Busca en El Ciudadano

Bolivia rumbo a la industrialización con 40.000 millones de toneladas de hierro

El complejo siderúrgico de El Mutún, un viejo anhelo de Bolivia, está por inaugurarse en el departamento de Santa Cruz de la Sierra (este)

Bolivia rumbo a la industrialización con 40.000 millones de toneladas de hierro

Autor: Pedro Guzmán
10/08/2023

Jorge Alvarado, presidente del complejo siderúrgico El Mutún, dialogó con Sputnik sobre la construcción de esta obra anhelada durante décadas, con la cual el Gobierno de Luis Arce se dispone a avanzar en su proyecto industrializador de Bolivia.

El complejo siderúrgico de El Mutún, un viejo anhelo de Bolivia, está por inaugurarse en el departamento de Santa Cruz de la Sierra (este). Con al menos 40.000 millones de toneladas de hierro, cuenta con una de las reservas más grandes de este metal en el mundo.

Las siete plantas del complejo, situado a 640 kilómetros de la capital cruceña, funcionarán a pleno en 2025. Jorge Alvarado, presidente de la empresa estatal, explicó a Sputnik qué falta para que comience la producción, la cual en una primera etapa será de 200.000 toneladas anuales.

Alvarado precisó que en una segunda etapa explotarán 500.000 toneladas anuales, con lo cual estará satisfecha la demanda interna de acero, y se extraerán 1 millón de toneladas para destinar la mitad a la exportación.

Si tanto tardó este proyecto en concretarse, se debe a «la falta de voluntad de los diferentes Gobiernos de varias décadas atrás. Con el Gobierno del presidente Evo Morales (2006-2019) se retoma el interés por industrializar el hierro de El Mutún», relató Alvarado.

La explotación del cerro El Mutún es un proyecto surgido en la década de 1970. Tomó un nuevo impulso en 2007, durante la presidencia de Morales. Pero la empresa Jindal, de la India, no tuvo la capacidad para poner en pie esta iniciativa.

«Desgraciadamente, esta empresa india no cumplió el contrato ni las inversiones comprometidas. Por esa razón, el Gobierno decidió disolver el contrato», apuntó.

Hubo que esperar hasta 2016 para que se adjudicara la construcción del complejo a la empresa china Sinosteel, con una inversión de 446 millones de dólares.

En 2019, meses antes del derrocamiento de Morales, se inició la construcción. Pero quedó detenida durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020), con el agregado de las restricciones impuestas en la pandemia de COVID-19 que llegó a esta región en marzo de 2020.

Luego de los turbulentos 2019 y 2020 hubo que reiniciar la construcción de la infraestructura, así como el montaje de los equipos llegados de España y Alemania.

Alvarado detalló que de las siete plantas, cinco son parte de la cadena productiva. La primera es la planta de concentración, donde se tritura y muele el mineral de hierro extraído del cerro. En estado de polvo pasa a la planta de peletización, donde le dan forma de pellets de un diámetro de ocho centímetros.

«Posteriormente se pasa a la planta de reducción directa, donde se encuentra el reactor, por cuya acción se produce el hierro esponja, donde ya se eliminan muchas impurezas que contiene el hierro», hasta alcanzar una pureza del 99%.

Luego pasa a la planta de aceración, donde es fundido en hornos a gas y eléctricos. «Se hace el producto final en la planta de laminación, donde producimos barras corrugadas para la construcción de diferentes diámetros, que son materia prima para la elaboración de tuercas, tornillos, clavos y alambres«, describió el presidente de El Mutún.

La sexta planta es la de energía eléctrica y la séptima de servicios auxiliares.

Altas importaciones

Alvarado comentó que la demanda de acero en Bolivia es de 450.000 toneladas anuales, que actualmente llegan de Perú, Argentina y Brasil. Cuando El Mutún funcione a pleno, estará cubierta la mitad de los requerimientos nacionales.

Destacó que el complejo «va a funcionar a gas, a diferencia de otras plantas siderúrgicas a nivel internacional que operan a carbón y son grandes fuentes de contaminación».

Al trabajar con gas y electricidad «el impacto ambiental de El Mutún ha de ser mínimo. Esta planta es muy amigable con el medio ambiente», destacó el ingeniero.

Y agregó que «otro aspecto particular de este complejo es que en el mismo vamos a producir energía eléctrica. Ya está montada la planta eléctrica, que va a generar 108 megavatios«.

El corazón del complejo

Alvarado mencionó que, según el cronograma, el complejo debía estar listo a finales de 2023. Pero por algunos retrasos se inaugurará entre febrero y marzo de 2024. «Todavía están en construcción algunos componentes de la planta de reducción directa, donde se va a encontrar el reactor que es como el corazón de un complejo siderúrgico».

El Gobierno de Luis Arce espera articular la producción de este complejo con su plan industrializador, que tiene a la explotación de litio como uno de sus puntales. A mediano y largo plazo, se prevé construir en Bolivia baterías y autos eléctricos, para lo cual será indispensable contar con el acero de El Mutún.

«Con el complejo siderúrgico de El Mutún, Bolivia se dirige hacia la industrialización del país. El acero que vamos a producir no va a ser solamente para el complejo de litio, sino también para otras industrias», destacó Alvarado.

El presidente de El Mutún parece hecho a la medida de grandes desafíos, como la construcción de este complejo. Anteriormente, fue presidente de la empresa Misicuni que consta de una represa en Cochabamba desde donde se distribuye agua a comunidades y también se genera electricidad. Estudió Ingeniería en Rusia, fue embajador en Venezuela y también diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Fuente Sputnik

Seguir leyendo


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados