CIPER revela que Diputada Musante (ex FA) ingresó $9 millones a su campaña a convencional y evita que Servel fiscalice origen del dinero

Servel debe fiscalizar el origen de los montos que los postulantes ingresan como “Aporte Propio”. La fórmula utilizada por Musante y su pareja revela que la ley sobre gasto electoral todavía tiene espacios para ser vulnerada.

Camila Musante

Este jueves CIPER reveló información sobre la campaña a convencional constituyente que protagonizó la ahora diputada Camila Musante Müller (ex Frente Amplio), en la que se habría vulnerado la correcta fiscalización que debe hacer Servel sobre el origen de los aportes.

En su campaña para llegar a la Convención, que finalizó infructuosamente con las elecciones de mayo de 2021, Musante registra en su rendición que el 14 de marzo de 2021 le fueron depositados $9.043.230, correspondientes a una donación realizada por Felipe Espinosa, su pareja. Ciper señala que la donación además corresponde a la más alta de las tres que registra en su campaña, las que suman un total de $13.096.290.

El problema recae en las versiones contradictorias que ciernen sobre esos $9 millones, mientras que Espinosa le señaló al medio anteriormente citado que ese dinero fue proporcionado en efectivo por la propia candidata para que él lo depositara, Camila Musante se aferra a que fue él quien realizó el depósito, versión que pareciera bastar para eludir la actual ley sobre aportes electorales.

El lunes 25 de abril pasado, la actual diputada independiente de la coalición PC-FRVS, entregó a CIPER por escrito una versión que contraviene lo señalado por su pareja, y que parte de su equipo también confirmó. Musante se ampara en los recovecos de la ley de aportes electorales para no dar mayores explicaciones.

“El señor Espinosa, como es de público conocimiento, es mi pareja, con quien compartimos habitación y patrimonio, y él realizó un aporte dentro del marco de la ley, a mi campaña”, señaló Musante al medio anteriormente citado.

La ley sobre aportes y financiamiento de campañas nació para combatir los casos de dineros políticos ilegales. Establece que las empresas y personas jurídicas no pueden realizar aportes electorales y que los dineros que un candidato inyecte a su propia campaña provengan de un origen lícito.

En consecuencia Servel debe fiscalizar el origen de los montos que los postulantes ingresan como “Aporte Propio”. La fórmula utilizada por Musante y su pareja revela que la ley sobre gasto electoral todavía tiene espacios para ser vulnerada.

Lo anterior es preocupante, ya que sienta precedentes sobre cómo a través de mecanismos como este la política puede ser financiada por empresas y/o con recursos de origen ilícito. La ley está limitada a fiscalizar el origen de los aportes que inyectan candidatos a sus propias campañas, pero no los que llegan a través de donaciones.

Lee el reportaje completo aquí.


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬