Busca en El Ciudadano

¿Qué es la Biblioteca Nacional de Uruguay?

Alberga 850, 000 títulos, entre los que se hallan cientos de incunables

¿Qué es la Biblioteca Nacional de Uruguay?

Autor: Daniel Carpinteyro
26/05/2023

Un día como hoy, pero de 1816, se fundó en Montevideo la Biblioteca Nacional de Uruguay.  El Ministerio de Cultura de ese país celebra también este mes el Día Nacional del Libro.

El primer edificio que la albergó se encontraba en los Fuertes de Montevideo. Desde 1965, la Biblioteca se trasladó a un edificio neoclásico ubicado en en 1790 de la Avenida 18 de Julio, que es la calle principal de la capital uruguaya.

Localización de la Biblioteca Nacional de Uruguay, Google Maps

Bajo la dirección del Ministerio de Educación y Cultura, la BIBNA alberga uno de los acervos bibliográficos y hemerográficos más extensos y completos de cuantos hay en América Latina. 

La Historia 

El principal instigador del proyecto fue el religioso, arquitecto y botánico Dámaso Antonio Larrañaga, quien ya tenía experiencia en proyectos arquitectónicos de gran calado, habiendo contribuido a la edificación de la Catedral Basílica Metropolitana de Montevideo. 

Dámaso Antonio Larrañaga (1771-1848)

Larrañaga aprovechó su acceso al gobierno del general José Gervasio Artigas para hacer un servicio a su país, y valorando como escasa la proporción de docentes competentes en ciencias y artes, propuso hacer una recopilación de libros en estas materias que pudieran ofrecerse a la consulta pública, para provecho cultural de los «Orientales». 

Para dicha biblioteca, Larrañaga se ofrecía a dirigirla sin goce de sueldo. El general Artigas respondió con estas palabras: 

“Yo jamás dejaría de poner el sello de mi aprobación a cualquier obra que en su objeto llevase insculpido el título de la pública felicidad. Conozco las ventajas de una Biblioteca Pública y espero que V.S. cooperará con su esfuerzo e influjo a perfeccionarla, coadyuvando los heroicos esfuerzos de tan virtuoso Ciudadano». 

Una de las primeras colecciones que alimentó el acervo de la Biblioteca fue la del presbítero José Manuel Pérez Castellano, quien había sido miembro del Cabildo abierto. Los volúmenes de su colección nutrieron a la Biblioteca en materia de filosofía, teología, ciencia e historia. 

Estatua de Miguel de Cervantes en el exterior de la Biblioteca Nacional de Uruguay

Durante la Oración Inaugural de la Biblioteca, pronunciada el 26 de mayo de 1816, se declaró que: 

«Una biblioteca no es otra cosa que un domicilio o ilustre asamblea en que se reúne, como de asiento, todos los más sublimes ingenios del orbe literario, o por mejor decir, el foco en que se reconcentran las luces más brillantes que se han esparcido por los sabios de todos los países y de todos los tiempos. Estas luces son las que el ilustrado y liberal gobierno viene a hacer comunes a sus conciudadanos». 

Así, la Biblioteca abría sus puertas con una colección de 5 millares de volúmenes, donados por el mismo Larrañaga, el Convento de San Francisco y José Raimundo Guerra. 

Un acervo que se expande y se contrae

  Parte natural del ciclo de vida de los repositorios documentales es su continua expansión y contracción. La Biblioteca Nacional de Montevideo, con el paso del tiempo,  vio crecer y disminuir su acervo bibliográfico.

Algunos sucesos históricos, tales como la dominación luso-brasileña, han mermado el acervo de la Biblioteca hasta la mitad de los ejemplares con que abrió sus puertas.

También lee: “Miradas del cartel” expone 25 trabajos en Biblioteca Central de la BUAP

Sin embargo, también  ha adquirido colecciones como la del político e historiador Andrés Lamas, en el año 1919;  y  8000 volúmenes que pertenecían Víctor Pérez Petit,  abogado y polígrafo montevideano.

También vale la pena mencionar la incorporación en los años 50 del siglo pasado de la colección del filólogo italiano Benigno Ferrario.

Sistema de Clasificación 

En la década de los 40 del siglo pasado se creó en Uruguay la escuela de Bibliotecnia, que aportó a la Bibna valiosas actualizaciones para la organización de sus materiales. 

En esos años se tradujo al español el Código de Catalogación de la Biblioteca Apostólica Vaticana, así como la normatividad de la American Library Association. Asimismo, se recurre al sistema de Clasificación de la Biblioteca del Congreso de Washington.

La misión del Bibna, hoy 

De las 116 bibliotecas públicas del Uruguay, el Bibna es la que mayor acervo y alcance posee. Hoy en día, su misión no se limita a conservar el patrimonio bibliográfico y hacerlo crecer, echando mano de la Ley del Depósito Legal, que exige la donación a la Biblioteca de un ejemplar de cada libro publicado en Uruguay.

También se busca brindar la atención a todo tipo de público, independientemente de su edad, nivel cultural, socioeconómico o perfil ideológico. Además, la BIBNA actúa como agencia nacional del Número Internacional Normalizado para Libros (ISBN).

También lee: «Violeta» de Isabel Allende: El libro en español más solicitado en las bibliotecas públicas de Nueva York en 2022

Por otra parte, funciona ocasionalmente como un espacio de intercambio de libros entre particulares.

datadura

* 850, 000 volúmenes poseen la Biblioteca Nacional de Uruguay 

*350 títulos de diarios y revistas culturales ofrece la BIBNA para descargar desde su sitio de Colecciones Digitales.

*Los materiales hemerográficos para consulta in situ se ofrecen en formato de Microfilm.

*Actualmente es dirigida por Valentín Trujillo 


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados