Isabel Cayul, candidata mapuche a la Constituyente: «Nuestra propuesta es ecofeminista, antineoliberal y plurinacional»

La candidata constituyente por los escaños reservados indígenas, Isabel Cayul, busca resignificar la ciudad, como un territorio donde poder expresar la cultura del pueblo mapuche, el conocimiento ancestral y el buen vivir. Democracia participativa, garantía de derechos sociales y feminismo comunitario son algunas de los principios de su campaña.

Isabel Cayul – “mujer mapuche urbana”, como ella misma se define – es originaria del lof Luciano Cayul, de Perquenco, región de la Araucanía, con el que mantiene estrecha relación, manteniendo vínculos con distintas comunidades de la zona. Pero, tal como ocurre con cientos de miles de mapuche, desde pequeña vive en la gran ciudad, Santiago, donde se ha desarrollado su vida.

Cayul tiene 34 años, es médico veterinaria de profesión y diplomada en gestión ambiental. También es activista contra la usurpación inmobiliaria, dirigenta vecinal, huertera y educadora ambiental.

Desde 2014 participa en la Red Nacional de Territorios contra la Usurpación Inmobiliaria, donde representa las luchas territoriales del Barrio Yungay, al que pertenece hace más de dos décadas. También forma parte del Movimiento Territorios en Red.

En su rol como dirigenta vecinal, ha impulsado proyectos de huertas urbanas y educación ambiental, siendo fundadora del Ecobarrio Yungay y logrando articular diversas experiencias comunitarias de huertas y ecobarrios a nivel nacional. Durante los meses más críticos de la pandemia, desde su rol de presidenta de la Junta de Vecinos Barrio Yungay, articuló una red solidaria vecinal que logró sostener más de treinta ollas comunes.

Sus convicciones, el mandato de su lof y de otras organizaciones mapuche, la llevaron a presentar esta candidatura constituyente. «Vamos por una constitución plurinacional, ecofeminista, que garantice derechos sociales y mecanismos de democracia participativa para todas y todos. Como mapuche urbanos debemos pasar del desarraigo  a mapuchizar la waria (ciudad), llevar kmey möngen ( buen vivir) al espacio urbano, parte de eso ya lo hemos desarrollado, a través del trabajo con las huertas comunitarias, la lucha contra la ciudad neoliberal y el preservar una escala de vida a un nivel comunitario en los barrios», sostiene la candidata en entrevista con El Ciudadano.

Por su respaldo -es la candidata mapuche con más seguidores en redes sociales-  se perfila como una de las cartas fuertes a candidata constituyente mapuche por la macrozona central, enfocando su candidatura hacia las y los mapuche urbanos en Chile, quienes representan entre el 70 y 80% de la población mapuche total del país.

Cayul apela a la constitución de una Nueva Carta Magna que se base en principios ecofeministas comunitarios, que garantice derechos sociales y el cuidado y protección del medio ambiente, además de la reivindicación indígena en el territorio. Para esto, enfoca su candidatura a través de siete frentes de trabajo:

-Plurinacionalidad: reconocimiento de todas las naciones que coexisten en este territorio, otorgando escaños de representatividad política en el gobierno y parlamento. Garantizar sus derechos culturales, lingüísticos y territoriales.

-Buen vivir y derechos de la naturaleza: respeto por la diversidad de formas de vida, entendiendo a los humanos como parte de los elementos que componen la naturaleza, sus interrelaciones y equilibrios. Reconocer a la naturaleza como sujeta de derechos. 

-Repensar los recursos naturales como bienes comunitarios: pasar de la gestión privada de bienes esenciales, a una gestión comunitaria.

-Garantía de derechos sociales: derecho a la salud, a la educación, a vivir en una ciudad a escala humana, a una vivienda y pensiones dignas.

-Fin al modelo neoliberal: gran responsable de la desigualdad social, la mercantilización de los derechos humanos y el desarrollismo extractivista.

-Democracia participativa: iniciativas populares de ley, plebiscitos vinculantes, referéndum revocatorio, entre otros.

-Feminismo comunitario: reconocimiento del trabajo doméstico como labor productiva, reconocer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, asegurar una vida libre de violencia, con enfoque en la mujer indígena.

El perfil y la campaña de Isabel Cayul ha tenido muy buena llegada a través de las redes sociales, probablemente, por las reivindicaciones sociales que representa y que tan necesarias se dejaron ver tras la revuelta de octubre de 2019.

«No sabemos si eso se va a traducir en votos, pero al menos la gente la ha aceptado bastante bien. Hemos apelado a ser honestos con mi perfil, y a la no apropiación, porque yo no soy una mujer mapuche campesina. Mi identidad está también dada por elementos urbanos, por el hecho de vivir y defender mi barrio. En resumen, esta propuesta es feminista, antineoliberal, plurinacional y por los derechos de la naturaleza y el buen vivir», concluye la candidata.

Redes Sociales:

https://www.instagram.com/isabel.cayul/

https://www.facebook.com/cayulisabel/

Compártelo

Comentarios