Pequeños inversores

Asociaciones de afectados intentan recuperar su dinero de FTX en bancarrota

Joan tenía parte de su dinero ahí y asegura que "a nivel personal sigo con mi vida cotidiana y con mi trabajo, pero anímicamente me ha roto"

En los últimos días, la plataforma de criptoactivos y servicios financieros BlockFi se ha declarado en bancarrota. Ha sido la última víctima de un largo «criptoinvierno» que en noviembre se ha acelerado repentinamente.

En un comunicado, la empresa aseguraba que tenía una «exposición significativa» a FTX y se habían visto arrastrados por lo ocurrido en esa compañía.  Y es que el pasado 11 de noviembre el mundo se le vino abajo a cientos de miles de inversores y empresas como BlockFi que dependían o tenían su dinero metido en la plataforma de criptomonedas FTX, una de las más grandes del sector.

Aquel día, FTX anunció que se acogía al proceso de bancarrota en Estados Unidos y que su fundador y máximo responsable, Sam Bankman-Fried, dimitía. Y por el camino, colapso total de esta plataforma, que llegó a estar valorada en 32.000 millones de dólares y que de la noche a la mañana se vino abajo por falta de liquidez y con los usuarios apresurándose a retirar sus fondos y recuperar parte de lo invertido.

Uno de esos usuarios fue Joan. Un barcelonés de Sitges que tenía parte de su dinero ahí metido. «A nivel personal sigo con mi vida cotidiana y con mi trabajo, pero anímicamente me ha roto», cuenta a RTVE.es.

Este joven de 27 años y peluquero llevaba invirtiendo en criptomonedas por su cuenta desde 2018, cuando aún era una tecnolgía desconocida para gran parte del público.

No fue hasta el año pasado cuando empezó a usar la mal parada plataforma. «Empecé a usar FTX como ‘exchange’ centralizado en 2021 y lo usaba principalmente para tradear productos derivados», explica Joan.

Pero hace menos de un mes una tormenta perfecta tocó a su bolsillo cuando FTX se fue a la quiebra. «No me dio tiempo a retirar, cuando vi que se acercaba la tormenta puse una orden de salida de mis criptodivisas, pero nunca llegaron al destino. Perdí 3,185 Bitcoins y unos 500 dólares en otras criptomonedas», recuerda. A día de hoy eso sería un total de unos 52.000 dólares.

Miles de dólares desaparecidos de la noche a la mañana

Por suerte, sus ahorros nunca estuvieron metidos en FTX. Joan hizo una compra inicial de unos 4.000 euros y los logró aumentar hasta los 55.000 dólares. Una cifra que se ha ido de un plumazo ahora.

«Dispongo de ahorros e ingresos de mi trabajo suficientes para no verme afectado por esa pérdida», comenta. A día de hoy, Joan todavía no sabe que va a hacer y si va a poder reclamar ese dinero por algún cauce legal, según comenta. «Creo que es mejor dejar que pasen unas semanas», se lamenta. Mientras tanto, está en un grupo de Telegram con otros 650 usuarios en los que se resuelven dudas sobre posibles reclamaciones y se está al día de las últimas novedades.

Quienes ya si se están moviendo para intentar recuperar el dinero son la Asociación de Afectados por las Criptomonedas. «Estamos recopilando toda la documentación posible y ver si podemos hacer alguna acción en España o tiene que ser a nivel internacional, en Estados Unidos», explica a Emilia Zaballos, presidenta de la Asociación.

«Hay que diferenciar entre la compra y venta de criptomonedas en FTX y la propia criptomoneda de FTX. La compraventa va a ser muy complicado de reclamar porque no es un delito o estafa. En realidad estás comprando e invirtiendo y el mercado cae porque es volátil. Y ese riesgo de caída lo estás aceptando cuando empiezas a invertir», diferencia Zaballos.

Grupos de Telegram y Asociaciones se organizan para reclamar

«En materia de criptomoneda, la suya que ha creado, ahí sí que podríamos valorar si es o no una estafa. Es lo que estamos estudiando. Si se han llevado el dinero que metías al comprar a otro lado, si hay desvío de capitales o malas praxis«, añade.

Poco a poco, las personas afectadas están haciendo llegar documentación a la asociación. «El perfil de gente que nos consulta son pequeños inversores, y en muchos casos, gente que ha invertido lo que no se pueden permitir perder», dice la presidenta.

Según los datos de los que disponen, habría 120.000 personas afectadas a nivel internacional y casi 40.000 en España, la mayoría concentradas en Madrid, Andalucía, Asturias, Valencia, Alicante y Valladolid.

Mientras tanto, las criptomonedas se han visto afectadas por lo ocurrido y su valor sigue cotizando a la baja tras varios meses de «criptoinvierno«. «La gente se lo tiene que tomar con calma y paciencia. La economía sube y baja. Lo que estén en plataformas serias, paciencia. No ayuda al mercado que la gente se ponga nerviosa porque se genera un efecto pánico, que lo único que va a hacer es arrastrar mucho más», reflexiona Zaballos.

El analista e inversor en tecnología Blockchain, Javier Corral, explica que lo que va a ocurrir a continuación es «una limpieza de proyectos». «Van a salir adelante los que lo hagan mejor y estén bien gestionados», comenta Corral.

«Esto no ha sido un boicot a las criptomonedas, sino mala gestión. También ha influenciado un poco la subida de tipos de interés, la inflación que hay, la guerra… Pero para nada ha sido motivo de la inflación, si no de una mala gestión», explica.

«FTX tenía un montón de reservas que estaban en activos que no tenían suficiente liquidez. Marearon a la gente para generar optimismo y adquirir liquidez durante unas horas, pero luego cayó todo. No es diferente a lo que pasó en 2008 con Lehman Brothers», añade.

Al igual que Zaballos, Corral considera que lo que está sucediendo es normal y que «no hay que alarmar a nadie». «Lo que sí que hay que hacer entender es que la gente tiene que ser más independiente e informarse más. Lo que le ha pasado a FTX le puede pasar a más empresas si no están bien gestionadas y les falta liquidez. Pero hay que diferenciar: no tiene nada que ver que quiebre una exchange a que el mercado cripto quiebre. Lo que ha pasado simplemente es selección natural», concluye Corral.

Las criptomonedas, el activo preferido por más de la mitad de los jóvenes

A pesar de la volatilidad y llevar varios meses a la baja, las criptomonedas siguen siendo el activo preferido para invertir por la mayoría de los jóvenes.

Según un informe realizado por la plataforma de inversión online XTB, el 55,7% de los jóvenes de entre dieciocho y treinta años invierte con cierta regularidad en criptomonedas, un activo que supera en preferencia a productos tradicionales como acciones (50%) o fondos de inversión (39,4%).

El porcentaje es aún más elevado (74%) en el caso de aquellos que han invertido alguna vez en criptomonedas, un tipo de activo que genera confianza para prácticamente siete de cada diez jóvenes encuestados.

El sondeo se realizó en julio de 2022, antes de la quiebra de FTX, pero ya con el sector afectado por la caída de Celsius y el hundimiento de luna y otras divisas digitales que hundieron las valoraciones en los mercados.

A pesar del revuelo de FTX y el posible miedo al contagio, «los inversores jóvenes siguen confiando en las criptomonedas y muchos creen que estas caídas les da pie a comprar a precios más bajos», explica el analista de XTB Joaquín Robles.

Fuente: The Guardian


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬