Voces sin frontera

Entrevista Ciudadana con la periodista rusa y presentadora del programa La Base Inna Afinogenova

Entrevista Ciudadana con Inna Afinogenova, periodista rusa y presentadora en La Base del canal español Público, sobre el tema de la derecha mediática internacional y como combatirla

En esta edición de Voces sin Frontera con Denis Rogatyuk, la periodista rusa y presentadora del programa La Base transmitido por Público TV, Inna Afinogenova, aborda su punto de vista sobre las guerras mediáticas.

Inna está aquí con nosotros para discutir el tema de las guerras mediáticas organizadas por la derecha internacional. Me gustaría empezar sobre las estrategias que deberían adoptar los gobiernos de izquierda, particularmente los nuevos gobiernos de izquierda como los de Brasil, Chile, en combatir a las guerras mediáticas

Las estrategias son siempre las mismas, el problema es que desde las izquierdas no hay medios, no hay grandes medios de información. La maquinaria mediática de la derecha es muy poderosa, sobre todo aquí en Latinoamérica, ha estado funcionando durante años, hasta que aparecieron unos canales alternativos como TeleSur, RT en español, que han podido hacer como una especie de contrapeso, pero nunca ha sido suficiente porque qué haces frente a ese muro de concreto enorme que se ha estado construyendo a lo largo de décadas. Entonces, yo creo que, y esto lo hemos hablado aquí en eventos como la Unam, la izquierda necesita sus medios de información, y no hay que infravalorar esto, debería ser una prioridad, una de las prioridades para los gobiernos progresistas.

En Chile hemos visto cómo los medios de información han podido influir en la decisión, en la inclinación de la opinión popular, que finalmente apostaron por el no en el referéndum constitucional, más allá de las fake news. Siempre hablamos de las fake news que se difunden, los trolls center, los bots y tal, pero la fuente de muchas de esas informaciones no son propiamente fake news sino verdades a medias, manipulaciones mediáticas. Estos son medios de información de toda la vida que responden a determinados intereses, que tienen a poderes mediáticos poderes económicos muy fuertes detrás y que no van a dar lugar a una visión progresista que en momentos clave no se van a poner de lado de los soberanismos en Latinoamérica, y esto habría que pensar cómo articular las fuerzas progresistas en la región para crear más y más alternativas. Si, tenemos TeleSur, pero no es suficiente.

En El Ciudadano recién sacamos una investigación sobre un laboratorio de fake news que fue organizado, creado en Santiago, un laboratorio donde personas totalmente dedicadas a crear y difundir mentiras sobre el proceso constituyente. Se dedicaron solo a esto y recibieron mucho financiamiento. Nos impresionó que lo hicieran en Santiago, este laboratorio para destruir el proceso constituyente. ¿Cómo podemos luchar contra este tipo de dificultades?

No podemos porque no puedes prohibirle a la gente que pueda alquilar una oficina donde quieran juntarse, organizar un grupo de trabajo y hacer lo que les da la gana; porque básicamente no están infringiendo ninguna ley, no existe legislación alguna -que yo sepa- para hacer esto. Lo que sí podemos hacer es crear una alternativa que sea rigurosa, creíble, que esté bien hecha, porque hay muchísimo talento, yo lo veo aquí, siempre que vengo a Latinoamérica yo estoy impresionada por la calidad, la cantidad de recurso humano que hay aquí y esto hay que aprovecharlo, hay que darle a los jóvenes herramientas, tal vez algún tipo de capacitación para que, en primer lugar sepan detectar esas mentiras y en segundo lugar combatirlas con base, y se combaten con la verdad, con el rigor, con lo de siempre, no hay herramientas nuevas.

Los poderes mediáticos de derecha no funcionan, no crecen por sí mismos, no crecen solos, también detrás de ellos hay ciertos grupos religiosos. En el caso de Brasil es muy evidente con los grupos evangélicos. ¿Crees que hay una estrategia particular que podemos utilizar contra estos grupos religiosos?

No puedo opinar mucho sobre estos grupos religiosos puesto que debería estudiar más la manera en la que penetran en la sociedad y cómo se explica que en Brasil, por ejemplo, el núcleo duro de los votantes evangélicos lo constituyan mujeres pobres y negras. Yo creo que a lo mejor ahí radica también la respuesta, cómo se evita que los evangélicos se apoderen de la mente de esta gente, que el Estado entre a donde hasta ahora no ha entrado, que entre en estos barrios, porque ahí, según entiendo entran los pastores evangélicos, van a donde el Estado y la policía tienen miedo a ir. Entonces esto como periodistas no lo podemos solucionar pero a nivel estatal, a nivel de políticas públicas sí debería buscarse una solución y yo creo que se empieza por ahí.

Es bueno reconocer que muchos pastores evangélicos, grupos religiosos funcionan casi como una mafia en ciertas maneras, ellos llegan y se mantienen en lugares donde el gobierno no llega

Si, pero si llegan y ofrecen una ayuda a una persona que está en una situación extremadamente precaria, a esa persona no la podemos juzgar por aceptar esa ayuda. Ahí debería estar presente el Estado para una alternativa, para ayudarle a esta persona y luego crear conciencia sobre a lo mejor “esto no es a donde tienes que ir”, pero como no existe esa alternativa lo que quedan son los evangélicos, según entiendo, no quiero afirmar tampoco porque debería estudiarlo más.

El golpismo moderno como en Bolivia, Perú y Brasil, sigue un cierto guión que conocemos más o menos bien, llaman al fraude durante las elecciones, movilizan a los votantes de la derecha, piden una intervención jurídica, militar, a veces extranjera y su objetivo es el cambio de régimen. En el caso de Bolivia fue el más conocido. ¿Cómo deberíamos preparar las trincheras mediáticas para poder enfrentar este tipo de golpismo, desde el punto de vista de los medios independientes los periodistas independientes?

Más o menos lo hablamos en la primera pregunta, va de eso mismo, constituir medios de información, de tener más alternativas, más opciones informativas, de crear conciencia sobre a qué intereses responden determinadas informaciones. Yo estoy muy en contra de censurar a los medios que “a mí no me gustan” como se ha hecho en la Unión Europea por ejemplo, pero sí estoy muy a favor de crear conciencia, de si yo leo este medio de información que yo sepa quién lo financia, quién está detrás, a qué intereses responde y de ahí puedes llegar a la conclusión por qué está informando de determinado suceso de una u otra manera, o por qué no está informando sobre otro determinado suceso, conocer el modus operandi de esos medios a lo largo de los años, porque por ejemplo si hablamos del golpe de Bolivia, de golpes de Estado en Latinoamérica, desde España, los grandes medios de información serios de toda la vida siempre han tenido la misma actitud siempre, han apoyado el golpe contra Allende, han apoyado el golpe contra Chávez, si bien no podemos decir “apoyado” –aunque lo de Allende y lo de Chávez fue explicito-, lo de Bolivia por ejemplo, es ponerse de perfil, ponerlo bajo duda, entonces, si estudias, si ves cómo han actuado a lo largo de los años entiendes como van a actuar la próxima vez que haya un intento antidemocrático de tumbar un gobierno progresista. Es importante saber quién está detrás porque siempre se habla de financiación parcial o completa por parte de determinados gobiernos pero nunca se habla de los poderes financieros, y hay que empezar a hablar de los poderes financieros que están detrás de determinados medios de información, que al igual que un lector tiene derecho a saber que TeleSur lo financia el gobierno venezolano, bueno tiene derecho a saber que El País lo financia Amber Capital por ejemplo.

Yo considero que hay que crear más alternativas informativas, más líderes de opinión entre nosotros, usar las plataformas, bueno lo que siempre hemos hecho, lo que siempre he hecho yo, usar las plataformas que te ponen a tu disposición para ofrecer una alternativa rigurosa, esa es la palabra clave.

Informar a la gente particularmente en estos periodos muy importantes, de la posibilidad del golpe por parte de estos grupos políticos, religiosos, mediáticos, es la clave(…) Informar a la gente que hay posibilidad de golpe es indispensable, porque es verdad, mucha gente todavía no se da cuenta. Hablando sobre el conflicto en Ucrania, desde mi punto de vista esto ha abierto una caja de pandora de las noticias falsas, de las guerras mediáticas y campañas por parte de gobiernos, de medios privados contra Rusia y todo lo que tiene que ver con Rusia, cultura, su pueblo, su historia. Creo que para nosotros dos esto ha sido particularmente duro para tratar de informar a la gente de lo que está pasando de verdad. Desde tu punto de vista, ¿cómo deberíamos hacer cobertura del conflicto sin caer en esta situación que fue creada por los medios?

No acudir a la propaganda de guerra, dices que ha abierto una caja de pandora para las fake news, pero las fake news se fabrican desde ambos lados. Sí que es verdad que ha habido legislación y algunos actos muy hostiles hacia actores rusos, bailarinas, hacia la cultura, hacia los deportistas, todas esas sanciones que afectan a la población común y corriente de Rusia y no a quien le tiene que afectar que es la persona, la élite que tomó la decisión de atacar al país vecino. Pero yo creo que lo primero que hay que tener en cuenta es que ambos en un estado de guerra, ambos, los contendientes, los dos lados hacen propaganda de guerra, esto es así, esto ha sido así, a lo largo de la historia y en este conflicto esto no ha cambiado ni va a cambiar.

Otra cosa, es verdad que es muy difícil encontrar información desde el terreno, información rigurosa, y yo sigo perdida, cuando veo noticias desde ahí  no sé si fiarme, de qué me puedo fiar, de qué fuentes me puedo fiar, esto es muy complicado, sigo mirando las declaraciones oficiales por parte de todos, tanto de Rusia como de Ucrania, como de la Unión Europea, como Estados Unidos y a partir de ahí hacer análisis propios pero no dejarte llevar por la propaganda de guerra de ningún lado, porque bueno en la guerra primero ambos cometen atrocidades, ambos lados cometen crímenes de guerra y si queremos informar con rigor hay que denunciarlo todo porque al final para mí en particular ha sido muy duro, pero yo no quiero formar parte de ningún bando, yo no quería esta guerra, yo no estoy en esta guerra, y el único bando del que yo quiero formar parte es de la población civil y la población civil está sufriendo muchísimo, bueno como en cualquier guerra, esta es la única información cierta que hay. Cómo yo me informo sobre Ucrania, leyendo muchísimas fuentes preferentemente oficiales, interpretaciones varias paso, a estas alturas paso.

¿Qué puedes contarnos sobre este proyecto de canal Red que están en haciendo en canal Público?

Bueno ya hemos contado un poquito en algún video, es un proyecto digital, audiovisual que estamos ahora armando con los compañeros de La Base, con Pablo Iglesias, Sara Serrano, Manu Levin, vamos a tener colaboradores desde América Latina, en Argentina va a estar Daniel Tognetti, Alfredo Serrano también viajando de España a Argentina. Queremos apostar al talento joven, a varios proyectos, no escondemos que va a ser un proyecto progresista, desde las izquierdas, lo que te digo que las izquierdas necesitan construir sus medios de información. Pero bueno vamos a ver, yo tengo muchas esperanzas de que nos salga algo interesante y que esto se convierta en una alternativa real frente a toda esta maquinaria que tenemos en España y en Latinoamérica. Hemos lanzado una campaña de crowfunding que ha sido un éxito inédito podría decir y no exageraría porque en un día completamos el objetivo y después lanzamos una segunda fase y también está yendo muy bien, lo cual demuestra la necesidad que siente la gente de que aparezca un canal de televisión, un proyecto audiovisual que ofrezca otra visión de lo que está pasando.

Desde El Ciudadano estamos muy felices, poder colaborar de cualquier manera

Si, vamos a construir redes, es la apuesta, que queremos incluir a Latinoamérica, a los seguidores latinoamericanos que este no va a ser un medio solo para España, se va a hacer desde España, este va a ser un medio también para Latinoamérica y que se va a hacer también desde Latinoamérica.


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬