Los perros reflejan el nivel de estrés de sus dueños

Si usted o su familia están a tope con las tensiones y la sobrecarga, ya está dicho que lo mejor para la salud es bajar las revoluciones y llevar un ritmo de vida más pausado, pero lo que no se ha dicho suficiente es que alguien debe pensar en los perros.

En una investigación que confirma lo que muchos dueños de perros habrán notado por sí mismos, los científicos han descubierto que las mascotas de la casa no ignoran la ansiedad de sus propietarios, sino que reflejan la cantidad de estrés que sienten.

El hallazgo proviene de un estudio del cortisol, una hormona del estrés que circula en la sangre y deja su marca en el cabello. Con el tiempo, a medida que la hormona se incorpora al pelo en crecimiento, cada pelo se convierte en un registro biológico del estrés que experimenta un individuo.

Los investigadores suecos, después de estudiar a 25 collies fronterizos, 33 perros pastores de Shetland y a las mujeres propietarias de los animales, encontraron una correspondencia en el cortisol del cabello humano con el del perro. Todos estos perros vivían en casa con sus dueñas.

«Esta es la primera vez que vemos una sincronización a largo plazo en los niveles de estrés entre miembros de dos especies diferentes», dijo Lina Roth, la etóloga a cargo del trabajo en la Universidad de Linköping, Suecia.

El equipo de Roth midió las concentraciones de cortisol en hebras cortas de pelo, cortadas cerca de la piel, en el invierno y verano de 2017 y 2018. El vínculo entre el cortisol humano y el del perro se mantuvo durante las estaciones, pero en el invierno fue mayor en los perros.

Para investigar si el estilo de vida canino tuvo un impacto en sus niveles de estrés, aproximadamente la mitad de cada raza inscrita participó en entrenamientos y competencias regulares para probar habilidades como la obediencia y la agilidad. El resto de los perros eran mascotas de compañía regulares.

Los propietarios más neuróticos pueden buscar más consuelo en sus mascotas y el ataque de abrazos y atención reduce el cortisol en los perros

En su publicación en Scientific Reports, los investigadores describen cómo el estrés en los perros de la competencia reflejaba más fielmente el de los dueños, posiblemente porque los animales habían formado un vínculo más fuerte con sus dueños que los animales de compañía.

Roth cree que la sincronización de los niveles de estrés refleja algo más que simplemente compartir el mismo entorno. Cuando los científicos observaron factores como si los perros tenían un jardín para jugar, las horas de trabajo la dueña y si los perros vivían con otros perros, no encontraron ningún efecto en los niveles de cortisol de los perros.

Lo que sí tuvo un efecto en los niveles de estrés de los animales fue la personalidad de sus dueños, según lo evaluó una encuesta estándar. El mayor factor fue el neuroticismo.

Al contrario de lo que se podría esperar, el estudio mostró que los propietarios con mayores niveles de neuroticismo tendían a tener perros con niveles más bajos de cortisol. Una explicación, dijo Roth, es que los propietarios más neuróticos pueden buscar más consuelo en sus mascotas y el ataque de abrazos y atención reduce el cortisol en los perros.

Si los hallazgos son suficientes para hacer que los dueños de perros estresados ​​se sientan culpables, Roth tiene algunas palabras de tranquilidad. «La mayoría de los dueños de perros son conscientes de que sus perros reciben muchas señales de ellos, incluso las no intencionales, pero aún así es beneficioso estar juntos», dijo.

Si bien el estudio afirma ser la primera evidencia de diferentes especies que sincronizan sus niveles de estrés a largo plazo, el contagio por estrés a corto plazo se ha visto antes en miembros de la misma especie. En 2016, James Burkett, de la Universidad de Emory en Atlanta, demostró que los topillos de la pradera (una especie monógama) reaccionaban ante una pareja estresada aumentando sus propios niveles de estrés y mimándolos más.

Burkett, quien no participó en el último estudio, dijo que el trabajo se sumó a un creciente cuerpo de investigación que muestra que los perros se identifican con sus dueños.

«Los perros se ven afectados por la angustia de sus dueños y responden con comportamientos consoladores», dijo. «Ahora sabemos que los perros también se ven afectados por las personalidades y los niveles de estrés de sus dueños. Si bien esto puede ser de sentido común para los dueños de perros, la investigación empírica todavía se está poniendo al día con nuestras intuiciones sobre la empatía animal», concluyó.

Fuente: The Guardian

4,225,155FansMe gusta
143,929SeguidoresSeguir
288,920SeguidoresSeguir
16,465SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Unesco amplía dos reservas chilenas de la Red Mundial de Reservas...

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO ha ampliado y cambiado las denominaciones...
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -