Los colibríes pueden ver colores inimaginables para los humanos

No todos los animales tienen problemas diferenciando colores, es más, algunos pueden ver colores que nosotros no somos capaces de percibir

colibrí

Si la percepción del color que tiene cada persona es diferente, para los animales el cómo se ve el mundo a través de los ojos es relativo, y esto se debe a que este sentido depende completamente de los diferentes tipos de conos que tienen sus ojos, diminutas células que son sensibles a la luz.

La mayoría de los mamíferos, incluidos los perros y gatos, sólo tienen dos tipos de conos. Estos son habitualmente verde y azul, mientras que los humanos tenemos tres tipos de conos de color receptivo: verde, azul y rojo, y es la combinación de éstos la que nos permite ver más colores, desde los naranjas más oscuros, a los rosas más brillantes.

Algunos animales, como ciervos, caballos, perros y abejas no ven el color rojo debido a que las células del ojo sensibles a la luz no alcanzan a ver la longitud de onda que corresponde a este color.

No todos los animales tienen problemas diferenciando colores, es más, algunos pueden ver colores que nosotros no somos capaces de percibir. Por ejemplo, los ojos de las mariposas contienen hasta cinco tipos diferentes de conos, permitiéndoles ver la luz ultravioleta de una manera que nosotros no podemos.

Así como la mariposa, los colibríes pueden ver colores que ni siquiera podemos imaginar. Cuando los humanos ven púrpura, realmente estamos viendo una mezcla de luz roja y azul. Los colibríes, por su parte, ven morado más ultravioleta y muchos otros colores no espectrales que en teoría son inimaginables para nosotros.

La ciencia explica que se requiere que nuestros cerebros interpreten las señales de los conos sensibles al rojo y al azul en nuestros ojos y que vean eso como un color separado.

El espectro

La interpretación del acrónimo ROYGBIV o Roy G. Biv es similar tanto para los humanos como para los animales, bien sea en términos científicos o espectrales. Las siglas determinan la secuencia de tonos comúnmente descritos como formando un arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. El inicialismo a veces se denomina en orden inverso, como VIBGYOR.

Tomando en cuenta esta teoría y que la V en ROYGBIV significa violeta y no púrpura, sabemos que no hay una longitud de onda de luz púrpura, pues se requiere una mezcla de longitudes de onda rojas y azules. Eso lo convierte en un «color no espectral», que de hecho, es el único color no espectral que los humanos ven.

La ciencia explica que se requiere que nuestros cerebros interpreten las señales de los conos sensibles al rojo y al azul en nuestros ojos y que vean eso como un color separado. Pero en el caso de los colibríes, estos pueden ver todos los colores no espectrales que son bastante comunes en la naturaleza y representan el 30 por ciento de los colores del plumaje de las aves y el 35 por ciento de los colores de las plantas.

Sin embargo, los científicos aseguran que todavía no pueden responder a la pregunta más filosófica de cómo se ven realmente los colores no espectrales para las aves.

Cuando los humanos ven púrpura, realmente estamos viendo una mezcla de luz roja y azul. Los colibríes ven morado más ultravioleta y muchos otros colores no espectrales.

El experimento

Para demostrar esta teoría, un grupo de científicos dirigido por Mary Stoddard, de la Universidad de Princeton, realizó experimentos con colibríes de cola ancha. Consistieron en instalar un par de comederos, uno que contenía agua azucarada y otro con agua vieja y aburrida. Encima de cada una había una luz especial que contenía LED azul, rojo, verde y UV detrás de un difusor, lo que permitía a los investigadores iluminar el alimentador en una variedad de colores no espectrales.

Los investigadores observaron cómo los colibríes salvajes de cola ancha venían a visitar, registrando a qué alimentador volaron primero. Después de un número determinado de visitas, las posiciones del comedero se cambiarían para que las aves no pudieran simplemente regresar al mismo lugar una vez que encontraran las cosas dulces.

La idea era que usarían el color de la luz para identificar el alimentador en las visitas de regreso. No pudieron rastrear aves individuales por separado, pero basándose en algunas bandas, estimaron la población local en 200 a 300 (dependiendo del año). En total, registraron más de 6.000 visitas de colibríes.

Los experimentos enfrentaron diferentes pares de colores. Hubo algunas corridas de control en las que ambas luces mostraban exactamente el mismo color y un par de experimentos que probaban rojo versus verde. A partir de ahí, las diferencias se hicieron más sutiles y dependieron de la diferenciación de colores no espectrales.

La mayoría involucraba diferentes mezclas de UV y otro color, de la misma manera que podríamos diferenciar entre un púrpura rojizo y un púrpura azulado.

Las pruebas mostraron que las aves podían ver todos los colores no espectrales que los investigadores les arrojaron. Los pares de colores que estaban más juntos en el tono dieron como resultado más visitas equivocadas, pero aún superaron las probabilidades de 50/50 de los experimentos de control.

Adicionalmente, los investigadores escanearon bases de datos de colores medidos con precisión que aparecen en plantas y pájaros.

El equipo destacó que los hallazgos probablemente sean relevantes para estudiar «todas las aves diurnas, tetracromáticas y probablemente para muchos peces, reptiles e invertebrados».


Comparte 👍

Comenta 💬