y a sus semillas de pequeño tamaño, aunque se baraja incluir otras especies como la rúcula.

Cuando la nave llegue a Marte, el equipo «Seed» activará de manera remota su sistema para proporcionar calor y agua a las semillas congeladas que viajarán en ella, controlando con fotografías todo su proceso de germinación y crecimiento.

Está previsto que el desarrollo y construcción del prototipo del sistema termine en dos años. Los participantes en Seed calculan que, como mínimo, costará unos US$120.000, aunque el presupuesto puede multiplicarse y superar US$1 millón.

Mars One es un proyecto para establecer una colonia humana en Marte que no recibe dinero de instituciones oficiales, sino que se financia a través de patrocinios y donaciones, y que espera retransmitir la exploración de los primeros humanos en el planeta de modo similar a un «reality show».

 via Lifestyle

4,202,681FansMe gusta
128,502SeguidoresSeguir
289,450SeguidoresSeguir
16,407SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano