Líbano recupera la red eléctrica tras apagón nacional de más de 24 horas

La crisis de combustibles derivó en la salida de funcionamiento de las dos principales centrales energéticas del país, y la intervención del Ejército

El Gobierno de Líbano anunció este domingo la reanudación temporal del suministro eléctrico en la red pública, tras el apagón de más de 24 horas sufrido, producto de que las dos principales plantas energéticas del país se quedaron sin combustible.

El ministro de Energía y Agua de ese país, Walid Fayyad, expresó en un comunicado que “la red ha vuelto a operar con normalidad respecto a lo que era antes de que las plantas eléctricas de Deir Amar (norte) y Al Zahrani (sur) se quedaran sin gasóleo”; y las cuales en conjunto proporcionan alrededor del 40 por ciento de la electricidad del país.

El alto funcionario agradeció tanto al Ejército como a la eléctrica estatal EdL la «rápida respuesta a la reconexión la red eléctrica» tras la entrega, por parte de los militares, de 600.000 litros de gasoil, repartido entre las centrales afectadas procedentes de sus reservas.

En su mensaje a la población aseguró el retorno de la red a su funcionamiento normal, al tiempo que señaló que «en menos de una hora, ambas plantas generadoras alcanzarían su capacidad máxima disponible”.

Agregó que el  Gobierno logró un presupuesto adicional de 100 millones de dólares provenientes del Banco Central para la importación de combustible “lo que ayudaría a elevar las horas de suministro de energía a fin de mes” dijo Fayyad.

Durante las últimas semanas las fuerzas armadas han sido el principal distribuidor de combustible en esa nación árabe, la cual enfrenta una de las peores crisis económicas de su historia moderna. Derivada de esta, la mayoría de la población depende de generadores privados para obtener energía, y han sufrido hasta 22 horas de interrupciones en el servicio eléctrico diarias.

En mayo pasado EdL suspendió el suministro de sus centrales eléctricas flotantes durante más de un mes; producto del desplome de la moneda libanesa y el aumento de la dependencia del dólar estadounidense. Ante lo cual en julio el Ejecutivo decidió subvencionar las importaciones de combustible a un tipo de cambio fijado en 3.900 libras por dólar, lo que trajo consigo aumentar los precios en un 30 por ciento.

Países como Irán se comprometieron a seguir suministrando combustible a Líbano para paliar los efectos de la crisis, pero el pasado 1 de octubre la compañía turca Karpowership terminó su contrato con EdL y en consecuencia finalizó sus operaciones de suministro de electricidad al país, agudizando aún más la crisis.

A propósito de la misma, se prevé que a finales de mes el Líbano reciba un nuevo envío de gasóleo pesado, como parte de un acuerdo con Irak para el intercambio de un millón de toneladas anuales de este carburante a cambio de servicios.

Cortesía de Telesur

Te podría interesar

Presidente del Líbano denunciará ante el Consejo de Seguridad de la ONU los ataques de Israel


Comparte ✌️

Comenta 💬