¿Por qué algunos murciélagos son inmunes al mortal síndrome de nariz blanca?

Algunos murciélagos son inmunes al síndrome de la nariz blanca, una enfermedad fúngica mortal que han exterminado a varias poblaciones de estas especies mamíferas de América del norte.
Publicado en

Animal

0 0


Un reciente estudio realizado por biólogos de la Universidad de Michigan presentó la primera evidencia genética de resistencia de algunos murciélagos al síndrome de la nariz blanca, una enfermedad fúngica mortal que han exterminado a varias poblaciones de estas especies mamíferas de América del norte.

En la investigación, se incluyeron poblaciones del pequeño murciélago marrón del norte de Michigan, una de las especies más comunes en el este de Norteamérica antes de la llegada de síndrome en 2006 y que hasta la actualidad ha sufrido una disminución de más del 90%.

Para llevar a cabo el estudio, los científicos recolectaron muestras de tejido de pequeños murciélagos marrones salvajes que sobrevivieron a la enfermedad, así como de individuos muertos por el patógeno fúngico. Compararon la composición genética de los dos grupos y encontraron diferencias en los genes asociados con la regulación de la excitación por la hibernación, la descomposición de las grasas y la ecolocación.

“Debido a que encontramos diferencias en los genes asociados con la regulación de la hibernación y la descomposición de las grasas, podría ser que los murciélagos que están genéticamente predispuestos a estar un poco más gordos o que duerman más profundamente son menos susceptibles a la enfermedad”, dijo Giorgia Auteri, primer autor del artículo publicado en la revista Scientific Reports.

Resultado de imagen para sindrome de nariz blanca murciélagos
Algunos murciélagos son inmunes al síndrome de la nariz blanca, una enfermedad que ha exterminado a varias poblaciones de esta especie. Imagen: web

“Los cambios en estos genes sugieren una adaptación evolutiva, dado que el síndrome de nariz blanca hace que los murciélagos se despierten con una frecuencia inusual de la hibernación invernal, lo que contribuye al agotamiento prematuro de las reservas de grasa”, dijo Auteri, estudiante de doctorado en el Departamento de Ecología y Evolución que realizó el estudio para su disertación junto con el biólogo Lacey Knowles, su asesor académico.

Según Auteri y Knowles, las diferencias genéticas observadas sugieren una adaptación evolutiva muy rápida, aunque no sin precedentes, impulsada por la selección natural.

“Esta aparente adaptación ocurrió muy rápidamente, involucra genes con una variedad de funciones que probablemente actúan a través de las estaciones para contribuir a la supervivencia, y ha tenido lugar a pesar de una reducción observable en la diversidad genética asociada con la disminución de la población”, dijo Knowles.

Los pequeños murciélagos marrones solo tienen una cría por año, por lo que la recuperación de la especie probablemente tomará mucho tiempo, según expertos.

El síndrome se extiende

Aunque el estudio fue pequeño, los autores aseguran que la muestra es lo suficientemente grande como para detectar cambios genéticos provocados por la selección natural.

La investigación se basó en muestras de tejido de 25 ejemplares de murciélago marrón muertos por el síndrome de la nariz blanca y nueve murciélagos que sobrevivieron a la enfermedad.

Actualmente se está realizando un estudio de seguimiento más amplio, que aumenta tanto el número de murciélagos como las áreas afectadas por la enfermedad, para desarrollar una imagen más completa del cambio adaptativo que puede ser clave para la supervivencia de la especie.

El patógeno fúngico que causa el síndrome de la nariz blanca se introdujo inadvertidamente en el noreste de los Estados Unidos en 2006 y actualmente se está extendiendo por todo el continente.

Hoy se ven afectadas trece especies de murciélagos norteamericanos, y algunas poblaciones experimentan pérdidas del 90-100%. La enfermedad lleva el nombre de un crecimiento fúngico distintivo alrededor de los hocicos y en las alas de los murciélagos en hibernación.

El área de estudio del equipo de UM es el norte de la península baja y superior de Michigan. El hongo del síndrome de la nariz blanca se detectó por primera vez allí en 2014, y su llegada permitió a los investigadores estudiar el impacto evolutivo inicial del patógeno.

Resultado de imagen para sindrome de nariz blanca murciélagos

Auteri y Knowles dijeron que es demasiado pronto para decir cómo los cambios evolutivos que descubrieron podrían afectar las perspectivas del pequeño murciélago marrón. Después de todo, estos murciélagos han sufrido una disminución dramática de la población, y los bajos tamaños de población inherentemente hacen que una especie sea más vulnerable a nuevas perturbaciones.

“Pero estamos encontrando la pista de que podrían estar ocurriendo estos cambios genéticos que podrían proporcionar algún tipo de supervivencia en el futuro”, dijo Knowles. “Entonces, a medida que aumentan estas variantes, hay alguna esperanza de que estos murciélagos no vayan a morir por la enfermedad misma”, agregó.

Los pequeños murciélagos marrones solo tienen una cría por año,  por lo que la recuperación de la especie probablemente tomará mucho tiempo, según Auteri y Knowles.

Debido a la pérdida de población, los pequeños murciélagos marrones han sido catalogados como especie en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y por el gobierno federal de Canadá, con una decisión similar por parte del gobierno de los Estados Unidos pendiente.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios