La gimnasta Simone Biles y el coraje de darle importancia a la salud mental

La atleta estadounidense se anunció que no participaría en final femenina de los Juegos Olímpicos y desde entonces a levantado controversiales posiciones en la opinión pública

La salud mental ha sido durante mucho tiempo un tema tabú en el ámbito deportivo. Sin embargo, cada vez son más los deportistas que se atreven a contar sus experiencias al lidiar con ansiedad, depresión o trastornos de distinto tipo.

Conmoción mundial causó la noticia del retiro de la estrella más condecorada de la gimnasia artística estadounidense Simone Biles de la final femenina por equipos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.Biles, considerada una de las mejores gimnastas de todos los tiempos, comparable solo a la rumana Nadia Comaneci, anunció su retiro de la competencia en una conferencia de prensa que asombró al mundo.

Priorizar la salud mental

«Creo que hay que priorizar la salud mental, porque en caso contrario, no vas a disfrutar del deporte y no tendrás éxito. Está bien dejar pasar algunas competiciones para enfocarse en uno mismo, creo que eso muestra lo competitivo y fuerte que eres», afirmó la multimedallista estadounidense al referirse a su renuncia.

Las presiones de la alta competencia, a la que Biles ha dedicado la mayor parte de su vida, le han pasado la cuenta en Tokio 2020. «Ser la estrella no es una tarea sencilla», apuntó en conferencia de prensa.

«Ahora tengo que centrarme en mi salud mental. Ya no confío tanto en mí. No solo somos deportistas. Al final del día somos personas y a veces tenemos que dar un paso atrás. Sí, y creo que hablar, decirlo todo, ayuda», sentenció Biles.

La multimedallista ha superado muchos temas importantes de su vida, aparte de la exigencia deportiva y mediática a la que está expuesta hoy en día. Biles fue una de las principales denunciantes contra Larry Nassar, médico del equipo olímpico de EE.UU., quien abusó sexualmente de ella y otras gimnastas durante años.

Otros ejemplos

La gimnasta estadounidense no ha sido la única voz del deporte en poner sobre la mesa el tema de la salud mental en la alta competencia. Michael Phelps, Naomi Osaka o Andrés Iniesta han ayudado, mediante sus testimonios públicos, a visualizar la salud mental como algo primordial.Conocido es el caso de Michael Phelps, nadador y multimedallista olímpico y mundial, quien ha confesado padecer de depresión y luchar por aprender a vivir con ella durante años.

Naomi Osaka, la tenista japonesa enfrentó públicamente a la organización del último torneo de Roland Garros, al avisar que no participaría de las conferencias de prensa obligatorias pospartido acusando problemas de ansiedad.

«A veces siento que la gente no tiene interés en la salud mental de los atletas, y esto me suena familiar cuando estoy en una conferencia de prensa», manifestó la tenista en sus redes sociales.

Andrés Iniesta, campeón del mundo con España en 2010, comentó sobre la profunda depresión que padeció luego de conquistar la Liga de Campeones de 2009 con el F.C. Barcelona y tras la muerte de su amigo, el también futbolista Dani Jarque.

«No tienes sentimientos, no tienes pasión. Te vas vaciando por dentro. Por suerte tuve la capacidad de decir: no puedo más», confesó Iniesta a la televisión de España.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar

Associated Press nombra a Simone Biles la Mujer Deportista del Año


Comparte 👍

Comenta 💬