5 errores que impiden bajar de peso

1 – No llevar un diario: el apetito es uno de los tantos motivos por los cuales las personas ingieren alimentos. Pero no es el único. Muchas veces comemos por aburrimiento, por estrés, por angustia o simplemente porque hemos adquirido malos hábitos. Por ejemplo, si estás en la computadora o en tu trabajo y te llevas un paquete de galletitas, es posible que, sin darte cuenta, comas más de lo que debes o quieres. Es por esto que los especialistas recomiendan llevar un registro exhaustivo de lo que comemos, un diario en el que anotamos desde el desayuno hasta la cena. Así, estaremos 100% atentos antes de abrir el paquete de galletitas y, además, sabremos cabalmente sobre qué base tenemos que esforzarnos.

2 – Negar el aspecto emocional: la relación con la comida no pasa solo por lo físico, sino también por lo emocional. Comer en exceso puede estar vinculado a un malestar o tal vez sea la manera de enfrentar la angustia. Es importante saber puntualmente ante qué situaciones y emociones respondemos con comida para poder prevenirlas en el futuro o charlarlas con un profesional. En este sentido, el diario es fundamental. Si no tienes ganas de cargar con un cuaderno y una lapicera, recuerda que puedes hacer anotaciones cortas en tu celular.

3 – Descuidar el tamaño de las porciones: no es lo mismo comer fideos rebosantes sobre un plato hondo que sobre un pequeño plato de postre. La cantidad de pasta será, obviamente, menor, aunque el tamaño del plato nos engañe a la vista. Es importante registrar en el diario las porciones que ingerimos de cada alimento para así tomar conocimiento de cuáles son aquellas que tenemos que reducir y para poder llevar un control exhaustivo de las calorías.

4 – No prepararse ante una reunión social: una de las caídas más comunes es cuando rompemos el aislamiento y salimos a divertirnos. Tener vida social es importante y no debe dejarse de lado por estar intentando bajar de peso. Pero sí hay que tomar ciertas precauciones. Por ejemplo, si la salida es una cena con amigos, podemos explicarles la situación y llevarnos nuestra propia comida. Recuerda que, primero, no hay de qué avergonzarse y, segundo, son tus amigos, te quieren y por lo tanto deben tratar de comprenderte en tu búsqueda del bienestar.

Otra opción es hacer un régimen alimenticio que permita una o dos cenas fuera de la dieta al mes. Puedes planificar esas ocasiones y tenerlas programadas para que no se superpongan con otro “gusto” que te diste en esos días. Puedes comer lo mismo que el resto en porciones más pequeñas. Esto no significa que te vayas al otro extremo, te comas todo y eches a perder tu esfuerzo. Sí que te relajes y disfrutes de la noche.

5 – No registrar las respuestas de tu cuerpo: no todos los organismos funcionan de la misma manera y, principalmente, tu deseo no siempre se condice con el de tu cuerpo. Tienes que ser consciente antes de ingerir determinados alimentos porque, más allá del antojo, tal vez hagan que se te inflame el estómago o tardes demasiado tiempo en digerirlo. Aprende a escucharte y a identificar aquello que te cae mal, independientemente de las calorías.

dieta-630x472

 

4,208,903FansMe gusta
130,508SeguidoresSeguir
289,343SeguidoresSeguir
16,414SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Senado: Proponen elevar impuesto al tabaco y al alcohol para financiar...

En una conferencia realizada esta mañana, la senadora de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, junto a representantes de la Asociación Chilena de...
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -