Ecuador: Comunidades indígenas de la Amazonía están en riesgo por crecida del río Coca

El incremento acelerado del caudal ha ocasionado inundaciones en varias comunidades como San Sebastián, El Edén y Unión y Progreso, en la provincia de Sucumbíos (este)
Publicado en

Actualidad / Pueblos

0 0


Indígenas Kichwa de la Amazonía ecuatoriana denunciaron que los poblados situados en las riberas del río Coca (este) afrontan riesgos por la crecida del caudal, sin que las autoridades tomen acciones para alertar y atender a las comunidades.

«La Federación de Comunas Unidas de la Nacionalidad Kichwa de la Amazonía Ecuatoriana denuncia que las comunidades ribereñas del río Coca siguen en riesgo sin que las autoridades de control emprendan acciones efectivas ni para prevenirlos ni para informar ni alertar y, menos, atender a las comunidades afectadas», dijo la Federación en un comunicado.

Agregó que el incremento acelerado del caudal del río Coca ha ocasionado inundaciones en varias comunidades como San Sebastián, El Edén y Unión y Progreso, en la provincia de Sucumbíos (este).

En la noche del 20 de julio las autoridades dispusieron el cierre parcial del puente de la parroquia San Sebastián por daños causados a su estructura.

Según la información oficial, por la crecida del río se rompieron los cables de soporte y tensión a tierra que sostienen una tubería paralela al puente.

La Federación añadió que varios comuneros que salieron a navegar en la mañana del 21 de julio estuvieron en peligro pues no fueron informados sobre la crecida del río.

«Las autoridades conocen la situación y, si acaso, emiten alertas por Twitter sin contar con que muchas de las comunidades kichwa a lo largo del río no tienen acceso a Internet y otras ni siquiera a energía eléctrica», destacó.Las comunidades kichwa sostienen que el lecho del río se encuentra lleno de sedimentos debido al proceso de erosión regresiva en la parte alta del Coca, que empezó hace más de un año.

Por ello, la cuenca del río no da abasto para contener el caudal y eso aumenta la probabilidad de desbordamientos e inundaciones, lo que pone en riesgo a las comunidades de las riberas, sus hogares, cultivos y animales.

Infraestructura en riesgo

La crecida del río así como el proceso de erosión regresiva también ponen en peligro la infraestructura civil como carreteras, puentes, el estatal Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y el privado Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).

«Si los oleoductos se rompieran, provocarían un nuevo derrame parecido al desastre de abril de 2020», dijo la Federación.

Un derrame de crudo ocurrido el de abril de 2020 afectó a más de 105 comunidades kichwa con una población de al menos 27.000 personas.

Según la Federación, al momento existen indicios fundados de que un hecho similar pueda repetirse.Ante esto, la organización solicita que la estatal Petroecuador y la empresa privada Oleoducto de Crudos Pesados, dueñas y operadoras de los oleoductos Sote y OCP, respectivamente, transparenten la información a las comunidades sobre el estado de los dos ductos, ubicados en los ríos Coca y Napo y en sus márgenes.

Además, reclaman que las autoridades competentes informen sobre los sitios que, de acuerdo con sus estudios y monitoreo, son de mayor riesgo ante el fenómeno hidrográfico.También piden que cualquier decisión que se tome debe contar con la consulta y participación de los pueblos y nacionalidades indígenas asentados a las orillas de los ríos Coca y Napo.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar

Ecuador: Comunidades indígenas exigen liberación de Antonio Vargas


Comparte 👍

Comenta 💬