Animales

Un perro lleva 9 años junto a la tumba de su dueño

Un buen día Miguel, un vecino de la ciudad de Villa Carlos Paz, que se encuentra en el centro de Argentina, llegó a casa con una sorpresa para su hijo: le regaló un perro como mascota
Publicado en

Animales / Tendencias

0 0


Un buen día Miguel, un vecino de la ciudad de Villa Carlos Paz, que se encuentra en el centro de Argentina, llegó a casa con una sorpresa para su hijo: le regaló un perro como mascota. El perro, al que llamaron Capitán, pronto se hizo uno más de la familia, pesa a las reticencias iniciales de Verónica, la mujer de Miguel, que pensaba que le supondría más trabajo.
Capitán, un perro que permanece junto a la tumba de su amo

El 24 de marzo de 2006 Miguel murió. Después del funeral la familia del fallecido regresó a casa y se dieron cuenta de que Capitán no estaba. Rápidamente empezaron a buscar al perro, pero tras muchas horas abandonaron la búsqueda. El perro había desaparecido.
Capitán, un perro que permanece junto a la tumba de su amo
Pasó una semana y seguían sin tener ninguna noticia del Capitán. La familia fue al cementerio a visitar la tumba de Miguel y vieron algo que los dejó muy sorprendidos: El perro había encontrado el camino para llegar hasta la tumba. Estaba junto a ella. Pero lo más sorprendente es que nunca lo habían llevado al cementerio y nadie sabe como pudo encontrar la tumba de su amo. Es un misterio que todavía persigue a la familia y que sigue sin resolver.
Capitán, un perro que permanece junto a la tumba de su amo
La familia trató de llevarse el perro a casa pero se negó a abandonar la tumba de su amo. El siguiente domingo la familia regresó al cementerio y ahí seguía Capitan, junto a la tumba de su dueño. Sin embargo, en esta ocasión el perro debía estar muy hambriento y siguió a la familia hasta su hogar. Después de pasar el día con la familia, el perro volvió de nuevo al cementerio, antes de la caída del sol.
Aquí ya habíamos comentado algún caso tan sorprendente como este, como el de Cicio, un perro perro que espera a su fallecida dueña en una iglesia.
La familia cree que Capitán no quiere dejar solo durante la noche a su amo y se queda en el cementerio para proteger su tumba. Todos los días, puntual como un reloj suizo, a las seis de la tarde, se tiende ante la tumba y ahí permanece.

Parece que no tiene intención de abandonar. Este leal canino probablemente mantendrá la vigilancia durante el resto de su vida.

Fuente

Compártelo

Comentarios