Según informe

Más periodistas fueron asesinados en Latinoamérica y el Caribe que en el resto del mundo

Casi la mitad de los asesinatos del año pasado tuvieron lugar en América Latina y el Caribe, donde al menos 30 periodistas fueron asesinados

Más periodistas fueron asesinados en América Latina y el Caribe que en cualquier otra parte del mundo el año pasado, incluida la zona de guerra de Ucrania, dijo el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), organismo de control de la prensa.

En un informe publicado el martes, el grupo dijo que, a nivel mundial, al menos 67 periodistas y trabajadores de los medios habían sido asesinados en 2022, casi el doble de la cifra de 45 de 2021.

Casi la mitad de los asesinatos del año pasado tuvieron lugar en América Latina y el Caribe, donde al menos 30 periodistas fueron asesinados, incluido el antiguo colaborador de The Guardian, Dom Phillips.

Phillips fue asesinado en junio pasado mientras documentaba los esfuerzos indígenas para proteger la parte brasileña de la selva amazónica para un libro que estaba escribiendo. Sus presuntos asesinos aún no han sido llevados a juicio, aunque el lunes la policía nombró al presunto autor intelectual del crimen.

“Es una cantidad increíble de personas… la más alta que jamás hayamos registrado en la región”, dijo el director del programa del CPJ en Nueva York, Carlos Martínez de la Serna. “Y no tengo ninguna razón para pensar que este año va a ser diferente a menos que veamos enfoques radicalmente diferentes [de los gobiernos], como la creación de mecanismos efectivos de protección [para los periodistas]”.

El informe del CPJ dijo que el creciente número de asesinatos en América Latina y el Caribe refleja “el enorme riesgo que enfrentan los periodistas de la región al cubrir temas como el crimen, la corrupción, la violencia de pandillas y el medio ambiente”.

“Cubrir estos latidos se está volviendo extremadamente peligroso”, dijo Martínez de la Serna, quien culpó a la falta crónica de justicia por el deterioro de la situación.

“El costo de atacar o matar a un periodista es extremadamente bajo. La mayoría de los casos nunca se resuelven. Nunca hay justicia, y los responsables… no son llamados a rendir cuentas”, agregó.

El CPJ dijo que al menos 15 periodistas habían sido asesinados en Ucrania después de la invasión de Rusia en febrero de 2022. Casi la misma cantidad de periodistas fueron asesinados en México, un país oficialmente en paz, donde el grupo de defensa documentó un récord de 13 asesinatos. Entre los asesinados se encontraba el célebre fotógrafo del crimen Margarito Martínez Esquivel, quien fue baleado frente a su casa de Tijuana en enero de 2022.

Siete periodistas fueron asesinados en Haití, que se ha sumido aún más en una crisis política y humanitaria desde el asesinato de su presidente, Jovenel Moïse, en julio de 2021, y ahora no tiene un solo funcionario de gobierno elegido democráticamente.

Martínez de la Serna dijo: “Estamos comparando los números de México y Haití con Ucrania, que está en guerra, entonces eso nos da una idea de la situación en cuanto a la ley, la crisis humanitaria en Haití, la dimensión política y social, disturbios… la falta de justicia y la falta de medidas de protección”.

El CPJ también documentó asesinatos de periodistas relacionados con el trabajo en Chile y Colombia y estaba investigando otras muertes en Ecuador, Guatemala, Honduras y Paraguay.

En Perú, más de 70 periodistas han sido hostigados o atacados desde que estalló el mes pasado disturbios políticos mortales, incluido un fotógrafo de la agencia de noticias española EFE a quien la policía disparó en la pierna con perdigones después de amenazar con “volarle” la cabeza.

Las últimas semanas han visto algunos destellos de esperanza para los periodistas que cubren una región cada vez más peligrosa.

El nuevo gobierno de Brasil ha prometido crear un observatorio especial para monitorear los ataques a la prensa tras el levantamiento de extrema derecha en Brasilia el 8 de enero. La Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación dijo que al menos 40 periodistas fueron atacados, robados o acosados ​​mientras cubrían esa rebelión, incluido un veterano periodista que fue secuestrado brevemente por partidarios del expresidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, golpeado y amenazado con un arma.

“Empecé a rogar por mi vida… Estaba en pánico”, dijo al diario O Tempo. “Me dijeron que nunca saldría de allí”.

Martínez de la Serna dijo sentirse alentado por los periodistas que se movilizaron para protegerse en Centroamérica y Venezuela, y por las señales de que la nueva administración de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil quería relaciones “constructivas y respetuosas” con la prensa después de cuatro años sombríos bajo los medios. -atacando al populista Bolsonaro.

“Es alentador ver a las autoridades moverse en esa dirección, como prometió Lula”, dijo, y agregó que era “muy importante que los políticos entiendan que necesitamos ver acción” para proteger a los periodistas.

Fuente: The Guardian


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬