Fiscalía Anticorrupción investiga al rey emérito de España por el uso de tarjetas opacas

Los movimientos de esa cuenta corresponden a los años 2016, 2017 y 2018, por lo que son posteriores a la abdicación de Juan Carlos, que perdió su protección constitucional en 2014
Publicado en

Actualidad / Mundo / Política

0 0


Juan Carlos de Borbón

La Fiscalía Anticorrupción de España mantiene activa una investigación por el presunto uso de tarjetas de créditos opacas por parte del rey emérito, Juan Carlos I, la reina Sofía y también varios de sus familiares más directos, según información publicada por eldiario.es.

“Son tarjetas que se abonaban desde una cuenta en la que ni el rey emérito ni su familia aparecen como titulares”, reza la información del citado diario.

Los movimientos de esa cuenta corresponden a los años 2016, 2017 y 2018, por lo que son posteriores a la abdicación de Juan Carlos, que perdió su protección constitucional en 2014.

“Son importantes movimientos de capital posteriores a 2014, por lo que los posibles delitos en ese flujo irregular de dinero pueden ser imputables a Juan Carlos I y la antigua reina consorte”, señala el referido medio.

Entre las personas que presuntamente se beneficiaban de esas tarjeta no se encuentran los actuales reyes de España ni sus hijos pero sí otros familiares directos de Juan Carlos I.

Según la información, la Fiscalía Anticorrupción no sólo está analizando los gastos de esas tarjetas, sino también el origen de los fondos utilizados, de los que se sospecha que podrían proceder del extranjero.

Por ello, la justicia española ha remitido comisiones rogatorias a diferentes países para rastrear la procedencia de esos fondos.

A la espera de conocer los resultados de esas diligencias, la Fiscalía ya habría encontrado indicios de un presunto delito fiscal al localizarse incrementos de renta superiores a 120.000 euros no declarados en un solo ejercicio.

Los indicios delictivos de estas tarjetas no están relacionados con la investigación que la Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene activa por los 65 millones de euros que Juan Carlos I habría recibido de Arabia Saudí en 2008 para luego transferirlos a su presunta amante en 2012.

De acuerdo con información adelantada por la prensa local en los últimos días, el fiscal de la causa se inclina por pedir el archivo de la causa saudí al tratarse de presuntos delitos previos a su abdicación, cuando Juan Carlos I todavía gozaba de inviolabilidad constitucional.

Fuente: Sputnik

Continúa leyendo…

Compártelo

Comentarios