Presidente de Bolivia: Desde un inicio la derecha peruana intentó derrocar a un Gobierno democráticamente electo por el pueblo

En tan solo 16 meses de Gobierno, el ahora expresidente Pedro Castillo, se tuvo que enfrentar a tres mociones de vacancia. La última se llevaría a cabo este miércoles antes del anuncio de la disolución del Congreso.

Castillo-Fiscalía

El presidente de Bolivia, Luis Arce, se refirió este jueves a la situación que se registra en Perú, tras la detención del expresidente Pedro Castillo, luego de anunciar el «cierre temporal» del Congreso.

A pocas horas de llevarse a cabo un nuevo debate para una nueva moción de vacancia en su contra, Castillo realizó un mensaje a la nación donde anunciaba, además del «cierre temporal», toque de queda nocturno y que se gobernaría bajo un «Gobierno de Excepción».

Te interesa leer: Crisis en Perú:  Pedro Castillo fue trasladado al penal de Barbadillo, donde se encuentra Alberto Fujimori

Ante estos hechos, el presidente Arce recalcó que, desde el inicio del gobierno de Castillo, la derecha buscó derrocarlo, pese a que fue electo por el pueblo en julio del año pasado con 8.836.380 votos.

«Desde un inicio la derecha peruana intentó derrocar a un gobierno democráticamente electo por el pueblo, por las clases humildes que buscan más inclusión y justicia social. Lamentamos lo ocurrido en la hermana República del #Perú, donde enviamos toda nuestra solidaridad», escribió Arce en su cuenta en la red social Twitter.

Y sí. En tan solo 16 meses de Gobierno, el ahora expresidente Pedro Castillo – quien se encuentra recluido en el penal de Barbadillo – , se tuvo que enfrentar a tres mociones de vacancia. La última se llevaría a cabo este miércoles antes del anuncio de la disolución del Congreso.

La primera solicitud para una moción de vacancia llegó solo cuatro meses después de haber asumido el poder. ¿El argumento? El mismo que fue usado para sus antecesores Pedro Pablo kuczynski y Martín Vizcarra:  Incapacidad moral.

De acuerdo con medios internacionales, en ese momento, Castillo ya había denunciado que la moción de vacancia no tenía sustento y que esta estaba impulsada por «partidos políticos y grupos económicos» que «no aceptaron el resultado electoral y siempre han buscado atentar contra la voluntad popular».

Castillo negó haber cometido cualquier acto de corrupción. Como era de esperarse, la moción no prosperó. Tuvo 46 votos a favor de la moción, 76 en contra y 4 abstenciones.

La segunda moción de vacancia fue impulsada esta vez por 50 congresistas y llegó al debate en marzo de este año. ¿El argumento? El mismo «incapacidad moral», debido a los supuestos hechos de corrupción en su contra.

Esta última tuvo el mismo resultado que la solicitud anterior. Rechazada por no alcanzar los números de votos: Se necesitaban 87 votos, pero la oposición solo logro 55 votos a favor, 54 en contra y 19 abstenciones.

La última moción de vacancia se presentó a principios de diciembre, y con el mismo argumento, pero esta vez con un resultado diferente. Esta vez, un Congreso recién disuelto por el presidente votó y esta vez – pese a todos pronósticos -, la oposición logró 101 votos a favor para la destitución del mandatario peruano.

Denuncia por «traición a la patria» contra Pedro Castillo

Si las mociones por «incapacidad moral» no eran suficiente, el Congreso – de mayoría de derecha -, denunció ante el Tribunal de Perú a Castillo por «traición a la patria».

El Parlamento usó para esta denuncias las declaraciones realizadas por Castillo en una entrevista sobre la posibilidad de brindar a Bolivia una salida al mar. En ese momento, el presidente señaló que esto pasaría «si los peruanos estuvieran a favor por medio de un referendo». 

No obstante, el Tribunal Constitucional de Perú desestimó estas acusaciones. 

Los magistrados se encargaron de analizar el informe redactado por el legislativo y lo catalogó como «no acorde con parámetros de racionabilidad», afirmando que «vulnera el principio de interdicción de la arbitrariedad e incumple con la debida motivación», refiere France 24.

Por estas razones, el presidente de Bolivia instó a toda la comunidad internacional a condenar los «constantes hostigamientos de élites antidemocráticas contra gobiernos progresistas».

«El constante hostigamiento de élites antidemocráticas contra gobiernos progresistas, populares y legítimamente constituidos, debe ser condenado por todas y todos. Abogamos porque la democracia, la paz y respeto a los Derechos Humanos, prevalezcan en beneficio del pueblo peruano», concluyó el presidente boliviano.

Te interesa leer: Fiscalía de Perú inicia investigación contra Pedro Castillo por presunta «rebelión»


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬