Conmoción en Argentina por triple lesbicidio: Demandan justicia y acción urgente

Manifestantes feministas y miembros de la comunidad LGBTIQA+ exigen justicia por el crimen de odio cometido contra mujeres lesbianas en un edificio de alquiler de Buenos Aires.

Imagen de Leandro Teysseire

El pasado lunes 6 de mayo Justo Fernando Barrientos prendió fuego a cuatro mujeres argentinas, quien ya las había hostigado en reiteradas oportunidades e incluso las había amenazado de muerte. Esa noche roció combustible en la habitación de las inquilinas, y como resultado, tres de ellas fallecieron y una permanece internada.

Desde organizaciones feministas del país vecino, culpan a las medidas estatales y a la promoción de mensajes intolerantes: “El crimen de odio fue por ser lesbianas, y por las condiciones precarias de vivienda. Con la promoción de discursos de odio y de sus políticas contra el acceso a la vivienda, el Estado es responsable”, aseguraron desde el colectivo Ni Una Menos en sus redes sociales.

Con pancartas y consignas, hombres y mujeres autoconvocados se han movilizado desde el día del incendio. Frases como “No es libertad, es violencia”; “Basta de lesbicidio”; “Tocan a une, nos organizamos miles”, se siguen leyendo y escuchando.

Tras el incidente, usuarios de redes sociales han cuestionado el uso de la palabra “Lesbicidio”, en lugar de profundizar respecto a la gravedad del crimen de odio. El mismo vocero presidencial de Javier Milei, Manuel Adorni, expuso en Twitter que el concepto no está registrado en la Real Academia Española (RAE), sin embargo desde la institución expresaron que “«Lesbicidio» es un neologismo bien formado a partir de «lesbi(ana)» y el elemento compositivo «-cidio» (‘acción de matar’) para designar el asesinato de una mujer lesbiana por su orientación sexual.”

Según un informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, en Argentina han aumentado los crímenes de odio por orientación sexual, la identidad y/o la expresión de género, desde el 2022 hasta la actualidad.

*La fotografía pertenece a Leandro Teysseire*

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones