Arte textil desde el territorio mapuche lafkenche: Ngürrekafe Rosa Colihuinca Ñanco del Lof Rawkenwe

Rosa Colihuinca Ñanco, Ngürrekafe nacida en el lof  Rawkenwe, aprendió a tejer a la edad de 8 años, su madre es la mentora de este arte y su tía paterna le ayuda a perfeccionar técnicas con diseños más complejos

Por Minga

Publicado en

Actualidad / Artes / Chile / Cultura / Mapuche / Portada

0 0


Rosa Colihuinca Ñanco es tejedora desde los 8 años y es impulsora de Ñimikan, que nace fruto del traspaso generacional de saberes.

“Los tukuluwün(vestimenta mapuche) son únicos e íntimos, pues cada uno porta la historia familiar y personal”.

Los tejidos ÑIMIKAN, son transformados con teñido natural de hojas de nalca, pullo-pullo, hollín de cocina, yerba mate, betarraga, hojas de durazno, raíz de michay, hojas de boldo, hojas de alcachofa, maqui, barro, entre otros elementos naturales, recolectados el en el Lof. Antes de sacar la corteza u hojas, se debe pedir permiso al ngen(dueño) del espacio, para transformar ese elemento natural en el color de una prenda”.

Rosa Colihuinca Ñanco

Para ver su trabajo en el siguiente FanPage “ÑIMIKAN”

Correo contacto: [email protected] / Teléfono: 9 8401 6190

Ver galería de imágenes con algunos de sus trabajos

El Lof rawkenwe queda en el sector denominado Budi, Piedra Alta, territorio lafkenche.

Entrevista a la Ngürrekafe Rosa Colihuinca Ñanco del Lof Rawkenwe

¿Cómo nace Ñimikan?

ÑIMIKAN es fruto del traspaso generacional de mujeres de la familia Ñanco, a quienes se le otorgó el don de tejer y a través de esto, re-conectarse con sus ancestras. Las prendas como el txarilonko, txariwe y makuñ son especiales para la protección del espíritu frente a las diversas adversidades y energías negativas que en ocasiones nos rodean.

Cabe mencionar que en general, los tukuluwün(vestimenta mapuche) son únicos e íntimos, pues cada uno porta la historia familiar y personal, por lo cual no se puede prestar, solo se hereda a [email protected] [email protected] o algún familiar de línea directa o al cual se le tenga grado de afecto y confianza.

Los tejidos ÑIMIKAN, son transformados con teñido natural de hojas de nalca, pullo-pullo, hollín de cocina, yerba mate, betarraga, hojas de durazno, raíz de michay, hojas de boldo, hojas de alcachofa, maqui, barro, entre otros elementos naturales, recolectados el en el Lof. Antes de sacar la corteza u hojas, se debe pedir permiso al ngen(dueño) del espacio, para transformar ese elemento natural en el color de una prenda.

Rosa Colihuinca Ñanco, Ngürrekafe nacida en el lof  Rawkenwe, aprendió a tejer a la edad de 8 años, su madre es la mentora de este arte y su tía paterna le ayuda a perfeccionar técnicas con diseños más complejos. Desde niña desarrollo un espíritu de búsqueda constante, el cual se manifiesta en el descubrimiento e integración de nuevas aptitudes en el telar.

¿Cómo y cuándo se inició en el telar mapuche?

Me inicié en el telar cuando tenía 8 años, mi mamá “La Mama” Rosa Ñanco Chihuaillan, me dijo que tenía que aprender a telar, porque era importante para nosotras como mujeres mapuche, el portar este conocimiento completo, desde esquilar la oveja, lavar la lana, escarmenarla, hilarla, teñirla y preparar el Witxal para posteriormente iniciar el tejido.

A mí siempre me interesó este trabajo, entonces cuando llegó el momento, me entusiasmé y de inmediato aprendí a trabajarla, desde pequeña  veía a mi mama como lavaba la lana, la hilaba y luego tejía frazadas, mantas, lamas, maletas, alfombras, de todo, para poder  sobrevivir con esa platita, así crio a sus hijos, sus 12 hijos, de eso no más sacaba la platita, en ocasiones le pagaban con chanchito, corderito, pollo, lo que sea recibía para alimentar a sus hijos, mi mama trabajo así, era una muy  buena madre, ello no comía para darle más ración de alimentos a sus hijos y trabaja en eso, día y noche, a veces también hacia pilwa, y ella nos decía que teníamos que seguir su ejemplo, aprender a trabajar la huerta, el hilado, preparar alimentos “Fisarungeaymi, chofükelaymi”(serás una mujer habilosa, sin andar con flojeras) me decía mi mama. Ella falleció a los 81 años y aún tenía su huerta con muchas verduras, sabía hacer cerco, sabia de lawen, de todo…

Mi mama solo me enseño telar básico, sin diseño y yo quería aprender más, por eso le pedí a mi tía Flora Colihuinca que me enseñara y ella me enseño el witxal y a dibujar en el telar solo una vez y aprendí de inmediato, luego miré como estaba el chürran(donde se cruzan los hilos), y continué practicando con el diseño, solo observando y perfeccionando las técnicas y así seguí avanzando en el tejido, hasta ahora que elaboro todo tipo de nguillafal(pedido), también hago txafkin(intercambio) con otras lamngen, además de los murales, txarilonko, caminos de mesa que tengo a la venta, pues de ello puedo subsistir, de mis tejidos, al igual que mi mama.

Su parecer sobre este saber ancestral y los conocimientos que allí hay

Mi mama nos decía siempre “Ngoymalaymi chew ni küpal eymün, chew ni amual, mapuchegeymün” (no olvidaran de donde vienen y a donde vayan, siempre serán mapuche), por eso no debe desaparecer el conocimiento que nosotras como mujeres sabemos y es importante poder enseñar a nuestras hijas, nietas, el tejido, el cuidado de las verduras, las lunas en donde plantar, cuando trabajar, como poder complementar todas esas labores y cada día construirnos como mujeres sabias.

El tejido es un conocimiento que varía en cada territorio, porque en él se escriben las historias de la mujer, el hombre, la familia, el lof y eso se marca en el tukuluwün y es importante cuidar de él, para que podamos protegernos de los vientos negativos que puedan rodearnos en ocasiones, esa es la función del tukuluwün mapuche.

Por ejemplo, al usar el txariwe permite la protección y calidez que debemos tener en nuestra matriz, nuestro útero, espacio donde se inicia y termina el ciclo menstrual, por ello es necesario protegerla con el txariwe, o al estar embarazada se usa de una forma para que sostenga al bebe (bajo el útero) y lo mantenga seguro y protegido.

El txarilonko como protector de la cabeza, espacio donde surgen las ideas y nociones de cómo llevar la vida y mantener actitudes respetuosas con el entorno, por ello es necesarios sostener los valores que como mapuche debemos ir construyendo para ser personas sabias, rectas, buenas en el actuar y con fuerza, por ello, los hombres y mujeres usan txarilonko. Así cada prenda contribuye al bienestar del “Ser” y es una forma de demostrar que nosotros como mapuche estamos vivos y el espíritu de los que ya emigraron hacia el Nometulafken, viene a recargarnos de energía y sabiduría.

Pedidos de otros lugares…

A través de este medio, quisiera agradecer a los lamngen que valorar y confían en mi trabajo, realizando pedidos o comprando lo que tengo a la venta. Hasta el momento he enviado mis küzaw(trabajos) a Ovalle, Pudahuel, Padre Hurtado, Huechuraba, Futrono, Santiago, Temuco y Chiloé. Lo anterior con el apoyo de mi hija que lleva los pedidos al pueblo, Puerto Saavedra, a 18 km de distancia de mi casa, por lo que realizamos envíos una vez a la semana, fentxen mañum pu lamngen ka wenüy.

Para ver su trabajo en el siguiente FanPage “ÑIMIKAN”

Correo contacto: [email protected] / Teléfono: 9 8401 6190


Comparte ✌️

Comenta 💬