Dr Ramiz Alakbarov: «La situación humanitaria en Afganistán empeoró por el minado de los territorios y una mayor frecuencia de los ataques contra los voluntarios»

El coordinador de la ONU para el conflicto en la nación asegura que la situación sigue siendo precaria especialmente para niños y niñas

La labor humanitaria en Afganistán continúa pese a la intensificación del conflicto por la retirada de EE.UU. y la sequía, aseguró el coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios en ese país asiático, Ramiz Alakbarov.

«Las ONG y la ONU siguen presentes en Afganistán y la ayuda humanitaria se presta en casi todo el territorio del país», aseguró.

A la vez, reconoció que «las hostilidades no ayudan a que los suministros y las labores sean ininterrumpidas».

Dificultades mayores

Alakbarov comunicó que en el primer trimestre de este año en Afganistán trabajaban 165 organizaciones de la ONU y ONG que tenían acceso a 394 distritos de 401.

Según comunicó, en los primeros seis meses del año hubo entre los trabajadores de las ONG 25 muertos, 63 heridos y 83 detenidos, además en ese mismo periodo se produjeron 1.120 incidentes en la entrega de ayuda humanitaria frente a los 1.095 ocurridos el año pasado.

«Solo en junio tuvimos 259 incidentes», señaló el coordinador que denunció también que es cada vez más difícil transitar por los caminos del país.

De acuerdo a Alakbarov, «la situación humanitaria general con el acceso para las ONG y las organizaciones que participan en la asistencia primaria a la población empeoró por el minado de los territorios y una mayor frecuencia de los ataques contra los trabajadores humanitarios».

«Es la consecuencia de la retirada y la consecuencia del empeoramiento de la situación de conflicto», explicó.

A la vez, relató, las autoridades locales «hacen lo que está dentro de sus posibilidades y lo hacen de manera activa» para garantizar la seguridad de los trabajadores humanitarios.

«Tratan de garantizar la ayuda y el apoyo máximos y les estamos muy agradecidos», dijo al reconocer a la vez que «la situación es diferente en diferentes regiones».

Urgencia permanente

Alakbarov recordó que «la situación humanitaria en Afganistán siempre ha sido muy complicada» y dijo que en pasado enero, antes de que se agravase el conflicto, «18,5 millones de personas necesitaban ayuda humanitaria».

«En el marco del plan de implementación del programa sobre los desafíos humanitarios para 2021 ya teníamos previsto suministrar ayuda a casi 16 millones de personas», recalcó.

La agravación de hoy en día «está vinculada, primero, a la intensificación de las hostilidades, y por otra parte a que hay sequía en el país», que son dos factores que «se suman».

«Actualmente una tercera parte de la población, más de 12 millones de personas experimentan carencia de alimentos y la mitad de los niños menores de cinco años sufren de desnutrición aguda», declaró.

Los menores, aseguró, además «sufren de un alto nivel de violencia».

«En 2020 se registraron más de 3.000 casos de infracciones de los derechos del niño, incluidos 196 casos cuando a los niños los involucraban en grupos armados», informó el coordinador.

Empeoramiento esperado

Los trabajadores humanitarios, dijo Alakbarov, estaban al tanto de que EE.UU. iba a retirar sus tropas de Afganistán.

Esta decisión, prosiguió, repercutió en el número de los civiles muertos y heridos que en el primer trimestre de 2021 aumentó un 30%, hasta 1.783, en comparación con el año pasado.Según las estimaciones de la ONU, ha habido 223.000 desplazados desde enero pasado y hasta hoy.

«Son los que fueron expulsados por la fuerza de sus casas como consecuencia de estos acontecimientos», es decir, la intensificación de las hostilidades, aclaró.Agregó que «por lo general el desplazamiento fuera de Afganistán por las hostilidades no es tan considerable como el desplazamiento interno» y que «la mayoría de los desplazados hoy en día son desplazados internos».

El coordinador de la ONU indicó asimismo que de momento no hay constancia de «un cruce de la frontera por grupos grandes».Mientras, dentro del país las personas «se desplazan en dirección a los grandes centros urbanos, algo que tiene que ver con las esperanzas de encontrar refugio, comida, ayuda médica».

«Van a los centros urbanos o bien a causa de las hostilidades, que les afectan, o bien porque sufren de la sequía», aseveró.

Alakbarov auguró que si la intensidad de las hostilidades permanece sin cambios tres meses de conflicto, a calcular desde abril o mayo, «provocarán 500.000 desplazados».

«Hasta seis meses de conflicto causarán el desplazamiento de aproximadamente un millón de personas», advirtió al subrayar que «podemos esperar el desplazamiento fuera del país, pero nos parece que la mayoría serán desplazados internos».

Cortesía de Sputnik


Comparte 👍

Comenta 💬