Según informe

FAO: Estamos estancados en la lucha contra el hambre en Latinoamérica

El organismo revela que las cifras de personas que padecen de hambre aumenta por tercer año consecutivo, paradójicamente, a pesar de la tendencia al alza de la obesidad en el continente

hambre

Los esfuerzos a los cuales se han comprometido los gobiernos de América Latina y el Caribe, no han sido suficientes para combatir con eficiencia los índices de hambre en la región. Así lo confirma el más reciente informe hecho público por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El organismo revela que las cifras de personas que padecen de hambre aumenta por tercer año consecutivo, paradójicamente, a pesar de la tendencia al alza de la obesidad en el continente.

El representante regional de la FAO, Julio Berdegué, aseguró que “en la región estamos estancados en la lucha contra el hambre. En 2014, el hambre afectaba a 38,5 millones y en 2017 superó los 39 millones. Estas cifras son un llamado fuerte y claro para redoblar los esfuerzos a todo nivel”.

Según un comunicado trasmitido en La Habana, Cuba, en 2017 se registró un ascenso en el área de 400 mil personas en el número de hambrientos, desde 2016. Estos son un llamado fuerte y claro para redoblar los esfuerzos a todo nivel.

Berdegué detalló que el aumento de este mal a nivel regional sigue la tendencia global y aleja del cumplimiento de la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2- Hambre cero al 2030.

Sin embargo, prácticamente uno de cada cuatro habitantes de la región convive con la obesidad: en 2016, la obesidad afectó al 24,1 % de la población, un aumento del 2,4 % desde 2012, publica Hispan TV.

De acuerdo con el Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo de 2018 (SOFI), casi 821 millones de personas -aproximadamente una de cada nueve- fue víctima del hambre en 2017, un incremento de 17 millones en relación al año anterior.

Además del indicador tradicional de hambre que reporta el SOFI (subalimentación), este año el informe presenta un indicador de inseguridad alimentaria grave, elaborado con encuestas a los hogares, pues saltó de 7,6 por ciento en 2016, a 9,8 en 2017.

En correspondencia con esta medición, la inseguridad alimentaria grave en 2017 es más alta que en 2014 en todas las regiones- excepto América del Norte y Europa-, con aumentos notables en África y América Latina.

Además de los conflictos, la variabilidad y las condiciones extremas del clima se encuentran entre los factores clave del reciente aumento del hambre en el planeta, que está minando todas las dimensiones de la seguridad alimentaria, incluyendo la disponibilidad de alimentos, el acceso, la utilización y la estabilidad.

De acuerdo con el texto, la buena noticia para la región es que posee una muy baja tasa de desnutrición aguda infantil (1,3 por ciento), equivalente a 700 mil niños y niñas menores de cinco años, por debajo del promedio global de 7,5 por ciento, reseña Panamá On.

A.L.

https://www.elciudadano.cl/latino-america/preocupante-altos-indices-de-desnutricion-infantil-se-mantienen-en-latinoamerica/09/10/

https://www.elciudadano.cl/alimentacion/alerta-roja-en-guatemala-por-agudizacion-del-hambre/09/13/

Compártelo

Comentarios