Un pequeño animalito puso en jaque al Gran Colisionador de Hadrones

Una falla eléctrica ha detenido los trabajos del acelerador de partículas; uno de los más grandes proyectos de la ciencia. Los científicos están casi seguros de que fue una especie de mustélido.

comadreja

En la foto, una mustela de la especie comadreja

Un pequeño mamífero ha saboteado el instrumento científico más poderoso del mundo.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por su sigla en inglés), una enorme máquina superconductora de más de 27 kilómetros diseñada para hacer chocar protones a la velocidad de la luz, anoche se apagó. Los ingenieros que investigaron el contratiempo, encontraron los restos chamuscados de una criatura peluda cerca de un cable de electricidad mordisqueado.

«Tuvimos problemas eléctricos y estamos bastante seguros de que fueron causados por el pequeño animal«, dice Arnaud Marsollier, jefe de prensa de CERN, la organización que administra el colisionador de partículas en Suiza; un proyecto que se echó a andar con 7 mil millones de dólares. Aunque todavía no han conducido un análisis exhaustivo de los restos, Marsollier cree que probablemente el animal es algún tipo de mustela (comadreja, hurón, visón o armiño), informa NPR.

El apagón ocurrió cuando el LHC se estaba preparando para recoger nuevos datos sobre el Bosón de Higgs, una partícula fundamental descubierta en 2012. Se cree que el Bosón dota de masa a otras partículas y que es una piedra angular de la teoría moderna de la física de las partículas.

LHC

Gran Colisionador de Hadrones en Suiza

Los investigadores han vislumbrado algunas pistas en los datos recogidos recientemente, los cuales sugieren que puede haber otras partículas -aún no descubiertas- generándose dentro del LHC. Si esas otras partículas existen, podrían revolucionar el entendimiento de todo, desde las leyes de la gravedad hasta la mecánica cuántica.

Desafortunadamente, dice Marsollier, los científicos tendrán que esperar hasta que los ingenieros logren volver a poner la máquina en funcionamiento. Las reparaciones tomarán unos cuantos días, pero tener el colisionador funcionando plenamente, podría tomar otra semana o dos. «Podría ser a mediados de mayo», señaló el científico.

Este tipo de percances no son tan raros, puesto que el LHC está en las afueras de Ginebra, explica Marsollier. «Estamos en un área campestre y por supuesto hay animales silvestres por todos lados», dice. Ha habido incidentes previos, incluyendo uno en 2009, cuando un pájaro dejó caer un baguette en un sistema eléctrico muy importante. Tampoco son problemas exclusivos del LHC. En 2006, mapaches realizaron un «ataque coordinado» a un acelerador de partículas de Illinois.

 

Traducción CCV El Ciudadano


Comparte ✌️

Comenta 💬