Grabados de Loro Coirón se fusionan con guitarras de Rock Carnaza

Más de 50 grabados serán proyectados mientras artistas como Carlos Cabezas, Mauricio Redolés, Eduardo Gatti, Gepe, Manuel García, entre otros; brindan un espectáculo único en Chile en el Teatro Municipal de Valparaíso, esta primera semana de octubre


Autor: berenguer


Más de 50 grabados serán proyectados mientras artistas como Carlos Cabezas, Mauricio Redolés, Eduardo Gatti, Gepe, Manuel García, entre otros; brindan un espectáculo único en Chile en el Teatro Municipal de Valparaíso, esta primera semana de octubre.

l sudor porteño sin filtros; el ir y venir de un atareado Mercado Echaurren; esas imágenes cotidianas de la vida de Valparaíso fueron las que cautivaron al francés Thierry Defert, más conocido como “Loro Coirón”, actualmente arraigado en la ciudad puerto.

El artista que emigró a Chile en 1995 es reconocido a nivel nacional por su gran trabajo en grabado, donde refleja de manera única el diario vivir de los habitantes, y esta vez, estará presente con sus obras en el Tercer Festival Rock Carnaza, los días 1, 2, 3 y 4 de octubre, en el Teatro Municipal de Valparaíso.

Más de 50 proyecciones de sus grabados acompañarán la música de los invitados nacionales e internacionales que suban al escenario carnaza. Y así, se fusionará la visualidad de un Valparaíso trabajador con los potentes sonidos de la música en clave acústica.

Si en la versión anterior fue Eduardo Mena, el artista invitado -catalogado como el pintor de la noche porteña- en esta ocasión el “Loro” viene a entregar la cuota de la realidad diurna de forma que las canciones posean una atmosfera propia, inundada de puerto.

El grabadista se crió en África, Senegal, desde los tres hasta los 17 años para después volver a Paris en 1965. Estudió en la escuela Superior de Artes Gráficas y posteriormente ingresó en la Escuela Superior Nacional Artes Decorativas. En 1988 viaja a Tierra del Fuego y Cabo Hornos, conectándose profundamente con Chile. Finalmente, en 1995 regresa a Valparaíso para anclarse con un taller en el cerro Cordillera.

Actualmente, Coirón divide su año entre Francia cuando visita a su madre durante un par de meses y el resto del año permanece en Valparaíso, retratando la esencia del puerto, que tal como él apunta, es su propia gente.

Onda Corta
El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano